Close

Crisis argentina se agrava con la dimisión del ministro de Economía

La salida de Martín Guzmán apunta a las profundas divisiones del gobierno mientras aumenta la inflación y se deterioran las finanzas públicas.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Lunes 4 de julio de 2022 I 08:39
Comparte en:
Por Lucinda Elliott y Michael Stott
Buenos Aires / Sao Paulo

Argentina se ha sumido en una nueva crisis después de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, renunció repentinamente en medio de una división dentro de la coalición peronista en el poder, lo que ha provocado el desconcierto entre los inversionistas, ya preocupados por la espiral inflacionista y las calamitosas finanzas públicas.

Guzmán, quien había encabezado las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), anunció su dimisión en Twitter el sábado por la noche. Publicó una carta de siete páginas en la que citó el "acuerdo político dentro de la coalición gobernante" como un factor clave que necesitaría su sucesor, una referencia a las luchas internas del gobierno.

Guzmán, aliado del presidente Alberto Fernández, es el último y más veterano de los cuatro miembros del gabinete que han dimitido en los últimos meses. Su renuncia representa un nuevo golpe para el presidente, que enfrenta pésimos índices en las encuestas de opinión, una inflación que se prevé que supere el 70% este año y precios de los bonos soberanos en dificultades.

Diferencias internas

El ministro había recibido fuertes presiones del ala más radical de la coalición peronista, liderada por Cristina Fernández de Kirchner, la poderosa vicepresidenta y expresidenta argentina. Los kirchneristas han criticado en repetidas ocasiones un acuerdo con el FMI para reestructurar US$ 44 mil millones de deuda, que Guzmán negoció. En cambio, quieren un mayor gasto y una mayor intervención del gobierno para combatir la inflación y la pobreza.

Los comentaristas políticos señalaron que Guzmán anunció su salida mientras Fernández de Kirchner hablaba en un mitin en memoria de Juan Domingo Perón, el general que fundó el movimiento político homónimo. Elogió sus emblemáticos programas de bienestar social. También negó que el déficit presupuestario esté causando una alta inflación y pidió que Argentina considere un ingreso básico universal.

Guzmán había elogiado el acuerdo con el FMI en marzo de este año como un compromiso que refinanciaría US$ 44 mil millones de deuda y le permitiría seguir aumentando el gasto gradualmente en términos reales. Pero Fernández de Kirchner quería que gastara más y abandonara la promesa de reducir las subvenciones a la factura energética.

La evidente división en el seno de la coalición gobernante plantea interrogantes sobre el futuro del programa del FMI, que ha sido criticado como excesivamente laxo por algunos economistas por no abordar los problemas estructurales fundamentales de la economía argentina.

Los inversionistas se muestran escépticos ante la posibilidad de que un gobierno dividido e impopular que enfrenta elecciones en 2023 pueda mantener el acuerdo con el FMI, lo cual ha avivado los temores de que se produzcan aún más reestructuraciones y una espiral dañina de precios y salarios.

Nicolás Dujovne, exministro de Economía de la oposición de centro-derecha, dijo que los problemas de la economía argentina estaban profundamente arraigados. "El gobierno tiene muchos más problemas que la división política: un alto déficit, una excesiva impresión de dinero y la pérdida de confianza de los mercados".

A pesar de las quejas por los recortes de gastos realizados por el bloque kirchnerista, Guzmán "no tenía disciplina fiscal, no estaba haciendo los ajustes necesarios y ha perdido la confianza de los inversionistas", añadió Dujovne.

Los economistas de Citi advirtieron el mes pasado que las autoridades argentinas no estaban abordando adecuadamente sus problemas. "Creemos que una espiral inflacionaria al estilo de la de la década de 1980 es un riesgo real y creciente para la economía argentina", concluyeron en una nota a los clientes.

Alberto Ramos, economista jefe para América Latina de Goldman Sachs, escribió en una nota a los clientes: "Dado el escaso capital político de la actual administración, existe el riesgo de que la calidad de su combinación de políticas se debilite aún más".

Los bonos soberanos del país han caído a nuevos mínimos, rondando los 20 centavos por dólar. La presión sobre la moneda local aumenta a pesar de los controles cambiarios, y una costosa factura de importación de energía le impide a Argentina acumular reservas de dólares.

En los cinco primeros meses del año, los costos de importación de energía se dispararon un 205% en comparación con el mismo periodo de 2021, por un total de US$ 4.600 millones, debido al aumento de los precios internacionales del combustible.

Guzmán tenía previsto viajar a Francia la próxima semana para renegociar los más de US$ 2 mil millones que se le deben al Club de París de 22 países, entre los que se encuentran EEUU, Alemania y Japón. El año pasado, el Club de París le concedió a Argentina más tiempo para pagar la deuda, dándole así tiempo a negociar un acuerdo separado con el FMI.

Comparte en:

Lina Contreras, Gerenta de Restaurantes de Uber Eats Cono Sur, Región Andina y el Caribe.

Personaje

AEROCARDAL / STUDIO DF