Close

Scotiabank: déficit fiscal en Perú podría ser mayor al 2% estimado por baja en el cobre

Analista que sigue el commoditie dice que la situación puede quitar incentivos a la inversión minera. Están bajando la proyección del precio del metal desde US$ 4 la libra a un rango de US$ 3,5-3,7 para 2023.
Por Déborah Donoso Moya / Foto: Archivo I Publicado: Jueves 7 de julio de 2022 I 16:26
Comparte en:

En el último mes, el precio del cobre ha caído más de 18%, situándose en torno a US$ 3,5 la libra, lo que terminará afectando no solo los márgenes de las compañías que producen el mineral, sino que también mermando los ingresos fiscales de una serie de gobiernos.

Perú no será la excepción. De acuerdo con Katherine Salazar, analista de Minería y Commodities de Estudios Económicos de Scotiabank, la baja de la cotización se debe a una sobrerreacción de los mercados ante las expectativas de una recesión, lo cual se suma a una política monetaria más dura y a la menor demanda del metal desde China, que ha sido sostenida desde la pandemia.

Para el país incaico, la situación podría provocar un crecimiento inferior al esperado, lo que se sumaría a una depreciación del sol y una inflación persistente. Esto, porque un menor nivel del cobre se afecta la inversión minera, lo que arrastra la privada, generando el menor crecimiento.

Añadió que este escenario “afecta la recaudación tributaria y, a menor recaudación, más se amplía el déficit. Entonces consideramos que menores precios del cobre generarían que el nivel de déficit incremente nuestros estimados, que serían superior al 2%”.

En lo que respecta al tipo de cambio, para la analista, una caída en el precio del cobre genera “un sesgo al alza, ya que hemos visto el tipo de cambio subir hasta 3,80 soles, por lo cual, sí generaría un sesgo al alza para nuestra proyección, desde los 3,80 soles que esperamos a fines de año”.

Finalmente, señaló que están realizando nuevas proyecciones para el precio del cobre, pero estimó que de los US$ 4 en promedio que tenían para 2023, “dado el nuevo escenario, tenemos un estimado en un rango de US$ 3,50-3,70 por libra”.

Panorama global

A nivel global, la analista indicó que actualmente lo que se está dando en el mercado de los commodities es una “sobreacción”, no solo del cobre y sino también de los metales y también de las bolsas. Pero este escenario se ve afectado “primero, por las expectativas de una recesión; otro factor es un cambio de Política Monetaria que implicaría el retiro de liquidez y eso siempre impacta negativamente a los activos en general -de hecho existe una correlación negativa histórica entre la tasa de interés de la FED y los commodities-.

Otro factor que está afectando es la falta de demanda por parte de China, la cual estuvo relacionada con los cierres por rebrote, lo que ha afectado la cadena de suministro por la pandemia”.

Respecto de esto último, Salazar detalló que desde Scotiabank estiman que la demanda de China será un “buen soporte, pero no inmediatamente''. Las reaperturas se están haciendo de manera moderada, con algunos indicadores recuperándose pero no lo están haciendo aceleradamente. De esta manera, en el primer semestre vimos mayor demanda por parte de Europa y EEUU y en el segundo veremos una mayor demanda de China porque están implementando mayores estímulos para la recuperación económica”.

El país asiático está generando mayores proyectos de infraestructura, lo cual podría generar que se recupere el mercado inmobiliario y “esperamos que la recuperación sea hacia fines del tercer trimestre o el cuarto, ya que en China se están otorgando créditos en el sistema financiero, lo que ayudará a recuperar los precios del cobre hacia fines de año”.

En ese sentido, detalló que los factores que podrían impulsar el precio del cobre son “una mayor demanda de China; los bancos centrales con mensajes menos agresivos, pero dependerá de la inflación; y, un tercero es el fin de la guerra en Ucrania que hará que se recuperen los precios”.

Por el contrario, los factores que pueden presionar los precios serían “sorpresivas alzas de tasas; hacer reuniones no programadas que afectaría a los metales en general; nuevos cierres en China por el Covid; y que se materialice una recesión”.

Respecto de este último punto, enfatizó que para que haya una recesión “técnicamente EEUU tendría que caer por segundo trimestre consecutivo, pero lo que busca es tener un crecimiento cero para que no se incrementen estas expectativas”. 

Si bien una recesión “no es un escenario que vemos ahora… podría estarlo más adelante si continúa la inflación al alza”.

Comparte en:

Lina Contreras, Gerenta de Restaurantes de Uber Eats Cono Sur, Región Andina y el Caribe.

Personaje

AEROCARDAL / STUDIO DF