Close

Editorial FT: Las imperfectas elecciones presidenciales de Brasil

Lula está listo para vencer a Bolsonaro y hacer un regreso dramático. Lo que traerán las elecciones, sugieren las encuestas, es lo que los brasileños ven como la opción menos mala.
Por Financial Times, editado por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Jueves 29 de septiembre de 2022 I 12:08
Comparte en:

Las elecciones presidenciales de Brasil el domingo son importantes. Hogar de la mayor parte de la selva tropical más grande del mundo, Brasil es vital para la lucha contra el cambio climático. Como uno de los principales exportadores agrícolas, alimenta a alrededor de uno de cada 10 de la población mundial. Como una de las democracias más grandes y vibrantes, establece un ejemplo para las naciones en desarrollo tentadas por la autocracia.

Sin embargo, como en demasiadas contiendas recientes en todo el mundo, la elección ofrece una elección defectuosa. Las encuestas sugieren que Luiz Inácio Lula da Silva, un expresidente de izquierda famoso por gastar los frutos del auge de las materias primas en la reducción de la pobreza, logrará una victoria fácil. Si las proyecciones resultan precisas, es posible que incluso obtenga una victoria en la primera ronda sobre Jair Bolsonaro, el titular de extrema derecha cuyas payasadas trumpianas han antagonizado a la mayoría de los brasileños.

En realidad, la disparidad en las encuestas refleja más la hostilidad hacia Bolsonaro que el entusiasmo por Lula (ambos tienen altas tasas de rechazo, aunque la de Bolsonaro es más alta). Elegido a través de una coalición de "carne, Biblia y balas" de agricultores, evangélicos y conservadores sociales, Bolsonaro se comprometió a romper con un establishment político desacreditado e implementar reformas económicas ambiciosas. Ha decepcionado en ambos.

Los contra de Bolsonaro

El antiguo autodenominado outsider ahora se postula como abanderado de la clase política profesional. Su gobierno recortó las pensiones infladas del sector público y le dio independencia al banco central, finanzas públicas más sanas y una recuperación pospandemia relativamente fuerte. Pero demasiadas reformas clave se quedaron en el camino y, en cambio, Bolsonaro acaparó los titulares por permitir que aumentara la deforestación del Amazonas, por manejar mal la pandemia, insultar a las mujeres y dejar a Brasil diplomáticamente aislado.A medida en que se acercan las elecciones, los ataques del excapitán del ejército a la imparcialidad del sistema electoral, su intimidad con los militares y sus ataques verbales contra la Corte Suprema han generado preocupaciones sobre si respetará el resultado. ( El propio Bolsonaro dijo el año pasado que “arresto, muerte o victoria” eran los únicos resultados posibles). 

Figuras destacadas del establishment político y empresarial de Brasil han respondido cerrando filas detrás de Lula. Una cosecha de candidatos de la “tercera vía” no ha logrado florecer en la campaña, quemada por la intensa polarización. Algunos centristas han sugerido que una victoria por nocaut en la primera ronda de Lula podría ser la mejor manera de evitar los chanchullos postelectorales. Eso implicaría pasar por alto las fallas en su programa.

Lula ha destacado su historial como líder que presidió buenos tiempos económicos y redujo la pobreza mediante la expansión de los programas de asistencia social, logros que desea repetir. Su mensaje de justicia social resuena en uno de los países más desiguales del mundo. Su historial muestra un compromiso con la lucha contra la deforestación amazónica. Es respetado en el escenario mundial.

Sin embargo, las propuestas económicas de Lula están por debajo de lo que Brasil necesita. En un país con una carga fiscal cercana al promedio de la OCDE, dice poco sobre la reforma de un estado crónicamente ineficiente. Su receta de inversión dirigida por el estado para apoyar a los campeones industriales nacionales ha fallado antes. Se comprometió a eliminar un límite constitucional al gasto público, pero ofreció pocos detalles sobre cómo equilibrar las cuentas en un entorno económico difícil. Aunque su presidencia coincidió con uno de los escándalos de corrupción más grandes del mundo, ha descrito la investigación como una cacería de brujas política.

La décima economía más grande del mundo merece una mejor clase política y opciones nuevas y frescas. Lo que traerán las elecciones, sugieren las encuestas, es lo que los brasileños ven como la opción menos mala.

Comparte en: