Close

Precios de los alimentos continúan en alza en Latinoamérica: JPMorgan revisa su previsión para Colombia y en Perú se evaluaría bono

Incrementos sobre 200% ha registrado México en algunos alimentos durante la primera quincena de abril.
Por El Economista, La República y Gestión / Foto: Gestión I Publicado: Martes 26 de abril de 2022 I 10:15
Comparte en:

Durante la primera quincena de abril, en la Ciudad de México continuó el difícil panorama inflacionario en los precios de los productos comestibles. Además, según reportó la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) los 30 productos de la canasta básica incrementaron sus precios de manera anual en la categoría de supermercados, en el rango de costo alto y bajo.

Por ejemplo, entre los mayores incrementos, en el rango de precio bajo, destaca el limón con semilla con un aumento de 206%, que pasó de 22,80 pesos en la primera quincena de abril del 2021 a 69,90 pesos en el mismo periodo del 2022.

Asimimso, de acuerdo con la plataforma 'México, ¿Cómo vamos?', la inflación durante esta primera quincena de abril no se ha generado de manera homogénea en el país. Los estados con mayor inflación anual en la primera quincena de abril del 2022 fueron Campeche (9,8%), Oaxaca (9,0%), Michoacán (8,9%), Zacatecas (8,8%) y Baja California (8,7 por ciento).

Esta situación no le es indiferente a Colombia, ya que de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) este país tendría una de las tasas de inflación más altas de la región. Es por eso que el banco de inversión JPMorgan hizo una revisión al alza de su expectativa para este indicador.

De acuerdo con Ben Ramsey, director de Investigaciones del ente para América Latina, la tendencia a la baja que se había visto en la presión del precio de alimentos se detuvo e incluso retrocedió durante abril. Por esto, ya no esperan que la variación mensual para el cuarto mes del año sea de 0,67% sino que alcance 0,86%. Este incremento responde a que la expectativa en el alza intermensual de precios de alimentos sea de 3%, no de 2% como inicialmente calculaban.

Así, el IPC llegaría a 8,82% en abril, desde 8,53% visto en el tercer mes del año, impulsado por el precio de los alimentos que responde al fenómeno de "La Niña" que ha encarecido los alimentos frescos.

Otro país que ha sido golpeado por el incremento en los precios de los alimentos es Perú, que a pesar de registrar un descenso en el precio del pollo y de algunas verduras y hortalizas, se mantiene la incertidumbre de que vuelvan a subir por el impacto de más de dos meses de la invasión rusa a Ucrania en los insumos claves para la agricultura, como los fertilizantes, y para la alimentación, como el trigo.

Las presiones inflacionarias -también exacerbadas por el precio de los combustibles- se mantendrán hasta finales del 2023. En ese contexto, especialistas como la exministra Carolina Trivelli y la representante de la FAO en el Perú, Mariana Escobar, hablaron recientemente sobre la posibilidad de que el Gobierno recurra a la entrega de un bono alimentario focalizado como medida urgente, siempre que se estudie la posibilidad fiscal del país.

Cabe recordar que el gobierno peruano ha dado el visto bueno a dos medidas -exoneraciones al combustible y alimentos (pollo, huevos, azúcar, pastas sin cocer y el pan que estarán vigentes a partir del 1 de mayo)-, se estaría destinando cerca de 400 millones de soles (unos US$ 100 millones) al mes, según un estimado del Instituto Peruano de Economía (IPE). Además, se calcula que solo en la exoneración del Impuesto General a las Ventas (IGV) a los cinco alimentos podría alcanzar los 1.500 millones (casi US$ 400 millones) anuales si es que el gobierno decidiera ampliar la vigencia de la norma.

Para más detalle, visita El Economista, La República y Gestión si eres suscriptor.

Comparte en: