Close

¿Qué sigue para Petrobras luego de las presidenciales?

Los candidatos presidenciales ofrecen visiones contrapuestas para el negocio cotizado más valioso de Brasil en transición energética.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Miércoles 28 de septiembre de 2022 I 08:44
Comparte en:

Por Michael Pooler
São Paulo


La última vez que la izquierda estuvo en el poder en Brasil, la empresa más importante del país fue saqueada en una estafa de corrupción multimillonaria y casi enterrada bajo una montaña de deudas.

Después de salir del escándalo y la turbulencia financiera de la década anterior, el gigante del petróleo y del gas de US$ 76.000 millones, Petróleo Brasileiro, es más ágil, más rentable y un cajero automático para sus propietarios.

Mientras la nación más grande de América Latina se prepara para elegir un nuevo presidente, se ofrecen visiones muy diferentes para el grupo controlado por el estado mejor conocido como Petrobras.

El actual líder de derecha, Jair Bolsonaro, ha hablado de privatizar el principal productor de hidrocarburos de la región y el negocio cotizado más valioso.

Su principal rival y favorito, el expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, tiene la intención de reafirmar una mayor influencia del gobierno sobre lo que alguna vez fue considerado la joya de la corona de la economía brasileña.

El manifiesto de Lula exige que Petrobras vuelva a ser una "compañía de energía integrada", presente en fertilizantes, energías renovables y biocombustibles, áreas que en un momento decidió abandonar para concentrarse en su actividad principal de bombeo de crudo en aguas profundas.

Habría un papel más importante para Petrobras en la transición de energía limpia. El político de 76 años también quiere que se trabaje por el autoabastecimiento nacional en derivados refinados, como gasolina y diésel, y que se deje de cobrar precios internacionales por los combustibles que se venden en el país.

“Nos gustaría usar el petróleo para que Brasil pueda ser un exportador de productos derivados del petróleo y no un exportador de crudo”, dijo Lula al Financial Times en una entrevista en julio.

“Petrobras tiene que ser rentable, tiene que ganar, tiene que distribuir dividendos a los accionistas. Pero no puede ser la locura que es hoy. Lo que está pasando es una debacle total, es un crimen contra el pueblo brasileño”.

El populismo de recursos del veterano político aprovecha el descontento público en Brasil por el costo de vida, un sentimiento impulsado por las ganancias extraordinarias de Petrobras. Al igual que otras grandes petroleras, se benefició de un aumento en los puntos de referencia del crudo provocado por la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Además de superar las predicciones con un aumento del 27% en los ingresos netos a 54.300 millones de reales (US$ 10.100 millones) durante el segundo trimestre de 2022, Petrobras fue el mayor pagador de dividendos corporativos del mundo en el período, según una investigación del administrador de fondos Janus Henderson.

Bolsonaro celebra: Petrobras supera por lejos a los gigantes de la industria en entrega de dividendos

Los accionistas privados, incluidas instituciones financieras occidentales como Baillie Gifford y Fidelity, juntos poseen casi dos tercios del capital social de la empresa, pero más de la mitad de los derechos de voto los controla el Estado brasileño.

A pesar de una caída reciente, sus acciones preferenciales que cotizan en São Paulo han subido un 50% en lo que va de 2022, superando el índice bursátil local.

Incertidumbre y corrupción

Sin embargo, las propuestas de Lula han desconcertado a algunos inversionistas. El temor es un regreso a los días de interferencia política bajo el Partido de los Trabajadores de Lula, o PT, que gobernó Brasil durante 13 años hasta 2016.

“Utilizaron a Petrobras casi como un brazo del gobierno”, dijo un gran accionista, que pidió no ser identificado. “Si hacen lo que dicen que harán con Petrobras, será muy malo. Sin duda, es mejor como empresa enfocada”.

Una preocupación es que un renovado impulso de diversificación que requiera inversiones adicionales podría afectar los márgenes de ganancias y la generación de efectivo.

Sin embargo, otros esperan que Lula, quien gobernó Brasil durante dos mandatos entre 2003 y 2010, demuestre pragmatismo en asuntos económicos y evite intervenciones radicales en la empresa.

“El desafío que tenemos es entender qué son propuestas reales y qué es retórica de campaña”, dijo otro accionista.

Durante el mandato de Lula, Petrobras encontró vastos depósitos de petróleo y gas en alta mar conocidos como reservas “pre-sal” que se ubicaron entre los descubrimientos más grandes del mundo en décadas.

Pero bajo la vigilancia del PT, la empresa estaba en el centro de un esquema de soborno laberíntico revelado por una investigación cuyo nombre en clave era Lava Jato u Operación Lava Jato.

Se descubrió que altos ejecutivos de empresas y políticos habían recibido sobornos a cambio de otorgar contratos inflados a empresas de construcción. Petrobras sufrió pérdidas de 18 mil millones de reales (US$ 3.400 millones) como resultado del cártel, estimó el tribunal federal de cuentas de Brasil en 2020.

El Departamento de Justicia de EEUU lo describió como “el caso de soborno extranjero más grande de la historia”. Decenas de empresarios y políticos fueron encarcelados, incluido Lula , aunque él mantuvo su inocencia y las dos condenas fueron anuladas posteriormente.

Varios otros casos de lavado de autos contra el expresidente fueron retirados, vencidos o suspendidos.

La mala gestión y la intromisión también se cobraron un alto precio. Bajo la sucesora elegida por Lula, Dilma Rousseff, Petrobras se vio obligada a mantener los precios del combustible artificialmente bajos en un intento por controlar la inflación. Un exdirector ejecutivo estimó que esto le costó al grupo unos US$ 40.000 millones. 

En otros lugares, los proyectos de refinería superaron el presupuesto y quedaron sin terminar. Los préstamos superaron los US$ 130 mil millones en 2015, lo que convirtió a Petrobras en la empresa más endeudada del sector.

Desde estas crisis, el grupo con sede en Río de Janeiro ha reforzado el cumplimiento y ha reducido su deuda bruta a menos de US$ 54.000 millones. Ha buscado deshacerse de activos como campos maduros, estaciones de servicio y refinerías, concentrándose en cambio en la exploración y producción en el Océano Atlántico.

Venta de Petrobras Chile se concretaría el primer semestre de 2023: “Hemos visto mucho interés”

“La empresa ha pasado por una trayectoria de recuperación. No solo financieramente, sino también en gobernanza y credibilidad”, dijo Rodrigo Araujo Alves, director financiero. “La estrategia es sólida”.

La era de Bolsonaro no ha estado exenta de tumultos. El populista de derecha ha atacado regularmente a Petrobras por los costos del combustible y ha despedido a tres directores ejecutivos en poco más de un año. 

Pero en una medida de la solidez de sus procedimientos internos revisados, la compañía ha mantenido una política de mover los precios de puerta de refinería en línea con las tasas basadas en dólares en los mercados externos.

Lula ha prometido poner fin a la práctica, que según los críticos transmite la volatilidad a los consumidores. Sin embargo, hay advertencias de que esto podría dañar no solo a la empresa, sino también el riesgo de escasez.

Brasil produce suficiente crudo para sus propias necesidades, pero al carecer de la capacidad de refinación adecuada para satisfacer la demanda interna, depende de los envíos de productos derivados del exterior.

“El petróleo es un mercado global: no hay lugar para precios artificiales (o) controles de precios”, dijo Alves. Con al menos una quinta parte del diesel que se consume en Brasil desde el exterior, “los importadores necesitan poder comprar a precio internacional y vender en Brasil”.

Los asesores de Lula han buscado calmar las preocupaciones del mercado. Una forma de implementar su compromiso de "brasilizar los precios de los combustibles" es a través de valores de referencia formulados por una agencia gubernamental, con los proveedores libres de seguirlos o ignorarlos, según el senador del PT Jean Paul Prates.

Mientras Lula ha criticado la venta de empresas públicas, Prates restó importancia a la posibilidad de renacionalizar los activos vendidos por Petrobras.

“Lo que vamos a tratar de hacer es recuperar una visión de Petrobras para el futuro”, dijo. “No hay por qué temer el regreso del presidente Lula y el PT, porque las lecciones se han aprendido”.

Apuesta energética

Un problema para los inversionistas es que los fertilizantes, la refinación y los biocombustibles tienen rendimientos más bajos que la exploración y la producción, según Marcelo de Assis, de la consultora Wood Mackenzie.

Petrobras dice que el petróleo extraído de las zonas presalinas tiene emisiones de carbono por barril más bajas que el promedio mundial. Pero dado que la perforación exploratoria allí ha decepcionado en los últimos años, de Assis se hizo eco de las críticas de que la compañía no está haciendo lo suficiente para prepararse para un panorama energético cambiante.

“Brasil tiene la oportunidad de comenzar la transición (energética) ahora, pero realmente necesitamos un cambio en Petrobras hoy. Lo que están invirtiendo en energías renovables y captura de carbono es muy pequeño en comparación con las grandes empresas”.

Muchos analistas e inversionistas consideran que la privatización es el mejor resultado posible.

Al eliminar la amenaza de intrusión del gobierno, creen que desataría el precio de las acciones de la empresa, que está infravalorado para muchos pares. “Llevaría a la empresa a (un) nivel completamente diferente”, dijo uno de los accionistas.

Sin embargo, el proceso se encuentra en una etapa inicial e incluso si Bolsonaro gana la reelección, es probable que sea un movimiento impopular, enfrente obstáculos legales y políticos y tome años, dijeron los expertos.

Si las encuestas son correctas y Lula triunfa, los inversionistas pueden encontrar algo de consuelo en las reformas legales y las nuevas normas de gobierno corporativo en Petrobras aprobadas a raíz del Lava Jato.

Estos están diseñados para evitar que los gobiernos utilicen empresas controladas por el Estado para obtener ganancias políticas y obligar a los ministros a reembolsar los costos incurridos como resultado de los subsidios impuestos.

Pero como accionista mayoritario, el Estado aún puede dar forma a la estrategia de manera efectiva al reemplazar la junta directiva y el puesto más alto. “Petrobras todavía está protegida en este punto, pero nuevamente se pueden cambiar muchas cosas”, dijo de Assis.

Petrobras alcanza acuerdo con regulador de Brasil para invertir US$ 190 millones y liquidar multas

Comparte en: