Close

Sequía se apodera de México y ya cubre el 66% del territorio

El déficit de precipitación y temperaturas más cálidas fueron factores que influyeron para que se registrara un incremento en las áreas afectadas en la nación norteamericana.
Por El Economista, México / Foto: El Economista I Publicado: Jueves 10 de marzo de 2022 I 09:02
Comparte en:

El déficit de precipitación y temperaturas más cálidas fueron factores que influyeron para que se registrara un incremento en las áreas con sequía de México, según reveló el último informe del monitor de sequía de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Al 15 de febrero, se tenía documentado que 224 municipios, de 2.463 contabilizados, se encontraban entre sequía moderada y excepcional en el país. Para el 28 de febrero, la cifra de localidades en los mismos rangos se ubicó en 385; es decir, un aumento de 71,8%.

Según el reporte, el déficit de precipitación se observó principalmente en la Península de Baja California, la Sierra Madre Occidental, y el norte de Coahuila y Nuevo León. Temperaturas más cálidas que el promedio se registraron en el centro, occidente y la región Pacífico Sur.

“En el noroeste se incrementó la sequía moderada y severa (D1 y D2); la sequía de moderada a extrema (D1 a D3) aumentó en Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas; mientras que, en la región centro, occidente y Pacífico sur se incrementaron las condiciones anormalmente secas (D0) y la sequía moderada (D1)”, según el informe.

De igual modo se documentó que el porcentaje del territorio con algún tipo de afectación por este fenómeno pasó de 56,31% en la primera quincena del mes pasado a 66,21% para la segunda quincena. Dentro del rango de sequía moderada a extrema fue de 23,11% a nivel nacional, 9,95% mayor que lo cuantificado al 15 de febrero pasado.

Las entidades con la totalidad de su territorio con afectaciones por sequía son Aguascalientes y Sinaloa, mientras que estados como Nayarit, Coahuila, Colima, Durango, Jalisco y Zacatecas presentan grados de sequía que afectan hasta el 98% de su terreno.

Lee el artículo original completo en El Economista.

Comparte en: