Close

La vertiginosa expansión de las firmas chinas en la región

El mercado de las frutas, específicamente el de las cerezas, se vislumbra como el próximo espacio que las empresas del gigante asiático van a ocupar. Sin embargo, desde el gigante asiático ya han ingreso en minería y energía en varios países.
Déborah Donoso I Publicado: Viernes 21 de enero de 2022 I 15:00
Comparte en:

El puerto más rentable de Brasil, así como una planta industrial que fabrica automóviles; dos de las compañías de distribución eléctrica más grandes de Chile y grandes productores de salmones; una generadora eléctrica en México, proyectos de litio y otros minerales en Argentina, y otros países.

Todos son de capitales chinos y, aunque su presencia viene hace décadas tomando posiciones en las firmas más relevantes de la región, en los últimos dos años el crecimiento de la inversión ha sido vertiginoso.

Se estima que el volumen de negocio entre el gigante asiático y este lado del continente está promediando US$ 11.000 millones anuales. Según datos de la Red ALC-China, estas inversiones se han concentrado en Chile, México y Colombia. El Foro Económico Mundial (WEF, su sigla en inglés) proyecta que este país será el principal socio comercial de América Latina y el Caribe en los próximos 15 años.

Este auge, dice Alberto Cardemil, socio de Carey & Cía, se viene dando a raíz de la estrategia que implementó ese país hace dos décadas: “China Going Global”, llevando sus inversiones a todo el mundo.

Focos de interés

Pero estas áreas son sólo el primer eslabón de este avance empresarial que se propuso Beijing hace más de dos décadas. De acuerdo con el especialista, últimamente las compañías asiáticas “se han interesado en industrias estratégicas como lo es la fruta”, específicamente la cereza. Además, se han enfocado en inversiones tecnológicas, como es el caso de Huawei.

Para esto, las firmas han optado por crear filiales de sus principales bancos en los mercados donde operan y estos se convierten en entidades que apoyan el financiamiento en todo el mundo, como ocurre con el China Construction Bank.

Las compañías chinas “están buscando posicionarse en bastantes rubros a nivel global. Lo que uno puede esperar es que este fenómeno de inversión seguirá creciendo en cantidad de capital que ingresa al país y también en diversificación de áreas”, recalca Cardemil.

Si bien la pandemia ha ralentizado este proceso, se espera que los empresarios chinos normalicen sus inversiones pronto.

En los inicios del boom de la conquista china por América Latina, las inversiones más fuertes estaban concentradas en Venezuela y Ecuador, donde estaban desarrollando proyectos de infraestructura.

Además de México y Brasil, que son mercados más atractivos por su tamaño, el foco actual está en Perú y Chile, que tienen mucho potencial de crecimiento, al igual que en Argentina, donde también hay posibilidades en infraestructura y en agricultura.

Abriéndose paso en minería

En la región Andina, el foco está en la minería, donde tomaron posición en SQM -a través de Tianqi- y con la minera Zijin. En Perú, al igual que en Costa Rica, también ha crecido el interés por la construcción y servicios de ingeniería, con Cosco y China Railway.

En Chile, el sector de alimentos está creciendo: Joyvio Food se hizo de una salmonera y Gold Anda ya abrió una planta exportadora de fruta.

En México se prioriza la inversión en las tecnológicas, mientras que en Brasil, la china State Grid (con presencia en Chile) es pionera en inversiones en energía eléctrica.

Para adelante, la incógnita está en los próximos pasos que darán, después que la pandemia limitara las operaciones de concentración. Habrá que ver, también, cómo influyen los cambios de gobierno que se están dando en la región en la relación con el gigante asiático.

Comparte en: