Close

Déficit comercial energético de Argentina ascendería a US$ 6.000 millones por alza de precios internacionales

El agujero externo que generan las importaciones de energía es el principal responsable de las tensiones financieras en el país. Solamente las compras de gas licuado implican una salida de US$ 150 millones por semana.
Por El Cronista, Argentina / Foto: Reuters I Publicado: Viernes 17 de junio de 2022 I 11:05
Comparte en:

El déficit de la balanza comercial energética en Argentina trepará en 2022 a los US$ 6.000 millones, según proyectó la consultora Equilibra, por el alza de los precios internacionales que se activó a mediados del año pasado, a la salida de la pandemia y se disparó después de la invasión de Rusia a Ucrania.

"El sector se ha vuelto una pesada carga por el creciente déficit externo y de las cuentas públicas, ya que los subsidios energéticos explican la mayor parte del déficit primario del Tesoro Nacional", reseñó el equipo de trabajo liderado por Martín Rapetti, Lorenzo Sigaut Gravina y Lorena Giorgio.

Para ellos, la energía es el principal factor por el que podría incumplirse el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en los tres criterios de desempeño que evalúa el organismo: déficit primario equivalente al 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB), acumulación de reservas por más de US$ 5.800 millones y asistencia del Banco Central (BCRA) al Tesoro con emisión monetaria menor a un 1% del PIB.

El agujero externo que generan las importaciones de energía es el principal responsable de las tensiones financieras y cambiarias de los últimos días. Solamente las compras de gas licuado implican una salida de US$ 150 millones por semana, a lo que se debe sumar pagos a Bolivia y gasoil.

Fernando Marull, economista de FyMA, proyecta que las importaciones energéticas de junio llegarán a los US$ 1.170 millones y el rojo comercial sería de US$ 850 millones este mes.

La semana pasada, Argentina pagó unos US$ 500 millones y esta otros US$ 300 millones, cuentan en el mercado. Hasta mayo, las importaciones de energía acumulaban unos US$ 4.700 millones.

Lo estimado antes de la guerra eran unos US$ 1.900 millones. 

Los dólares que entran por el salto en las commodities agropecuarias se van por la ventana de los combustibles y forzarán al ministro de Economía, Martín Guzmán, y al presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce, a pedirle un waiver al FMI cuando sus técnicos vengan a hacer la revisión del segundo trimestre.

Este cuadro ya generó la corrida cambiaria y el derrumbe de los bonos argentinos la semana pasada. También se desataron versiones sobre un control más estricto ("administración responsable") de las importaciones de insumos para la producción.

El ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, habló sobre su reunión con Guzmán y Pesce. El gobierno estará "atento a que no haya especulación. Vamos a fijar prioridades que tienen que ver con energía -con compras de gasoil que se suman al paquete energético- e insumos para la producción. No hay cepo ni supercepo, hay una administración responsable". En línea con Alberto Fernández, abogó por el gasoducto Néstor Kirchner como la vía para generar dólares adicionales por la exportación de gas.

Comparte en: