Close

El Salvador corteja a grandes inversionistas de criptomonedas en medio de oposición al bono bitcoin

Los potenciales compradores aún no tienen información sobre el marco legal que sustenta el acuerdo del "token volcán"
Por Joshua Oliver y Tommy Stubbington, Financial Times / Foto: Presidencia El Salvador I Publicado: Jueves 31 de marzo de 2022 I 10:24
Comparte en:

El bono de US$ 1.000 millones de El Salvador respaldado por bitcoin podría aprovechar los profundos pozos de capital entre los entusiastas de las criptomonedas, después de que muchos grandes inversionistas internacionales han rechazado el proyecto.

La demanda de las 'ballenas' del bitcoin -inversionistas que poseen grandes cantidades de la mayor criptomoneda del mundo- es probablemente crucial para la recaudación de fondos para el bono, según personas involucradas en la iniciativa.

Paolo Ardoino, director de tecnología de Bitfinex -que proporcionará la plataforma tecnológica para la operación- dijo que la bolsa de criptomonedas ha recibido "500 millones de dólares" de interés por parte de sus usuarios. Antes de que los posibles compradores actúen en su interés por el bono, habrá que concretar algunos detalles importantes, como la aprobación de una nueva ley de valores en El Salvador.

"Algunos de nuestros usuarios se han puesto en contacto con nosotros de forma proactiva para expresar su interés. Están definitivamente interesados en participar en esto, pero están esperando a que se publiquen los detalles", dijo Ardoino. Añadió que la bolsa no participaría en la comercialización del bono.

La emisión del producto de deuda de El Salvador se produce poco más de un año después de que el país se convirtiera en el primero en adoptar el bitcoin como moneda de curso legal, con el apoyo entusiasta del Presidente Nayib Bukele.

Los llamados bonos volcán -la mitad de cuya recaudación se invertirá en bitcoin mientras el resto se destinará a la construcción de una "ciudad bitcoin" a los pies del volcán Conchagua- podrían ofrecerle un salvavidas financiero al gobierno de Bukele, mientras crecen las dudas sobre la sostenibilidad de sus finanzas.

El optimismo en la comunidad de criptomonedas por la oferta, que es la primera de este tipo de un prestatario soberano, contrasta fuertemente con la mayoría de los grandes inversionistas tradicionales, que han dicho que desconfían mucho de la transacción.

Los compradores del bono de bitcoin a 10 años -que ofrece un tipo de interés anual del 6,5% junto con una parte de cualquier beneficio obtenido de los ingresos invertidos en bitcoin- le estarían ofreciendo financiación en condiciones favorables a El Salvador, cuyos bonos en dólares a 10 años rinden actualmente más del 20 por ciento.

Efecto del bono

Tras un período de bloqueo de cinco años, El Salvador venderá bitcoin hasta recuperar su inversión inicial y luego compartirá la mitad de los beneficios con los inversionistas.

Esos rendimientos han subido bruscamente porque la mayoría de los inversionistas no ven con buenos ojos los experimentos de Bukele con las criptomonedas, advirtiendo que el bono en bitcoin podría alejar a El Salvador del acceso a los mercados de deuda tradicionales y perjudicar su relación con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"El impacto del bitcoin en El Salvador hasta ahora, en nuestra opinión, ha sido aumentar los riesgos potenciales macroeconómicos en lugar de introducir algún cambio material en la forma en que se realizan las transacciones económicas", escribieron los analistas de Barclays la semana pasada.

Los potenciales compradores del bono de El Salvador también carecen aún de información básica sobre el marco legal de los tokens, o sobre qué entidad los emitirá.

Las personas cercanas al proyecto están apostando por que las grandes entidades de la comunidad de criptomonedas vean los bonos como una inversión atractiva a pesar de los rendimientos relativamente bajos y las incertidumbres que los rodean.

El Salvador ha sugerido que también podría abrir las emisiones de bonos a los inversionistas minoristas, pero el alcance de la comercialización es uno de los muchos detalles que aún no se han especificado.

"Hay muchísima riqueza que está fuera del sistema bancario y quiere permanecer fuera de él", dijo un ejecutivo del sector que tiene experiencia en trabajar con Bitfinex. Para estos inversionistas, el acceso a la deuda pública de forma amigable con las criptomonedas es atractivo, "aunque se gane menos en términos de rentabilidad".

Los inversionistas potenciales se sintieron atraídos por la condición de “primero en el mundo" del bono de bitcoin, dijeron personas involucradas en el proyecto. "Hay deseos de formar parte de algo tan innovador", dijo uno de ellos.

Los obstáculos

Sin embargo, la recaudación de bonos de bitcoin enfrenta enormes obstáculos, después de que el gobierno anunció una demora que pone en tela de juicio el calendario y el futuro de la emisión, ya que aún no se han aclarado importantes detalles. La venta estaba prevista inicialmente para marzo, pero se ha retrasado.

Bukele le achacó el retraso a la necesidad de seguir adelante con las reformas de las pensiones, mientras que su ministro de economía, Alejandro Zelaya, mantuvo la semana pasada que las condiciones del mercado eran las responsables y que la emisión seguía estando lista para lanzarse. Zelaya también confirmó que el gobierno planeaba emitir el bono a través de La Geo, una compañía de energía térmica respaldada por el Estado.

"Parece que hay pocas posibilidades de que se produzca una transacción a corto plazo", dijeron los analistas de Barclays.

Según Ardoino, habrá que esperar a que el Gobierno apruebe la legislación sobre valores para conocer todos los detalles de las condiciones del bono.

"El plazo para ello podría ser de una semana a un par de meses. Ése es el principal obstáculo para que avancemos", dijo.

Aunque muchos inversionistas tradicionales apuestan que la iniciativa de bitcoin de Bukele está alejando a El Salvador del FMI y acercándolo al borde de la insolvencia, algunos esperan que los criptocomerciantes le ofrezcan al país un salvavidas.

"La comunidad del bitcoin hace algunas cosas raras", dijo Bradley Wickens, fundador de Broad Reach, un fondo de cobertura de mercados emergentes que tiene algunos bonos convencionales de El Salvador. "Si acaban brindando una vía de financiación sin el FMI, eso podría cambiar totalmente la suerte de El Salvador para los próximos años".

Comparte en: