Close

Samarco ha entregado cerca de US$ 4.200 millones en compensaciones y remediaciones tras falla en represa en 2015

Aunque la firma conjunta entre Vale y BHP ya lleva un año operando nuevamente, está en medio de un proceso judicial para renegociar el pago de su deuda.
Por Natja Muñoz C. I Publicado: Jueves 17 de febrero de 2022 I 08:23
Comparte en:

En noviembre de 2015, el gigantesco embalse de residuos mineros Fundão, propiedad de la empresa Samarco, controlada por dos de las compañías mineras más grandes del mundo Vale y BHP, reventó y se vino abajo sobre la población de Bento Rodrigues, en el estado de Minas Gerais, Brasil. El colapso es la peor tragedia ambiental ocurrida en ese país y el más grave accidente –único de este género– de la historia de la minería mundial. Causó 19 muertes y se afectó la vida de cientos de miles de personas localizadas en los 650 kilómetros recorridos por el lodo

La crisis obligó a las empresas a tomar una serie de medidas para intentar remediar -al menos en parte- los efectos de la falla, además de asumir las consecuencias financieras que implicó y detener las operaciones, las que ya llevan un año con una lenta reactivación. No todas las negociaciones están cerradas.

Pagos millonarios

En marzo de 2016, las empresas junto a autoridades relevantes de Brasil firmaron un acuerdo marco para intentar restablecer a las comunidades afectadas.

En junio de ese año nació la Fundación Renova, que es la responsable de la movilización y reparación de los daños causados por el colapso. Las acciones en curso para esto son a largo plazo y se espera que duren hasta 10 años, dice en su página web.

“En total, Renova ha gastado US$ 4.200 millones en programas de remediación y compensación hasta el 31 de diciembre de 2021”, constata el último informe financiero de BHP.

Pese a estos montos comprometidos, aún hay temas pendientes. En octubre de 2021, el 12º Tribunal Federal emitió un fallo que amplió el alcance de las personas elegibles del proceso de compensación por mandato judicial, con una mayor cobertura geográfica y subió los montos de indemnización para ciertas categorías de daños.

Si bien la decisión está apelada y se han presentado solicitudes para aclarar ciertos aspectos de la sentencia, el fallo se ha considerado al determinar las estimaciones de costos que forman la base de la provisión por falla de la empresa al 31 de diciembre de 2021.

De este modo, las provisiones de BHP relacionadas con la falla de la represa Samarco han aumentado en US$ 327 millones desde el 30 de junio de 2021, a un total de US$ 3.100 millones al 31 de diciembre.

En los últimos seis meses, BHP reportó una pérdida excepcional de US$ 821 millones (después de impuestos) en relación con la falla de la presa de Fundão. Esto reflejó predominantemente un aumento en las estimaciones de costos para la provisión por falla, principalmente como resultado de la decisión del 12º Tribunal Federal y el cambio del valor razonable en los derivados de tipo de cambio a plazo, detalló la empresa.

El flanco de los bonistas

El pasado 9 de abril del 2021, Samarco presentó oficialmente su solicitud de reorganización judicial (JR). Esto, tras varios intentos fallidos de negociar una reestructuración de la deuda con acreedores de Brasil y Estados Unidos.

“El JR es un medio para que Samarco reestructure sus deudas financieras a fin de establecer una posición financiera independiente sostenible para que Samarco continúe reconstruyendo sus operaciones de manera segura y cumpla con sus obligaciones de la Fundación Renova”, sostienen en su página web. 

La petición fue aceptada el 12 de abril en un Juzgado de Comercio de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, para reestructurar una deuda financiera de más de US$ 4.700 millones.

De acuerdo con Vale, Samarco también se someterá al capítulo 15 del código de quiebras de Estados Unidos, con el fin de proteger sus activos en ese país. 

Según reportes de medios especializados, desde el 2016 que la compañía venía buscado la forma de renegociar su deuda con acreedores, la mayoría extranjeros, pero no fue posible y la negativa de estos de suspender las acciones legales tomadas en 2020, la llevó a presentar la solicitud de reorganización judicial. Según Samarco, la mayor parte de su deuda financiera fue contraída antes del accidente. 

En octubre de ese año, la corte permitió una extensión del período de protección contra las acciones de ejecución de la deuda por parte de los acreedores, con un nuevo plazo programado para abril de este año.

Reactivación pausada

El pasado 7 de diciembre pasado, Samarco presentó un informe del balance de producción a un año de la reanudación de sus operaciones en las unidades Germano, Minas Gerais y Ubu. La empresa produjo un total de 7,7 millones de toneladas de pelets de mineral de hierro, correspondientes a un 26% de la capacidad. 

“Trabajamos continuamente para recuperar nuestras relaciones de confianza y demostrar que es posible hacer una minería diferente. La reanudación consolidó las lecciones aprendidas en los últimos años y representa un nuevo ciclo organizacional para Samarco, más maduro para avanzar y compartir valor con la sociedad, sin olvidar nunca los impactos causados”, dijo en ese entonces su gerente general, Rodrigo Vilela, en un comunicado.

Comparte en: