Close

Opinión FT: Las tácticas de miedo sobre Venezuela no logran ganar votos para la derecha populista de América Latina

Bolsonaro de Brasil no es el único líder que advierte sobre los males de un régimen socialista, pero es una estratagema que ha tenido poco éxito.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Jueves 27 de octubre de 2022 I 08:22
Comparte en:

Por Michael Stott

Fue, dijo el presidente Jair Bolsonaro, “uno de los peores días de mi vida”.

El líder brasileño de extrema derecha había pensado que estaba en terreno seguro utilizando el éxodo de venezolanos a su país como apoyo en su campaña para la reelección el 30 de octubre.

El gobierno socialista revolucionario del presidente Nicolás Maduro ha creado una de las peores crisis de refugiados del mundo. Más de 7 millones de personas han huido del hambre, la violencia y la pobreza que acechan a Venezuela, otrora próspera exportadora de petróleo, y unas 365.000 de ellas han buscado refugio en Brasil.

Al igual que muchos conservadores latinoamericanos, los discursos de campaña de Bolsonaro han evocado repetidamente el espectro de ciudadanos alguna vez prósperos que huyen de los males de un régimen socialista, advirtiendo que un destino similar le espera a su país si vota por la izquierda.

Sus oponentes replican que Brasil se parecerá mucho más a un estado autoritario fallido si Bolsonaro, un excapitán del ejército, gana la segunda vuelta presidencial de este fin de semana contra el veterano izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva.

“En elección tras elección en toda la región, los venezolanos son utilizados como metáfora”, dice Vanessa Neumann, empresaria venezolana y activista de la sociedad civil que se desempeñó como enviada de la oposición en Londres. “Por la antiinmigración en América Latina, por el anticomunismo en Estados Unidos, donde básicamente se trata de ganar Florida. Sin embargo, allí mis compatriotas están languideciendo, incluso olvidados”.

En Perú, refugiados venezolanos aparecieron durante la campaña electoral presidencial del año pasado portando vallas publicitarias en las calles de Lima advirtiendo de los horrores del socialismo.

El candidato de extrema derecha en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales chilenas de diciembre pasado, José Antonio Kast, se comprometió en la campaña a cavar una zanja en el norte del país para detener la afluencia de venezolanos, de los cuales casi medio millón han atravesado todo un continente para llegar a su país.

Los conservadores en Colombia, que alberga al mayor contingente de unos 2,5 millones de venezolanos, advirtieron una y otra vez durante las elecciones de este año que el candidato de izquierda radical, Gustavo Petro, convertiría a su país en la próxima Venezuela.

La moda política de usar a los venezolanos como accesorios de campaña también se ha extendido al norte de EEUU. El mes pasado, el gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, llevó a docenas de refugiados venezolanos al rico centro turístico de Martha's Vineyard en Massachusetts, con la esperanza de ganar puntos políticos al dejar a los solicitantes de asilo en la puerta de los demócratas que se han resistido a controles más estrictos sobre la migración.

Intento fracasado

Pero el intento de Bolsonaro de jugar la carta de Venezuela fracasó. En un intento por subrayar los horrores de la crisis de los refugiados, el presidente decidió, mientras grababa una entrevista en un podcast el 14 de octubre, contar una historia.

Describió que el año pasado pasó en su motocicleta por un área pobre de la capital brasileña y se encontró con “tres o cuatro chicas lindas de 14 o 15 años, todas arregladas un sábado” en la calle. “Había un zumbido en el aire”, dijo Bolsonaro, antes de agregar que luego fue a su casa donde encontró “15 o 20 niñas bonitas más, todas preparándose un sábado por la mañana, ¿para qué? Ganarse la vida."

Se produjo un alboroto. Bolsonaro fue vilipendiado por sus oponentes por sugerir que las niñas venezolanas menores de edad eran prostitutas y fue etiquetado como pedófilo por decir que había sentido un zumbido y había ido a su casa.

Días después, el presidente apareció en un video con su esposa, Michelle, y el enviado de la oposición venezolana a Brasil ofreciendo una rara disculpa. “Mis palabras reflejaron una preocupación de mi parte por evitar cualquier tipo de explotación de mujeres en situación de vulnerabilidad”, explicó Bolsonaro. “Si por mala fe mis palabras fueron sacadas de contexto y de alguna manera malinterpretadas o causaron vergüenza a nuestras hermanas venezolanas, lo siento”. 

Bolsonaro debería haberlo sabido mejor antes de invocar a Venezuela en absoluto. En las elecciones de Perú, Chile y Colombia, la táctica ya había fallado: los votantes de las tres naciones ignoraron las historias de terror sobre Venezuela que sus oponentes vendían y optaron por izquierdistas radicales como presidente.

“Los conservadores ahora deben darse cuenta de que en la América Latina de hoy, recurrir a tácticas de miedo y el espectro del comunismo y 'otra Venezuela' es una estrategia electoral fallida”, dijo Michael Shifter, miembro principal y expresidente de Inter-American Dialogue. “En un contexto de profundización de la crisis económica y social, tales advertencias hiperbólicas tienen poca tracción para los pobres, una gran parte del electorado de la región”.

Los gobiernos autoritarios en Venezuela o Cuba son presa fácil. Pero en lugar de pintar a cada oponente como un futuro Hugo Chávez o Fidel Castro, la derecha latinoamericana sería recompensada en las urnas si hablara más sobre mejorar la suerte de los pobres, muchos de cuyas vidas ya se parecen incómodamente a las de Venezuela.

Comparte en: