Close

Decisión de Sura sobre acciones en Nutresa hace crecer tensiones con el grupo Gilinski

Finalizando la semana, la Junta Directiva discutirá las solicitudes del grupo Gilinski, para convocar a una nueva asamblea de accionistas.
Por La República, Colombia / Foto: Archivo I Publicado: Jueves 28 de abril de 2022 I 08:59
Comparte en:

A tres semanas de que finalice el periodo de aceptación de la OPA por Nutresa, Sura le estaría dando largas a la decisión de vender o no su participación de 35,3% en la multilatina de alimentos. Dicha determinación quedó en el limbo el pasado 20 de abril, cuando en asamblea extraordinaria los socios de la compañía no autorizaron a cinco de los siete miembros de la Junta Directiva para discutir la oferta de compra, debido a los conflictos de interés manifestados, hecho que no permitió conseguir el quorum requerido por el reglamento.

En respuesta, Gilinski radicó una carta en la que solicitó convocar a una nueva asamblea antes del 6 de mayo. En la misiva firmada por el nuevo integrante del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), se específica lo que sería el orden del día. En sus dos últimos puntos deja clara su intención al reunir a los copropietarios de la empresa: conocer los argumentos sobre los cuales Sura ha optado por no vender en las dos primeras OPA, y tomar una decisión entorno a la nueva propuesta radicada por él mismo.

La segunda petición llegó el pasado lunes, tras conocer con cuánto quedaría en Inversiones Suramericana (34,5%). En el orden del día estableció otro enfoque: elegir una nueva Junta Directiva, argumentando que los estatutos establecen que los miembros pueden ser reelegidos o removidos libremente y en cualquier momento por la misma asamblea. Con esto, buscaría completar tres sillas dentro del órgano directivo.

Un nuevo episodio se conoció ayer, e involucra una nueva carta por parte del empresario caleño. En la misiva le reclama al presidente de Sura, Gonzalo Pérez, la obligación de convocar a la asamblea y agrega: cualquier actuación contraria a la expuesta constituye una violación directa de las normas que rigen su conducta como administrador y a los estatutos. En esa medida, insistió en que se cite al máximo órgano social sin más dilaciones injustificadas.

Lee el artículo completo en La República.

Comparte en: