Close

Opinión FT: La coalición "carne, biblia y balas" de Jair Bolsonaro llegó para quedarse

El polémico presidente de Brasil y sus aliados fueron los verdaderos ganadores de la primera vuelta electoral.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Lunes 3 de octubre de 2022 I 08:44
Comparte en:

Por Michael Stott


Es posible que Jair Bolsonaro haya terminado en segundo lugar en las elecciones presidenciales del domingo en Brasil, pero su cuenta del 43,2% superó las encuestas preelectorales y lo lleva a la segunda vuelta con un nuevo impulso. Muchos de sus aliados y exministros del gabinete fueron elegidos para el Congreso y para gobernadores estatales. Su partido Liberal formará el bloque más grande en el Senado.

Luiz Inácio Lula da Silva, el expresidente de izquierda, obtuvo el 48,4% de los votos. Sigue siendo el favorito para ganar la segunda ronda el 30 de octubre, pero su reacción inicial de que el resultado del domingo fue simplemente una "extensión" de la campaña desmintió la magnitud de la decepción de la izquierda.

Los resultados de las elecciones presidenciales, del Congreso y de gobernadores estatales sugieren que Lula y su Partido de los Trabajadores (PT) aún tienen que convencer a la mayoría de los brasileños de que han aprendido las lecciones de los errores económicos y los escándalos de corrupción del pasado. Lula “realmente no ha sentido la necesidad de generar nuevas ideas”, dice Anthony Pereira, director del Centro Kimberly Green para América Latina y el Caribe de la Universidad Internacional de Florida. “Está un poco atascado en el pasado”.

El voto del exmandatario de 76 años se mantuvo bien en el noreste pobre de Brasil después de una campaña enfocada en combatir la pobreza. Pero tuvo menos éxito en los tres estados más poblados (y ricos) de São Paulo, Río de Janeiro y Minas Gerais. Aquí, los aliados de Bolsonaro lideraron las carreras de gobernadores o las ganaron por completo.

Editorial FT: Las imperfectas elecciones presidenciales de Brasil

Por lo tanto, no habrá una repetición del impulso izquierdista de la “marea rosa” que llevó a Lula a la presidencia en la década de 2000 con más del 60% de los votos. Se proyectó que su coalición mejoraría ligeramente su actuación en el Congreso, pero no alcanzará la mayoría.

Si el expresidente se impone en la segunda vuelta, le será mucho más difícil gobernar un país intensamente polarizado. La izquierda dura también aumentó su fuerza en el congreso.

El resultado de la primera ronda refleja los profundos cambios que han tenido lugar en Brasil durante la última década, en particular el crecimiento del lobby de la agroindustria, las iglesias evangélicas y el lobby de las armas, todos aliados clave de Bolsonaro.

La extrema derecha de Brasil “ahora es mucho más organizada y sofisticada”, dice Monica de Bolle, del Instituto Peterson de Economía Internacional en Washington. Si Lula gana un tercer mandato, “lo más probable es que termine decepcionando, no por nada de lo que haga, sino porque el país está extremadamente polarizado”.

Los grandes perdedores fueron los partidos de centro y las alternativas presidenciales de la “tercera vía”. El partido PSDB del expresidente Fernando Henrique Cardoso tuvo su peor elección de este siglo, no logró llegar a la segunda vuelta para gobernador del estado de São Paulo y vio a Eduardo Leite, una de sus futuras esperanzas presidenciales más brillantes, apenas pasar a la segunda vuelta para liderar Rio Grande do Sul, el Estado que gobernó antes.

¿Qué sigue para Petrobras luego de las presidenciales?

Una campaña presidencial altamente polarizada que luchó en gran medida por las personalidades de Bolsonaro y Lula dejó poco espacio para argumentos políticos razonados. Simone Tebet y Ciro Gomes, los candidatos presidenciales en tercer y cuarto lugar, lograron solo el 7,2% de los votos entre ellos. Ninguno de los dos ofreció un respaldo inmediato a los favoritos. Es probable que el apoyo del 3% de Gomes se incline hacia la izquierda, pero el 4,2% de Tebet puede dividirse de manera más equitativa.

¿Y los mercados?

Los inversionsitas se animaron con el resultado del domingo, creyendo que Lula tendrá que moverse más hacia el centro para ganar. Algunos creen que ahora es posible una victoria de Bolsonaro y políticas económicas más favorables al mercado.

Pero aquellos que esperan el fin de los ataques personales y la ausencia casi total de debate sobre las políticas que han arruinado la campaña hasta ahora se sentirán decepcionados. Es probable que la segunda ronda traiga una mayor polarización y un mayor riesgo de violencia.

Crecerán los temores de un resultado final desordenado de las elecciones presidenciales, con Bolsonaro y su movimiento altamente organizado de simpatizantes bien armados impugnando el resultado.

El presidente ha cuestionado con frecuencia la validez de las encuestas de opinión y la legitimidad del sistema de votación electrónica de Brasil. El domingo, Bolsonaro afirmó que “en una elección limpia ganaremos con más del 60% de los votos”. El resultado, que mostró que los encuestadores habían subestimado su apoyo, solo lo habrá envalentonado.

El Brasil que deja Bolsonaro si pierde las elecciones de octubre

Comparte en: