Close

Análisis FT: La disfunción política se pone al día con la otrora economía estelar de Perú

El tercer ministro de Hacienda de este año intenta calmar los nervios de los inversionistas.
Por Financial Times, editado por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Viernes 18 de noviembre de 2022 I 08:00
Comparte en:

Por Joe Parkin Daniels
Bogotá

A medida que aumentan los problemas legales del presidente peruano Pedro Castillo, su tercer ministro de Hacienda del año ha admitido que la perturbadora disfunción política está dañando el clima empresarial en la nación andina.

“Es obvio que la estabilidad política afecta la confianza por parte de los inversionistas. Les hace dudar”, dijo al Financial Times Kurt Burneo, ministro de Hacienda del país sudamericano.

“Si no hay confianza o se ha socavado, entonces obviamente la tasa de inversión no va a progresar”.

Castillo, el exprofesor de izquierda que nombró a Burneo en agosto, enfrenta varias investigaciones penales por tráfico de influencias. El congreso liderado por la oposición está trabajando en una tercera moción para su juicio político, aunque dos intentos anteriores fracasaron por falta de apoyo.

El mes pasado, Castillo describió una investigación dirigida por el fiscal general sobre irregularidades como un “golpe de Estado”. Cerca de 70 ministros han pasado por las puertas giratorias de su caótica administración desde que asumió el cargo en julio de 2021.
“El desafío es separar la economía y la política. Tenemos que lograr esa independencia nuevamente”, dijo Burneo, quien anteriormente se desempeñó como viceministro de Finanzas, miembro de la junta del banco central y exdirector del Banco Interamericano de Desarrollo.

Al igual que sus predecesores, Pedro Francke y Óscar Graham, es visto como un baluarte favorable a los negocios contra la ideología más radical de Castillo, quien fue elegido para la presidencia con la fórmula de un partido de tendencia marxista.

Agitación histórica

La agitación política no es nada nueva en Perú. El país ha tenido siete presidentes desde 2011, incluidos tres presidentes en una semana en noviembre de 2020. Pero a pesar de la rotación, la economía siguió creciendo a una de las tasas más rápidas de América Latina. Ahora parece que el caos está pasando factura.

El martes, el Ministerio de Hacienda rebajó sus expectativas de crecimiento económico para 2022 del 3,3% a entre 2,7% y 3%. Los economistas privados dicen que es más probable un crecimiento del 2,5% este año. El mes pasado, Fitch revisó la perspectiva de Perú de “estable” a “negativa”.

“Las dinámicas políticas e institucionales volátiles están afectando el sentimiento empresarial, añadiendo vientos en contra al gasto de inversión y la actividad real”, dijo Alberto Ramos, economista jefe de Goldman Sachs para América Latina.

“El desafío clave es reconstruir la gobernabilidad a través de una relación menos conflictiva con otras ramas del gobierno y recuperar la iniciativa y el control de las políticas”.

En septiembre, Burneo dio a conocer un plan económico de 3.000 millones de soles (US$ 773 millones), que incluye incentivos para la inversión privada y la minería. Las transferencias de efectivo junto con los subsidios a las tarifas de transporte público y las facturas de energía también forman parte del paquete, que de ser aprobado por el Congreso contribuiría de alguna manera a cumplir las promesas de campaña de Castillo de un mayor gasto social. Actualmente hay 11 proyectos de ley relacionados con el paquete que se están tramitando en el Congreso.


Las Bambas: trabajadores exigen a las autoridades intervenir en el conflicto minero
“Burneo está tratando de sacar adelante proyectos que ya estaban en la agenda ya que su implementación se retrasó por la incertidumbre en el ejecutivo”, dijo Roxana Barrantes, profesora de economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú. “Castillo tiene una agenda muy limitada”.

Perú, al igual que sus vecinos, depende en gran medida de las exportaciones mineras, que representan el 60% del total nacional. El país es el segundo mayor productor de cobre del mundo, detrás de Chile. Y aunque la base de Castillo puede consistir en escépticos mineros de los pobres rurales del país, Burneo ha tratado de calmar los nervios dentro del sector.

“La actividad minera es vital, no solo por la actividad económica que genera en el país, sino también por el ingreso de divisas”, dijo.

Burneo dijo que para impulsar la exploración minera, planeaba desarrollar un “programa de incentivos” que extendería el beneficio de la reducción del IVA de tres a cinco años. Agregó que no habría nuevos impuestos nivelados en el sector, como estaba previsto anteriormente.

“No hay forma de hablar de actividad minera si no hablamos de nuevas actividades de exploración”, dijo el ministro al FT, y agregó que “el solo hecho de que las tasas impositivas sean estables” promoverá la actividad minera.

Y cualquiera que sea el aspecto del marco regulatorio, negociar el delicado equilibrio entre las empresas mineras y las comunidades indígenas locales escépticas es crucial, y en ningún lugar más que en la enorme mina de cobre Las Bambas, propiedad de MMG Ltd, controlada por China.

Las protestas en la mina de cobre de Las Bambas y las rutas de camiones han detenido las operaciones en repetidas ocasiones, con la mina cerrada durante más de 50 días este año debido a las manifestaciones. La comunidad de Huancuire, una de las varias que viven cerca de la mina, se opone a los planes para abrir un nuevo pozo minero en un terreno que alguna vez fue de su propiedad, aunque Burneo le dijo al FT que la ley estaba del lado de la empresa.

“El terreno ya se vendió a la empresa minera y no se puede vender dos veces”, dijo, y agregó que la carga de resolver las disputas con las comunidades no es solo del Estado. “La participación de las empresas mineras también se debe ver ahí porque son estas empresas las que se van a beneficiar como resultado de la actividad económica”.

Comparte en: