Close

Delivery por drones: el plan de vuelo que trazó la startup de origen ecuatoriana Aerialoop

La firma acaba de sumar una serie de inversionistas -entre ellos al fondo de capital de riesgo corporativo de Coca-Cola y Arcor- y tiene planes para abrir rutas aéreas de drones en varios países de la región.
Por Andrés Pozo B. / Foto: Aerialoop y archivo I Publicado: Jueves 24 de noviembre de 2022 I 08:00
Comparte en:

Aunque probablemente en ese tiempo no lo sabían, cuando a inicios de los 2000 el ecuatoriano Pedro Meneses y el colombiano Santiago Barrera se conocieron estudiando ingeniería aeroespacial en la Embry-Riddle Aeronautical University de Estados Unidos, estaban dando sus primeros pasos en un proyecto que años más tarde tomaría forma y buscaría revolucionar la industria del delivery, con el desarrollo de rutas de traslado de productos vía drones.

Pese a que cada uno siguió desarrollando sus carreras, hace dos años Meneses llamó a Barrera para invitarlo a participar en lo que hoy es Aerialoop, un startup que está desarrollando el concepto de logística on-demand con drones que mueven mercaderías de un punto a otro, para acercarlo a la última milla.

No serían solo ellos: también se sumó a la junta directiva Daniel Wainmann, uno de los fundadores de Waze; el chileno Daniel Leng, VP de Proyectos Estratégicos de Latam y que estuvo a cargo de la operación de esta aerolínea en Ecuador. También trajo a un desarrollador suizo llamado Andreas Antener, entre otros profesionales que completan las distintas instancias de la administración.

“Aerialoop tiene enfoque en ser un operador aéreo como cualquier aerolínea”, explica Barrera detallando lo que hace la empresa, que es básicamente lograr autorizaciones de rutas aéreas desde un punto A a uno B, donde conecta con repartidores de última milla, pero que ayuda a ahorrar tiempo en los traslados.

Ecuador ha sido el centro de desarrollo de esta idea en la que Kamay Ventures, el fondo corporativo de capital de riesgo de Coca-Cola y Arcor en la región, acaba de poner sus fichas. “En este país nos han dado permisos especiales de operación y hemos llegado a más de 10.000 vuelos comerciales en dos rutas que tenemos entre la periferia Quito y Puembo y ahora a Cumbayá”, que son zonas pobladas que en drones se pueden alcanzar en cerca de 12 kilómetros, aunque en vehículo terrestre tomaría unos 20 kilómetros, detalla.

Ahí hicieron una alianza con Rappi y con otras empresas, con las que ya tienen 15 contratos, entre firmas de e-commerce y compañías, por ejemplo de salud.

El plan ahora es crear una red de cinco a siete rutas dentro de Quito, para conectarla de punta a punta, además de abrir el modelo en otros países, donde ya están pidiendo permisos.

El desafío de volar drones

Los drones de Aerialoop tienen dos metros y medio de ancho, pesa menos de 20 kilos y puede llevar unos cuatro kilos de carga, lo que equivale a tres o cuatro pedidos de Rappi y dos de Amazon. El equipo, que opera de manera automática, despega de forma vertical, pero luego tiene una hélice para transitar horizontalmente y ahorrar tiempo en los traslados, dado que puede alcanzar hasta 100 kilómetros como máximo. Un tramo de 12 kilómetros se hace en siete minutos.

“El punto más complicado para operar y levantar fondos es el ambiente regulatorio, porque obviamente no existe”, dice Barrera, considerando que esto en el mundo se ha demorado. A su juicio esto le abre una oportunidad a los países de Latinoamérica de avanzar en conjunto más rápido y liderar este desarrollo.

Y han venido apostando a esto. No solo en Ecuador, sino que también en Uruguay, donde ya tienen permisos de prueba y esperan poder certificarse como empresa de vuelos antes de fin de año, para montar una ruta de prueba en Punta del Este.

En Honduras también abrirán una ruta y en Chile están mirando un piloto con un socio para mover productos sobre una ruta de 25 kilómetros en el río Mapocho, que cruza la capital de ese país, Santiago.

En Colombia ya tienen un permiso de prueba en Medellín, cruzando la ciudad por la mitad. “Este es el primer paso para luego desarrollar el marco regulatorio, porque de hecho ellos están definiendo los requisitos de operación en base las capacidades nuestras”, dice.

En Brasil están en etapas tempranas de validación, pero están mirando un lugar de pruebas en Curitiba; mientras que en México se ganaron unos proyectos con la cervecera AB Inbev y el distribuidor logístico Flecha Amarilla para desarrollar soluciones del futuro.

Si bien hasta el momento Aerialoop se ha centrado en desarrollar un modelo de traslado de productos desde un punto hasta otro, ha estado trabajando también en todo lo que se requerirá en el futuro para hacer despachos a domicilio, pero Barrera cree que esto tomará más tiempo desde el punto de vista regulatorio.

También están desarrollando drones que puedan llevar más de 100 kilos, un punto clave para algunas empresas.

Comparte en: