Close

Perú amenaza con multas a unidad de Repsol por derrame de petróleo

Petrolera española dice que no fue advertida de olas altas tras tsunami provocado por erupción volcánica en Tonga.
Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga I Publicado: Martes 25 de enero de 2022 I 08:30
Comparte en:
Por Gedeon Long
Bogotá

El gobierno peruano dijo que planea multar a una subsidiaria del grupo energético español Repsol por causar un devastador derrame de petróleo que ennegreció las playas cerca de Lima y llevó al Estado a declarar una "emergencia ambiental".

Mirtha Vásquez, primera ministra de Perú, dijo este lunes a la radio local que Repsol tenía que hacer frente a sus responsabilidades y pagar por el derrame, que el presidente Pedro Castillo ha calificado como “uno de los mayores ecocidios de la historia en nuestras costas y mares”.

“No pueden argumentar que no son responsables”, dijo Vásquez. “Lo son, y por lo tanto tienen que pensar en las consecuencias”.

La semana pasada, Rubén Ramírez, ministro de Medio Ambiente, dijo que la empresa enfrentaría una multa de unos US$ 34 millones. Además, se verá obligado a pagar la operación de limpieza y podría tener que indemnizar a cientos de pescadores, hoteleros y propietarios de restaurantes que han perdido ingresos a causa del desastre.

El derrame ocurrió el 15 de enero cuando un tanquero de bandera italiana, Mare Doricum, estaba descargando en la refinería La Pampilla de Repsol, 30km al norte de Lima, la capital.

Repsol dijo que el accidente fue causado por “olas anómalas repentinas y extraordinarias producidas por la erupción volcánica en Tonga”. La erupción submarina del volcán Hunga Tonga Hunga Ha'apai este mes desencadenó un tsunami que afectó las costas del Pacífico.

La compañía española calificó el hecho como “un fenómeno marítimo imprevisible” y argumentó que, por tanto, no tenía la culpa. También ha dicho que las autoridades peruanas no advirtieron sobre olas altas después de la erupción de Tonga.

Inicialmente, Repsol dijo que el derrame fue pequeño, menos de un barril de petróleo, pero en los últimos días esa evaluación ha sido cuestionada. Ramírez dijo que se habían arrojado al océano unos 6.000 barriles de petróleo, lo que lo equipara con la marea negra en Mauricio en 2020, cuando un petrolero japonés encalló en un arrecife de coral.

Repsol no ha confirmado esa cifra, diciendo que todavía estaba evaluando los daños.

Emergencia ambiental

El sábado, Perú declaró una “emergencia ambiental”, diciendo que se estaba realizando una operación de limpieza y monitoreo en 21 playas. El decreto permanecerá vigente por 90 días hábiles. Repsol dice que la limpieza durará al menos hasta finales de febrero. El petróleo se ha extendido a unos 40 km de la refinería.

Durante el fin de semana, cientos de trabajadores vestidos con trajes blancos caminaron a través del espeso petróleo negro en la arena de las playas en un esfuerzo por salvar la vida silvestre.

Oceana, una ONG medioambiental internacional, dijo que el derrame estaba "devastando la vida marina a lo largo de la costa del Pacífico de Perú, incluidas aves guaneras, gaviotas, charranes, leones marinos y delfines".

El ministro de Comercio y Turismo de Perú estimó que el costo económico del derrame será de al menos US$ 50 millones.

La semana pasada, Repsol dijo que lamentaba "no haber comunicado adecuadamente" todo lo que estaba haciendo para limpiar el petróleo, pero no llegó a aceptar la responsabilidad.

El incidente se ha convertido en un tema político candente en Perú, que eligió al presidente de izquierda Castillo el año pasado. Su gobierno ya tenía una gélida relación con las multinacionales extranjeras, a las que acusaba de no aportar lo suficiente a las arcas del Estado.

Castillo visitó las playas afectadas y prometió llevar a los responsables ante la justicia. Algunos políticos le han instado a cerrar Pampilla, la mayor refinería del país, y a rescindir el contrato de explotación de Repsol.

Perú Libre, el partido marxista que llevó a Castillo al poder, pidió que se renegociara el acuerdo. Está organizando marchas de protesta en todo el país el jueves y una marcha nacional en Lima el próximo lunes.

El domingo, cientos marcharon por la capital con una pancarta que acusaba a Repsol de “ecocidio”. Otros se movilizaron a la refinería.

Comparte en: