Close

Pese a ómicron y cancelaciones de vuelo, aerolíneas de la región mantienen planes para 2022

Latam, Avianca y Delta son las que más han interrumpido sus operaciones este año por la nueva variante, pero, así como JetSmart y Azul, aseguran que su hoja de ruta sigue intacta.
Por María Gabriela Arteaga I Publicado: Jueves 20 de enero de 2022 I 07:55
Comparte en:

Recién en 2023 el mercado aéreo espera alcanzar niveles prepandémicos. Ese es el consenso de la industria, tras dos años de impacto severo en sus operaciones, algunas restructuraciones y millonarias ayudas gubernamentales para afrontar la crisis.

Sin embargo, existe la posibilidad de que pueda demorarse un poco más. Y es que, todo dependerá del surgimiento de nuevas variantes de coronavirus o del efecto que puedan tener nuevos eventos, como los que se están viendo en torno al 5G.

Cuando recién las luces de las pistas empezaban a indicar que todo estaba listo para emprender, tranquilamente, el vuelo, llegó ómicron. En las últimas semanas, firmas como Latam Airlines, Flybondi, Delta Air Lines, United Airlines y American Airlines han tenido que cancelar cientos de rutas, pero no solo por alza de casos en los países, sino por miembros de sus tripulaciones infectados.

“Y es que el haber recuperado en muchos de esos países la demanda, las compañías se quedaron sin suficiente personal como para reemplazar a los que se contagiaron. Entonces, debieron cancelar sus vuelos”, explica Carolina Chimenti, vicepresidenta en Moody's Brasil.

“La percepción es que no solo ómicrom, pero cualquier otra potencial variante del virus, nos hará ver un retraso de la recuperación, pero no un descarrilamiento”, agrega.

A juicio de la analista del sector, existe una tendencia latente a favor de la demanda, con pocos gobiernos imponiendo algunas restricciones que impacten los viajes domésticos o internacionales. “La diferencia entre la región, y EEUU y Europa, es que estamos en la temporada peak. Estamos perdiéndonos el impulso de la temporada alta, pero el desempeño y la calidad crediticia de las compañías se va a mantener porque, al menos en América Latina, la mayoría tiene liquidez y estructuras de costo más flexibles que les permite afrontar este período de volatilidad”, dice.

 

Despegar en 2022

Mantener sus planes parece ser la consigna hasta el minuto entre las firmas del sector para 2022, pese al ómicron u otros riesgos.

Desde Brasil, la principal aerolínea del mercado, Azul, asegura que ya están ofreciendo más vuelos, tanto en el sector doméstico como en el internacional, respecto de 2019.

“En 2022, seguiremos enfocados en la aviación local, impulsando a los brasileños a movilizarse más por el país. Queremos alcanzar los 200 destinos en Brasil, en los próximos dos años”, apunta.

A juicio de sus directivos, “aunque es muy pronto para saber el impacto de la nueva ola, estamos confiados en nuestros planes, que permanecen sin cambios para este año”.

En el caso de JetSmart, la aerolínea low cost con base en Chile, la idea es similar: “Nuestra tesis inicial sigue firme y, por tanto, nuestro plan de expansión sigue su curso.  Esperamos un 2022 de recuperación en el mercado y de crecimiento para JetSmart, tanto en Chile, Argentina y otros países de la región”, señala Estuardo Ortiz, CEO de la firma.

El ejecutivo destaca que, para esta temporada de verano, se “vislumbra un mayor dinamismo que la anterior”, por lo que las proyecciones apuntan a que la “oferta nacional crecerá 50% versus 2021 y en destinos internacionales más del doble que el año pasado, principalmente por la apertura de nuevas rutas, así como la reapertura de fronteras con Argentina”.

En la misma línea se mostró Avianca que en diciembre salió de su proceso de reorganización financiera en Estados Unidos, siendo la primera de tres latinoamericanas en apegarse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras.

“Cerramos 2021 con la operación de 116 rutas, más de 3.400 vuelos a la semana y más de 515.000 sillas semanales con la red más robusta de la región y con un importante estándar de puntualidad. Y, si bien aún no tenemos los números de 2019, llegamos a operar alrededor del 80% comparado con ese año”, dice David Alemán, director general de Avianca para Centro y Sudamérica.

Y reconoce que a inicios de año tuvieron que cancelar alrededor del 5% de sus vuelos, principalmente dentro de Colombia, de forma anticipada “para garantizar la salud de colaboradores y clientes”. Aun así, “seguimos operando el 95% de nuestros vuelos a nivel global (…) y más del 95% de nuestros colaboradores ya cuenta con un esquema completo de vacuna”.

 

Renovación y sustentabilidad

En proceso de reestructuración también está Latam Airlines, la aerolínea bandera de chilenobrasileña que proyecta salir del Capítulo 11 en el segundo semestre de este año. Y, así como Avianca, también ha decidido cancelar vuelos en Colombia a causa del incremento de los contagios.

Aun así, la compañía estima una operación de 72% para enero, por sobre el 69% del cierre del año 2021, en comparación a iguales meses de 2019. Eso sí, asegura que todo ello “condicionado al comportamiento que vaya mostrando ómicron (…) y a las decisiones que tomen los gobiernos para favorecer el transporte aéreo”.

De esta manera, Latam proyecta “alcanzar los niveles prepandemia para 2024”. Mientras, está enfocada en el recambio de flota este año, con la compra de 70 aeronaves A320neo de Airbus a 2027, así como nuevas adquisiciones (Boeing 787) y modernización de las unidades.

“Esta renovación es un paso más para dar cumplimiento a las metas que nos hemos propuesto en nuestra estrategia de sostenibilidad y que apuntan a la compensación del 50% de las emisiones domésticas al año 2030, la carbono neutralidad a 2050, la eliminación de los plásticos de un solo uso para 2023 y ser cero residuos a vertederos a 2027”, detalla la empresa.

Delta, su socia estadounidense, se suma a esos objetivos una vez –asegura- haberse ya estabilizado durante esta última semana, luego de cancelar cientos de vuelos a fines de 2021.

Así, su foco también está en renovar la flota desde este primer trimestre y hasta dentro de seis años más. “Estamos haciendo inversiones inteligentes en nuestro negocio para elevar la experiencia del cliente, incluida la tecnología para permitir la eficiencia y mejorar nuestras capacidades digitales mientras aceleramos los proyectos de construcción en aeropuertos clave”, apunta Luciano Macagno, managing director para América Latina, El Caribe y el Sur de Florida de Delta Air Lines.

Comparte en: