Close

Asesor del partido de Lula en Brasil dice que se requieren reformas de normas fiscales para aumentar gasto

Los inversionistas ven el límite de gasto como una salvaguarda contra el galopante endeudamiento de la mayor economía de América Latina.
Por Bryan Harris, Financial Times / Foto: Twitter Lula I Publicado: Lunes 11 de abril de 2022 I 11:03
Comparte en:

Brasil necesita reformar sus normas fiscales y aumentar el gasto público para impulsar el crecimiento, dijo uno de los principales asesores económicos del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), que es el favorito para volver al poder en las elecciones de este año.

Guilherme Mello, profesor de economía de la Unicamp (Universidad Estatal de Campinas), dijo que la trifecta de leyes fiscales de Brasil -consideradas durante mucho tiempo pilares de estabilidad para muchos en los mercados financieros- eran, en el mejor de los casos, obsoletas, y en el peor, "de otro mundo".

"Tenemos que revisar las normas. Lo mejor que podemos hacer es sentarnos y decir: 'Hablemos en serio. Necesitamos un nuevo conjunto de normas fiscales'. Puede ser una norma, dos normas, un nuevo conjunto que respete los principios de las buenas normas fiscales", dijo Mello. Los líderes europeos, como Emmanuel Macron de Francia y Mario Draghi de Italia, también estaban pidiendo un nuevo enfoque hacia la política fiscal, señaló.

El PT está encabezado por Luiz Inácio Lula da Silva, un exsindicalista que fue presidente de Brasil por dos mandatos entre 2003 y 2010. Es el favorito para vencer al actual presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro en las elecciones de octubre.

"El nuevo conjunto de normas debe ser flexible, debe ser anticíclico, debe contribuir a estabilizar las deudas a largo plazo, debe ayudar a planificar el gasto estatal. Debemos crear normas fiscales que estén en consonancia con la experiencia mundial", dijo Mello, quien coordina el equipo de política económica del grupo de expertos oficial del PT.

El gasto del gobierno brasileño está limitado por tres normas: la ley de responsabilidad fiscal, que establece normas de transparencia presupuestaria; la regla de oro, que le prohíbe al gobierno endeudarse para pagar gastos corrientes; y el techo de gasto, que durante 20 años limita los aumentos presupuestarios sólo a la inflación.

De las tres normas, el techo de gasto -conocido localmente como el "teto", o límite de gastos- provoca más divisiones. Para los inversionistas, es un ancla fiscal que evita el gasto descontrolado en una economía emergente, donde la deuda bruta alcanzó casi el 90 por ciento del producto interno bruto (PIB) en 2020.

Pero Mello dijo que el techo de gasto "no sólo está desfasado, sino que es de otro mundo. Ningún país de este mundo tiene esta norma. Ningún economista mira esto y dice que es una buena idea congelar el gasto durante 20 años".

Añadió que el techo había perdido credibilidad dado que había sido evadido muchas veces bajo el gobierno de Bolsonaro.

Bajo Lula, el gobierno del PT se caracterizó por el aumento del gasto en programas de asistencia social, como el programa de transferencia de efectivo Bolsa Familia, así como por grandes obras de infraestructura, especialmente en transporte, energía y recursos hídricos. Gran parte de ello se financió con una recaudación fiscal récord como consecuencia del auge de los productos básicos.

Sin embargo, tras una profunda recesión de años bajo el mandato de la sucesora de Lula, Dilma Rousseff, la dirección de las políticas cambió, y los siguientes gobiernos de derecha optaron por la rectitud fiscal con la esperanza de atraer la inversión privada a la mayor economía de América Latina.

Mello dijo que este enfoque ha sido un "enorme fracaso", señalando que el crecimiento económico desde entonces se ha estancado en gran medida y que ahora hay "más pobreza, más miseria, más inflación y más hambre".

"La dirección de 2016 a 2021 fue reducir el Estado y esperar que el sector privado lo hiciera todo. Esta estrategia no puede continuar", dijo.

"Brasil no está en bancarrota. El gasto público puede ser muy importante para crear las condiciones para fomentar el crecimiento, disminuir la desigualdad, crear infraestructuras. Cuando se hace esto, es una inversión que ayudará a aumentar el PIB y a reducir la deuda a largo plazo".

Es probable que la retórica cause consternación entre los inversionistas, quienes han aplaudido en gran medida la actitud más mesurada del gobierno de Bolsonaro hacia el gasto. Pero Mello alegó que el gasto es una herramienta eficaz si se maneja de forma inteligente.

"Brasil puede gastar más si gasta bien. Hay que elegir programas públicos que tengan algunas características. Deben tener un alto multiplicador fiscal en el sentido de que creen más ingresos y empleos; deben tener un impacto social y deben crear condiciones para el futuro", dijo, alegando, por ejemplo, que las inversiones en infraestructuras energéticas reducirían los costos de la electricidad y apoyarían la economía en general.

Sergio Vale, economista principal de MB Associados, dijo que era "inevitable" que el PT atacara las normas fiscales de Brasil si volvía al poder, dado el cambio de actitud global hacia el gasto.

"El problema es que la situación fiscal actual es peor que la que heredó Lula en 2003. Vamos a terminar el año con una deuda de alrededor del 84 por ciento del PIB, un déficit primario superior al 1 por ciento del PIB y unos tipos de interés muy altos. De nada sirve que el gobierno quiera gastar si no existe el espacio para ese gasto", dijo Vale.

Suprimir el límite de gasto estaría bien si se sustituyera por una norma mejor, pero no es probable que eso ocurra, añadió.

"Su idea parece ser deshacer la norma y aumentar las inversiones públicas y sociales, pero sin un fuerte ajuste en el resto del gasto, esto supondrá un déficit aún mayor y una situación aún más grave".

Para Mello, la validación más clara de su enfoque se vio durante el primer año de la pandemia, cuando el gobierno de Bolsonaro liberó un estímulo por valor del 8 por ciento del PIB, que incluyó una entrega de dinero en efectivo de R$600 (US$130) al mes durante nueve meses a millones de los más pobres de Brasil. Al programa se le atribuye la reducción de la magnitud de la contracción económica en 2020 a menos 4%, considerablemente mejor que las previsiones iniciales de menos 9% o 10%.

"Lo que demostramos en 2020 es que las transferencias sociales funcionan. Funcionan para el PIB, funcionan para combatir la pobreza y funcionan para luchar contra el hambre".

Comparte en: