Close

El potencial dormido de litio en México en medio de proceso de nacionalización

El país tiene más de 80 localidades identificadas para analizar la existencia del mineral, que se ha considerado clave en el desarrollo de la industria de autos eléctricos. Además de la nacionalización impulsada por el gobierno, el desafío más grande es demostrar que pueden ser rentables.
Por Deborah Donoso M. / Foto: Bacanora Lithium I Publicado: Jueves 21 de abril de 2022 I 11:11
Comparte en:

Fuera del denominado “triángulo del litio”, conformado por Chile, Perú y Bolivia, México se presenta como una de las zonas con mayor potencial para explotar este mineral en la región. El hito ocurrió en 2019, cuando se detectó en Sonora el que se estima podría ser el mayor yacimiento global de este mineral.

México ha estado en el foco de la noticia estos días, después que el presidente Andrés Manuel López Obrador lograra sacar adelante una reforma que, básicamente, permite nacionalizar el litio. Actualmente, no hay yacimientos productivos en ese país, pero si una serie de exploraciones, tanto en el sur como en el extremo norte del país, específicamente en Jalisco, Sonora, Puebla y Baja California, que están luchando por demostrar que serán económicamente viables. 

Tras la aprobación de esta ley, uno de los desafíos que plantea esta industria es cómo hacer que el mineral sea rentable en un mercado tan acotado y con varios exponentes que ya están exportando litio.

Según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), este país se ubica en el décimo lugar de entre 23 países con más reservas por certificar de litio, con lo que posee casi 2% de este material en exploración. 

El potencial bajo tierra

En 2019 se descubrió en el estado de Sonora el mayor yacimiento de litio a nivel global, con una reserva estimada de 243,8 millones de toneladas. Actualmente la compañía Bacanora Lithium está en proceso de construcción de su planta productora, luego de que su piloto de Hermosillo revelara que el 99,9% de lo que se extrae es litio. La compañía proyecta que esta fábrica estará operativa durante el cuarto trimestre de 2023 y ve una producción de 35 mil toneladas anuales.

Es a raíz de este proyecto que el mineral tomó relevancia en ese país y el presidente López Obrador puso mayor. Así en la reforma que se tramita en el Congreso, se busca que este mineral -clave para el proceso de electrificación que está dándose en el mundo- sea “patrimonio de la Nación y su exploración, explotación, beneficio y aprovechamiento se reserva en favor del pueblo de México".

Tras ser aprobada en el Senado, el gobierno anunció que revisará la legalidad de los contratos de concesión a empresas extranjeras. Además, en los próximos 90 días deberá conformar la entidad estatal que se hará cargo del tema.

México avanza en nacionalización del litio e industria levanta primeras preocupaciones

De acuerdo con Ramón Luna, presidente de la Asociación de Ingenieros en Mina del Distrito de Sonora, el país “tiene un gran potencial de exploración para el futuro en el litio, pero definitivamente estamos muy lejos de que sustituya lo que aporta económicamente el petróleo y otros minerales a nuestro PIB”.

La Cámara Minera de México (Camimex) advirtió que “no hay suficiente información disponible sobre las reservas de litio en México”, para lo cual, además, se requiere un esfuerzo de exploración del territorio en búsqueda de yacimientos, largos periodos de maduración de proyectos y “fuertes” inversiones que, a su juicio, de tener que hacerlos a través de una empresa estatal “afectarían gravemente el presupuesto público, con el fin de desarrollar y contar con la tecnología para explotar el mineral”.

La Asociación de Ingenieros de ese país agregó que la nacionalización implicará “la asignación de recursos públicos en un proyecto que por definición es intensivo en capital, de largo plazo y de alto riesgo, lo cual atentaría contra las finanzas públicas… se estará enviando un mensaje negativo a los inversionistas. se generará incertidumbre e inseguridad jurídica que ahuyentará las inversiones”.

Camimex agregó que toda esta reforma se da, además, en un contexto donde hasta el momento “no es posible asegurar que exista un yacimiento en el territorio nacional que sea viable para su producción, no por lo menos con la tecnología actual”.

Propuestas privadas

La Cámara Minera propone una política pública que impulse la minería para que apoye la generación de “más de 50 mil nuevos empleos directos y 300 mil indirectos; atraiga inversiones por más de US$ 24.200 millones para nuevas minas en los próximos seis años y genere pago de impuestos por US$ 23.500 millones anuales adicionales”. 

En ese sentido, advirtió que la iniciativa del gobierno es “deficiente”, dado que presenta “inconsistencias” ya que los datos no tienen sustento. Además, “hasta el día de hoy no hay producción de litio en México. Es necesario aclarar que en México se han localizado arcillas con contenidos de litio y en ningún país se ha producido o comercializado litio procedente de arcillas”.

Avances de la industria

Actualmente existen tres empresas que han avanzado con mayor fuerza en sus proyectos de extracción. En primer lugar se ubica la londinense y china Bacanora Lithium, que tiene el yacimiento de litio más grande del mundo y en el cual la compañía prevé invertir más de US$ 2.000 millones en los próximos 10 años.

Al respecto, la Asociación de Ingenieros apuntó que aún resta que la empresa lleve a cabo la producción de manera rentable, ya que “por el momento no existen datos suficientes que garanticen que vaya a existir una explotación rentable de litio en nuestro país”.

En ese sentido, Luna añadió que “estamos convencidos que, si es a través de particulares o por parte del Estado la exploración, explotación y el aprovechamiento de litio, Sonora se verá beneficiado por el impulso y desarrollo que se dará en la comunidad y con la ayuda de mujeres y hombres que con su trabajo y dedicación impulsarán en el desarrollo social y económico”.

A ella se suma la candiense Organimax, que mantiene dos proyectos en Zacatecas y San Luis de Potosí. Esta compañía pretende explorar alrededor de 15 salares, aunque advierten que la compañía registró pérdidas durante el último periodo.

Finalmente, el tercer player de relevancia es la canadiense One World Lithium, que explora el Salar del Diablo, en baja California, la cual fue suspendida en junio de 2019 porque no llegó a muestras indicativas de litio, pero en 2020 anunció un nuevo financiamiento por US$ 1,5 millones para continuar con las perforaciones.

Actualmente la Asociación de Ingenieros contabiliza 82 localidades mexicanas con “manifestaciones” de litio, estás estarían ubicadas en Sonora, Chihuahua, Coahuila, San Luis de Potosí, Zacatecas, Oaxaca y Puebla, pero sólo el proyecto de Bacanora está con una exploración avanzada.

Comparte en: