Close

Jóvenes hondureños emigran buscando futuro en el extranjero

Las patrullas fronterizas de EEUU encontraron más de 1,7 millones de migrantes en la frontera terrestre del suroeste en el año fiscal 2021, el mayor total anual de los últimos años. Casi 320.000 de ellos procedían de Honduras, lo cual equivale al 3% de la población del país.
Por Christine Murray, Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga I Publicado: Martes 11 de enero de 2022 I 12:20
Comparte en:

No es el único: de aproximadamente 20 compañeros de su aula, la mitad ya ha partido hacia EEUU, y tres han perdido la vida en el viaje, según él.

"Aquí se trata de salir del país lo más rápido posible", dijo Alberto, que vive en las afueras de la ciudad de San Pedro Sula. "Sinceramente, no preveo que estar aquí resulte productivo".

Durante décadas, los centroamericanos han abandonado su país para irse a EEUU por una serie de razones, desde la guerra civil hasta la falta de oportunidades laborales. En los últimos años, algunos han optado por viajar en grupos más grandes, conocidos como caravanas, que pueden hacer el viaje más seguro y barato, pero que también han acaparado la atención política en EEUU.

Sus cifras van en aumento. Las patrullas fronterizas estadounidenses encontraron más de 1,7 millones de migrantes en la frontera terrestre del suroeste en el año fiscal 2021, el mayor total anual de los últimos años. Casi 320.000 de ellos procedían de Honduras, lo cual equivale al 3% de la población del país.

El aumento del número de hondureños que abandonan el país coincidió con más de una década de inestabilidad política, dijeron los expertos, incluyendo un golpe militar en 2009, denuncias de fraude electoral y una represión de las protestas en 2017, y un deterioro del Estado de derecho en los últimos años.

El país tiene la segunda tasa de pobreza más alta de América Latina y el Caribe, según el Banco Mundial, y el desempleo, el subempleo y los bajos salarios son generalizados.

Más de la mitad de los estudiantes de secundaria esperan abandonar el país, según los investigadores del Observatorio de Migraciones Internacionales de Honduras (OMIH) de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

"Fundamentalmente ven la migración como la única forma de mejorar su situación económica, o la forma de salir de la inseguridad", dijo Rolando Sierra, director de la Flacso Honduras. "La situación sociopolítica de los últimos 10 años es lo que ha generado más migración".

El éxodo de tanta gente, especialmente de los más jóvenes, representará un gran reto para la próxima presidenta del país, Xiomara Castro, quien asumirá el cargo este mes tras ganar ampliamente en noviembre con una gran participación. En cuanto a la migración, ha prometido crear oportunidades de empleo, reducir las comisiones que se cobran por las remesas y trabajar para proteger a los migrantes que abandonan el país.

EEUU ha dicho que quiere abordar las causas profundas de la migración en Honduras, El Salvador y Guatemala, conocidos colectivamente por EEUU como el Triángulo Norte. Kamala Harris, vicepresidenta de EEUU, publicó en julio un plan de 20 páginas en el que se exponía la visión de la estrategia, la cual se enfoca en la lucha contra la corrupción, la desigualdad y la falta de Estado de derecho.

Pero apenas se han materializado nuevos fondos estadounidenses, y la reducción de la migración implica abordar profundos problemas estructurales a nivel local de una forma que puede no ajustarse a los plazos políticos, según los expertos.

"No importa cuánto dinero se invierta, ni quién sea el presidente en Honduras o en EEUU, se tardará años en abordar realmente la migración irregular desde Honduras", dijo Ariel Ruiz Soto, analista de políticas del Instituto de Política Migratoria (MPI, por sus siglas en inglés). "Tenemos que establecer objetivos realistas para hacer las cosas".

El gobierno estadounidense dijo recientemente que colaboraría con México para extender los importantes programas sociales del presidente Andrés Manuel López Obrador a los países centroamericanos. Los programas otorgan becas para que los jóvenes trabajen o para que los agricultores planten árboles, pero han sido criticados en su país por estar mal diseñados e incluso provocar la deforestación.

Jóvenes y la economía

Los migrantes citan sistemáticamente los factores económicos como su principal motivación para abandonar el país, incluso en una reciente encuesta realizada por un grupo de instituciones entre las que se encuentran el Programa Mundial de Alimentos de la ONU y el Instituto de Política Migratoria (MPI, su sigla en inglés).

Esos factores económicos suelen estar también entrelazados con problemas de violencia, corrupción y, cada vez más, con el cambio climático, que puede provocar la pérdida de cosechas o graves huracanes. La pérdida de tantos jóvenes hondureños también pesa sobre la economía local. Para 2030, la población económicamente activa se reducirá, en lugar de crecer, si se mantienen las tendencias migratorias actuales, afirma Sierra de la Flacso Honduras.

María, de 24 años, quien pidió permanecer en el anonimato, fue desplazada internamente dentro de Honduras después de que su esposo fuera asesinado por pandillas por no realizar el pago de la extorsión por el autobús que operaban.

"Todo lo que se gana es para ellos, las pandillas", dijo. "Quizás te puedes quedar con un poquito; esa gente no tiene corazón".

Aunque vendiera el autobús, la pandilla dijo que se quedaría con el dinero. Decidió huir de su barrio en la ciudad industrial de San Pedro Sula y perdió su fuente de ingresos con la que mantenía a dos hijos.

Desde hace varios meses, María ha estado recibiendo ayuda financiera de un programa mexicano llamado Jóvenes Construyendo el Futuro. La iniciativa tiene como objetivo ayudar a los jóvenes a incorporarse al trabajo, aunque ella dijo que utilizó los fondos para estudiar y cuidar a sus hijos. La ayuda era temporal, y marcharse a EEUU seguía siendo una opción, añadió María.

Según los expertos, cuanto antes se ocupen EEUU, México y el nuevo gobierno de Castro de la cuestión y de otros problemas estructurales como la corrupción, más probabilidades habrá de éxito.

"Tendremos que ver cómo la nueva administración gestiona las expectativas de cambio y transformación", dijo Sierra. "Tiene que dar respuestas relativamente rápido y en función de eso habrá o no más caravanas".

Pero Alberto, el trabajador de la fábrica, no cree que merezca la pena esperar a que se materialicen los planes de Castro o de EEUU, subrayando lo difícil que será cambiar las cosas.

"Para recuperar el país, tal cómo está ahora, no creo que Castro pueda recuperarlo tan rápidamente", dijo. "La situación empeora cada día. El costo de la energía, del agua, de todo está por las nubes y, sinceramente, el salario mínimo no lo cubre".

Comparte en: