Close

El Salvador se prepara para lanzar un polémico bono de bitcoin

El presidente Nayib Bukele confía en que los aficionados a las criptomonedas impulsarán las finanzas en medio de las crecientes críticas de EEUU y el FMI.
Por Christine Murray, Financial Times / Foto: Presidencia El Salvador I Publicado: Lunes 14 de marzo de 2022 I 16:14
Comparte en:

Josué País, propietario de una empresa de taxis en El Salvador que acepta pagos en bitcoin de los turistas que utilizan el servicio, apoya con entusiasmo el último plan del país para aprovechar la moda de las criptomonedas.

"La curiosidad es lo que me atrae", dijo País, de 36 años, que planeaba comprar unos US$ 200 del "bono de bitcoin" del país centroamericano que se lanzará esta semana. "En primer lugar, voy a hacerlo para apoyar al país. En segundo lugar, porque es una apuesta grande y atractiva".

El presidente del país, Nayib Bukele, de la generación de los millennials, confía en el interés que suscitan los bonos respaldados por bitcoins por parte de personas como País y de inversionistas minoristas de todo el mundo. Era una de las pocas opciones que quedaban para ayudar a la nación a salir de su hueco financiero, según los analistas, pero como los inversionistas institucionales se muestran reacios a participar y el precio del bitcoin está en declive, el lanzamiento podría no ser un éxito.

Seis meses después de que El Salvador se convirtiera en el primer país en hacer del bitcoin una moneda de curso legal, el gobierno está luchando por conseguir fondos para pagar y refinanciar las deuda que vencen. Sus bonos soberanos han caído a la categoría de basura en el último año, ya que los inversionistas temen que el déficit presupuestario, que según el Fondo Monetario Internacional (FMI) podría alcanzar el 5 por ciento este año, sea insostenible. El Fondo ha instado a El Salvador a revocar el estatus del bitcoin.

El "bono volcán" a 10 años es un elemento clave del audaz experimento económico de Bukele. Espera recaudar al menos US$1 mil millones para aumentar las reservas de bitcoins del país y financiar una nueva "ciudad bitcoin" cerca de la frontera con Honduras, alimentada por la energía geotérmica de un volcán cercano. Cualquier fondo adicional que se consiga podría ayudar a evitar un programa estricto del FMI o una reestructuración de la deuda soberana, según los expertos.

"Si esto es un fracaso, se cierran muchas puertas", dijo Carlos Acevedo, expresidente del banco central de El Salvador. "Esta emisión va a definir mucho".

Varios inversionistas institucionales dijeron que estaban observando el bono con interés, pero que no participarían, señalando que era más probable que los compradores fueran criptoinversionistas minoristas. Algunos analistas creen que el lanzamiento se retrasará, pero el férreo control que ejerce Bukele sobre el Congreso permite aprobar rápidamente la legislación pertinente; el proyecto de ley para darle curso legal al bitcoin se aprobó en cuestión de horas.

Para Bukele, la adopción de las criptomonedas ha dado resultados limitados. El gobierno había alegado que la gran mano de obra migrante de El Salvador encontraría en el bitcoin una forma más barata y mejor de enviar dinero a casa. Sin embargo, los datos del banco central mostraron que sólo el 2 por ciento de las remesas en enero se enviaron mediante carteras digitales.

El 70 por ciento de los salvadoreños confía poco o nada en el bitcoin y piensa que beneficia sobre todo a los extranjeros, como los aficionados a las criptomonedas que visitan el país, a los empresarios y a los ricos, según una encuesta realizada por la Universidad Centroamericana en diciembre.

"No estoy muy seguro de cómo usarlo. Me asusta cómo sube y baja. Es muy volátil", dijo Alejandro Jiménez, de 23 años, que trabaja en un centro de llamadas en la capital, San Salvador. "Es una apuesta bastante arriesgada de nuestro gobierno".

Un alto ejecutivo de un banco dijo que menos del 0,01 por ciento de los pagos de la deuda se hacían en bitcoin, mientras que otro de un banco rival dijo que habían visto una cifra "irrelevante" de transacciones.

El turismo sigue deprimido, con un número de visitantes en 2021 muy por debajo de los años anteriores a la pandemia, según datos oficiales. Sin embargo, el gobierno dijo que el turismo había aumentado en noviembre y diciembre y estimó que el 20 por ciento de las transacciones del sector se realizaron en bitcoin.

No se han hecho públicos los costos del experimento de criptomonedas, incluyendo los contratos relacionados con Chivo — la aplicación oficial de bitcoin que tiene 2 millones de usuarios activos según el gobierno — o cómo Bukele compra los bitcoins del país. Los inversionistas que intentan entender la política económica buscan reuniones con los hermanos de Bukele, que son figuras clave en un pequeño círculo de personas con capacidad decisoria.

"La política más clara del gobierno es la opacidad con el dinero público", dijo Ruth López, directora anticorrupción de la organización sin fines de lucro Cristosal. "Especialmente en las compras públicas y el desarrollo del ecosistema para respaldar el bitcoin y la aplicación del gobierno".

El gobierno no respondió a las solicitudes de comentarios sobre el bono de bitcoin. El ministro de Finanzas, Alejandro Zelaya, dijo en una entrevista en línea el mes pasado que había un "cero por ciento" de posibilidades de impago de sus bonos soberanos y que la emisión de criptobonos cumpliría con las normas de "conozca a su cliente" (KYC, por sus siglas en inglés) para evitar el lavado de dinero.

Varios factores podrían restringir el interés por el bono. Ahora que un bitcoin se cotiza a unos US$40,000, la criptomoneda está un 20 por ciento por debajo de su nivel el día antes de que se convirtiera en moneda de curso legal en El Salvador.

La venta de bonos también se produce mientras las bolsas de criptomonedas intentan resistir la presión para bloquear las transacciones desde Rusia, en medio de la preocupación de que las criptoinversiones faciliten la evasión de las sanciones. El Salvador se abstuvo en una reciente votación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para condenar la invasión rusa a Ucrania, y Bukele está planeando un viaje a Moscú en julio.

El criptobono será emitido por la compañía estatal de energía térmica La Geo, según inversionistas y banqueros. Los estadounidenses no podrán comprar los bonos, ya que tienen prohibido utilizar Bitfinex, la plataforma comercial que los venderá. En la presentación original de El Salvador, se dijo que se permitirían inversiones en dólares, bitcoin y tether.

Según los analistas, los atractivos financieros del bono eran limitados. El bono ofrece un cupón anual del 6,5 por ciento — mucho menos que el rendimiento actual de los bonos soberanos de El Salvador — más el 50 por ciento de la ganancia del precio del bitcoin al cabo de cinco años. Eso lo hacía más adecuado para los inversionistas que quieren respaldar el experimento más amplio de criptomonedas de El Salvador en lugar de buscar la mejor ganancia, dijeron los analistas.

"Si El Salvador tuviera unas finanzas públicas sólidas, el bono bitcoin podría ser una historia diferente", dijo Acevedo. "Pero cualquiera que lo analice objetivamente, comprará bitcoin directamente".

Comparte en: