Close

Siemens: “La sostenibilidad se ha vuelto más importante para el sector privado, pero también para los inversionistas"

La ejecutiva alemana Judith Wiese, a cargo de la estrategia de sustentabilidad del grupo, estuvo en Brasil y Chile y contó su visión sobre los desafíos de la descarbonización.
Por María Gabriela Arteaga / Foto: Siemens I Publicado: Lunes 19 de septiembre de 2022 I 08:30
Comparte en:

Con solo una llamada y un par de semanas de “formalidades”, Judith Wiese llegó el 1 de octubre de 2020, en plena pandemia, a un nuevo empleo. No fue cualquier llamada, ni cualquier posición. Se trataba del CEO de Siemens, Roland Busch, quien la contactaba para ofrecerle sumarse a las filas de la compañía como directora global de Sostenibilidad y Personas.

Un sí le dio también la entrada a la mesa directiva de la firma y, dos años después, es considerada la mujer con más poder dentro de Siemens, dicen desde adentro.

“Creo que tuve mucha suerte de que no fui la única que tuvo su primer día de forma virtual, sino que en la junta directiva, diferentes personas asumieron nuevas responsabilidades, incluso ya con tiempo trabajando en la compañía. Así que invertimos mucho en talleres de estrategia y en tratar de entender realmente hacia dónde queríamos llevar a la empresa”, contó Wiese a DFSUD.com en una entrevista a propósito de su primera visita presencial a América Latina que, además de a Santiago, también la llevó a Brasil.

Hoy, Wiese es “la dueña” de Degree, una apuesta para impulsar seis estrategias prioritarias para la compañía, que incluye descarbonización, ética, gobernanza, eficiencia de recursos, equidad y empleabilidad.

 

Sostenibilidad como tendencia

En esa puesta de diversificar el negocio más allá de los generación, transmisión y distribución de energía, la labor de Wiese es crucial y para ello –dice- es vital el contacto directo, no solo con su equipo de trabajadores, sino también con las empresas interesadas en abordar la sostenibilidad.

Por ello, siendo la cara visible para América Latina en este particular, emprendió este viaje por los dos países que para la firma son clave en la región, con la tarea de analizar junto a clientes su principal preocupación: “¿Cómo se reducen las emisiones de CO2? ¿Cómo se disminuye la huella de carbono del producto?"

En ese sentido, comenta que, aunque la tendencia es la misma a nivel global, el abordaje es distinto por país, considerando las actividades económicas más prominentes. Por ejemplo, “en Brasil, mineras como Vale están muy interesadas en ver cómo pueden ser más eficientes. En Chile, hablamos de la industria del consumo, especialmente la salmonera, donde estamos aplicando tecnología como la inteligencia artificial para los regímenes alimenticios”, señala.

También están destinando esfuerzos en la electromovilidad, donde destaca la carga de los autos y los proyectos ferroviarios.

“Estamos en sectores industriales, de infraestructura, transporte, que representan alrededor del 75% de las emisiones del mundo. Y mucha de la tecnología que se necesita está relacionada a la digitalización,

automatización y electrificación”, cuenta la ejecutiva alemana.

 

Atractivo de inversiones

Ahí está, según Wiese, el atractivo para los inversionistas que están constantemente en la búsqueda de opciones en las que depositar su capital. De ahí se forma un círculo virtuoso, considerando que estos asignarán su dinero cada vez más en apuestas sostenibles y estas solo avanzarán si los desarrollos tecnológicos se emplean con rapidez.  

“La sostenibilidad se ha vuelto más importante para el sector privado, pero también para los inversionistas. Y al mundo no le falta dinero, solo le falta oportunidades”, dice.

En este particular, la economista de la Escuela Internacional de Rotterdam ve en América Latina una ventana, siempre y cuando haya claridad respecto del clima macropolítico y de la economía que den seguridad para los inversionistas. “Cualquier cosa que ayude con la estabilidad siempre es más propicia para la inversión. El costo de no hacer nada es mucho mayor que la oportunidad si direccionas las inversiones a las áreas correctas”, asevera.

Comparte en: