Close

Vivo, propiedad de Telefónica Brasil, analiza adquisición de activos de fibra en el país

Al contrario de cómo se está desarrollando la industrua, el operador está dispuesto a comprar los activos de fibra que se crucen en su camino.
Por Valor, Brasil / Foto: Archivo I Publicado: Lunes 7 de noviembre de 2022 I 11:08
Comparte en:

El grupo español Telefónica viene intensificando una serie de ventas de torres y participación en sus redes de fibra óptica a través de las filiales que posee en países de Europa y Latinoamérica. En el mercado brasileño, donde controla Telefônica Brasil, propietaria de Vivo, el negocio de la fibra tiende a ir en sentido contrario. En lugar de vender, el operador está dispuesto a comprar los activos de fibra que se crucen en su camino.

“La tendencia natural es reducir la superposición de redes y veremos cómo se hará”, dijo a Valor Christian Gebara, presidente ejecutivo de Telefônica Brasil. El CEO coincide con la previsión de expertos del sector de que la expansión de la infraestructura de fibra óptica llegará a un agotamiento entre los mayores operadores. Pero para Gebara, es probable que esto suceda en el corto plazo. Esto quiere decir que las fusiones y adquisiciones que vienen agitando a los más de 10.000 pequeños proveedores de acceso a Internet ya empiezan a “tocar la puerta” de los grandes. Y Telefónica no está del lado de la venta, advierte el ejecutivo.

“Nuestra estrategia está bien definida. La oportunidad de consolidación para nosotros tiene que ser muy positiva y no puede superponerse con mi red”, dijo Gebara sobre los posibles objetivos de adquisición. “No puedo hablar por otros jugadores, pero creo que algunos de ellos pueden estar interesados ​​(en vender), porque competir con Vivo, con una red de este tamaño, con un canal y una marca con la fuerza que tenemos, con la posibilidad de convergencia, con todo el portafolio de servicios digitales, puede no ser fácil”.

La reconversión de Telefónica con nuevos socios, fibra óptica y sin ventas de activos en la región

En el mercado global, los operadores dominantes primero separaron los servicios de la infraestructura, creando redes independientes o neutrales, totalmente isonómicas, para operar al por mayor. Luego atrajeron a los inversonistas.

“Cada empresa del grupo tiene una estrategia de fibra, la de Brasil es diferente”, explicó Gebara. “Si miras hoy el 'cuadro' de 2024, una red nuestra llegando a 29 millones de hogares, 22 millones serán red propia de Vivo y el resto a través de red neutra. Entonces, gran parte de nuestra red continuará. Ahora mismo, el plan es que sea 100% propiedad de Vivo”.

Operación en Brasil

Al separar su infraestructura y crear FiBrasil, Telefónica aseguró su presencia en el mercado de fibra en diferentes frentes. Invierte a través de FiBrasil, sociedad entre Telefónica Brasil y Telefónica Infra, de España, con 25% cada una; y el fondo canadiense CDPQ, con el 50%. Además, invierte directamente con Vivo. Finalmente, tiene una sociedad con American Tower en Minas Gerais.

Del total de hogares donde Telefónica ya ha puesto fibra para ser contratada por los proveedores y vender el servicio FTTH (fibra hasta el hogar) a los consumidores, 6,4 millones son operaciones a través de FiBrasil y el resto a través de Vivo, mientras que el acuerdo con American Tower incluye 1 millón de viviendas.

Líder en sus sociedades, Vivo determina la estrategia de expansión y todavía tiene un período de exclusividad antes de que la capacidad de la red se venda a los competidores. “Es difícil ver a un operador como el nuestro que tenga el control que tenemos nosotros”, dijo Gebara, comparando su estrategia no solo con los rivales locales sino también con sus pares en el grupo.

La competencia local también se acelera. IHS es socio de TIM Brasil en la empresa de red neutral I-Systems. Oi vendió el control de su activo de fibra, V.tal, a fondos de BTG Pactual y GlobeNet Cabos Submarinos. Comparado con los demás incumbentes, Grupo Claro Brasil es el que está más rezagado en el despliegue de fibra, además de no haber admitido socios hasta el momento.

Vender una porción de la red fue una forma de que las empresas recaudaran los fondos necesarios para las fuertes inversiones en la expansión de las redes de fibra y 5G, así como para reducir las altas deudas. 

En el informe de resultados de enero a septiembre de 2022, publicado el jueves, el grupo Telefónica reportó una deuda neta de 28.900 millones de euros. En Brasil, la deuda neta fue de 13.500 millones de reales, incluido el efecto leasing.

Al presentar los resultados del grupo Vivo en una teleconferencia para inversores el viernes pasado, el jefe de operaciones, Ángel Vilá, destacó un “excelente conjunto de resultados, creciendo dos dígitos en accesos y principales indicadores financieros”. Agregó: “En Brasil, nuestro desempeño operativo y financiero inigualable nos ha ayudado a fortalecer nuestra posición de liderazgo en el mercado”.

Los planes de la mexicana América Móvil para crecer en Brasil, su nuevo mayor mercado

Comparte en: