Close

Un Brasil dividido elige este domingo a su Presidente en los comicios más riesgos de los últimos tiempos

Un segundo mandato de Bolsonaro, dicen, causaría un daño irreversible a las instituciones del país y provocaría un giro hacia el gobierno de un hombre fuerte. Una victoria de Lula, señalan, colocaría a Brasil en el camino hacia el estilo de socialismo de Cuba o Venezuela y erosionaría los valores tradicionales.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Viernes 28 de octubre de 2022 I 08:37
Comparte en:

Por Bryan Harris, Michael Pooler y Michael Stott
São Paulo

A medida que una de las campañas electorales más reñidas de Brasil llega a su fin, el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro y su rival, el veterano izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, están de acuerdo en una cosa: el futuro de una de las democracias más grandes del mundo está en juego.

Lula, quien fue presidente de Brasil de 2003 a 2010, lidera una amplia coalición de centro e izquierda que se ha unido detrás de la idea de que un segundo mandato de Bolsonaro causaría un daño irreversible a las instituciones del país y provocaría un giro hacia el gobierno de un hombre fuerte.

Para Bolsonaro y sus partidarios conservadores en la agroindustria, las iglesias evangélicas, el Ejército y la policía, una victoria de Lula colocaría a Brasil en el camino hacia el estilo de socialismo de Cuba o Venezuela y erosionaría los valores tradicionales.

El resultado de la votación del domingo pende del filo de una navaja después de una campaña marcada por la difamación y la violencia política. Las encuestas sugieren que Lula tiene una estrecha ventaja, pero dichas encuestas subestimaron el apoyo de Bolsonaro en una primera vuelta electoral a principios de este mes.

“Se trata de democracia, valores, derechos humanos y respeto a la constitución. Lo que está en juego es la supervivencia de la democracia brasileña y el estado de derecho”, dijo Hussein Kalout, un alto funcionario de la administración de Michel Temer, quien precedió a Bolsonaro en el cargo.

Después de criticar a Bolsonaro poco después de las elecciones de 2018, los partidarios del líder populista amenazaron a Kalout y lo obligaron a mudarse al extranjero con su familia.

“En el pasado no estábamos de acuerdo, pero era posible vivir juntos. No podemos permitir que Brasil se convierta en un estado binario que esté de acuerdo con la violencia política de Bolsonaro o se vaya al exilio”, dijo.

Los partidarios de Bolsonaro descartan las preocupaciones sobre la erosión democrática como alarmismo. Dicen que la retórica de línea dura del presidente no se corresponde con sus acciones.

Creen que solo Bolsonaro puede evitar el regreso del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, que según dicen diezmó a la nación a través de la corrupción y la mala gestión económica durante sus 14 años en el poder entre 2003 y 2016.

“Sería la mayor vergüenza de mi vida si viera a un preso condenado convertirse en presidente”, dijo Geraldo Affonso Ferreira, presidente de la junta asesora de ESH Capital, refiriéndose a los casi dos años que Lula pasó en prisión por corrupción antes de que se anularan sus condenas.

“El hecho es que todos están hartos del PT y de esta gente que pone en peligro al país. Cualquier cosa menos el PT es la opinión de la comunidad empresarial”.

Opinión FT: Las tácticas de miedo sobre Venezuela no logran ganar votos para la derecha populista de América Latina

Las preocupaciones económicas dominaron las primeras fases de la carrera, con el aumento de los precios de los alimentos y la gasolina pesando sobre el 30% de la población que vive con menos de US$ 100 al mes.

Más recientemente, la administración de Bolsonaro logró reducir algunos costos del consumidor a través de una serie de recortes de impuestos, mientras que el desempleo cayó a su nivel más bajo desde 2015. También anunció un aumento del 50% en un pago de bienestar social para los más pobres de la nación, llevándolo a 600 reales (US$ 112,4) por mes.

La inclinación proempresarial y de libre mercado de su gobierno ha ganado el amplio apoyo de la influyente comunidad financiera, así como del próspero sector agroindustrial que domina el vasto interior del país. Muchos en estos sectores ven con recelo la visión económica centrada en el Estado de Lula.

“Agribiz continúa creciendo y teniendo una mayor voz. (Pero) Lula viene de la industria y está distanciado de la realidad de la gente del campo. Sienten que no los representa”, dijo el director ejecutivo de un grupo de tecnología agrícola, quien pidió no ser identificado porque “estamos en una guerra civil en esta elección”.

Dura campaña

Podría decirse que la campaña ha sido la menos edificante en la historia moderna de Brasil, con ambos bandos recurriendo a la desinformación y los golpes bajos. Durante el último mes, el equipo de Lula ha buscado vincular a Bolsonaro con la pedofilia y el canibalismo, mientras que los apoderados del presidente intentaron pintar al líder de izquierda como un satanista, lo que obligó a Lula a aclarar que “no tiene un pacto ni ha conversado nunca con el demonio".

Los críticos del gobierno culpan de esta espiral descendente a Bolsonaro, quien utilizó noticias falsas digitales en su carrera victoriosa de 2018.

El presidente también es criticado regularmente por su retórica autoritaria, en particular por su apoyo a la dictadura militar de 1964-1985 y sus elogios a los torturadores de ese régimen. También ha puesto a miles de oficiales del Ejército en puestos de trabajo en el gobierno y sus diversos ministerios.

Ilona Szabó, cofundadora del grupo de expertos Instituto Igarapé, dijo que Bolsonaro representa una amenaza no solo para la democracia sino también para el futuro de la selva amazónica. La región se considera un amortiguador crucial contra el cambio climático, pero se ha visto afectada por un aumento de la deforestación en los últimos años.

“Lo que está en juego es el futuro de Brasil para la próxima generación de brasileños y la estabilidad climática del planeta”, dijo Szabó, quien, como Kalout, ahora vive en el extranjero debido a las amenazas que recibió de los partidarios del presidente.

Desde su toma de posesión en 2019, Bolsonaro ha recortado los fondos para las agencias de protección ambiental de Brasil y se ha comprometido a abrir la Amazonía a la actividad comercial.

Lula respondió con la promesa de poner fin a la deforestación ilegal y crear un ministerio especial para los pueblos originarios, que han sufrido un aumento de la violencia y las invasiones de tierras.

“Me preocupa que si gana Bolsonaro, lo perderemos todo. Le pido a Dios que nos ayude”, dijo Maria Wanda Jiahui, una indígena brasileña que vive en el estado sureño de Amazonas.

Quien gane las elecciones se enfrentará a gobernar una nación profundamente dividida. También tendrá que lidiar con un Congreso altamente fracturado que, si bien se inclina ampliamente hacia la derecha, se guía más por la política de regateo y de pago de coimas que por creencias ideológicas.

Los riesgos personales para ambos candidatos también son considerables. Para Lula, que acaba de cumplir 77 años, esta es probablemente su última oportunidad de postularse para un cargo y reconstruir su legado, que se vio empañado por su encarcelamiento en 2018.

Análisis FT: Los jueces entran en escena en la amarga lucha electoral de Brasil

Bolsonaro podría enfrentar la amenaza de enjuiciamiento si es destituido de su cargo. Las figuras de la oposición y algunos científicos afirman que el mal manejo de la pandemia de coronavirus por parte del presidente provocó cientos de miles de muertes innecesarias. Su gobierno también se ha visto envuelto en una serie de escándalos de corrupción latentes que podrían explotar a la vista del público si deja la presidencia.

“Para Lula, ganar significaría un regreso, un regreso de su ostracismo político”, dijo Claudio Couto, politólogo de la Fundación Getulio Vargas. “Si Bolsonaro gana, gana algo de espacio para protegerse. Para él, es una cuestión de supervivencia”.

Comparte en: