Close

Paralización de Repsol en Perú amenaza con fallas de combustible por descoordinación en el gobierno

Aún no se ha hecho público el plan que maneja la administración de Pedro Castillo para evitar fallas en el suministro, luego de que se ordenara paralizar las actividades de carga y descarga de la firma española post derrame.
Por Natja Muñoz I Publicado: Miercoles 2 de febrero de 2022 I 11:20
Comparte en:

A inicios de esta semana, el gobierno de Pedro Castillo ordenó a la española Repsol detener todas las actividades operativas de carga y descargas de hidrocarburos en el mar peruano hasta tener las garantías técnicas necesarias de un buen desempeño, luego de que la compañía sufriera un derrame petrolero el 15 de enero, que atribuyó al terremoto ocurrido en Tonga.

Mientras, las autoridades ya aplicaron multas a la empresa y adelantaron que podrían incluir a ejecutivos en un proceso penal.

Ahora, una supuesta falta de coordinación entre el Ministerio de Energía y Minas (Minem) y la cartera de Medio Ambiente (Minam) estaría por gatillar un desabastecimiento de hidrocarburos en el país, si de toma en cuenta que la refinería de La Pampilla -de Repsol- abastece el 40% del mercado interno.

Según consiga Gestión, una carta enviada el 31 de enero del Minem al Minam da cuenta que recién se estaba pidiendo "una coordinación directa cuando se tomen estas decisiones para garantizar el abastecimiento".

Es decir, apunta el diario, que Medio Ambiente no informó a Energía y Minas con antelación que se iba a decidir paralizar la actividad en la planta, con el fin de que se pudieran tomar previsiones y evitar el desabastecimiento de combustible.

El documento afirma que “cualquier suspensión de sus actividades generará inevitablemente una afectación directa del abastecimiento nacional de combustible, cuya repercusión será notoria a partir de los siguientes días producida la paralización, afectado de esta forma varios sectores que dependen de dichos combustibles, poniendo en riesgo la estabilidad económica y política del país".

De hecho, se estima que hay combustible para siete días y ya han transcurrido dos desde el envío de esa misiva.

Todo esto mientras se tiene previsto que la medida contra la empresa solo será levantada si ésta presenta un plan de gestión y documentos sustentatorios que aseguren la capacidad operativa ante algún nuevo y probable incidente en los terminales. 

Consecuencias para el transporte

En medio de este escenario, el presidente de la Asociación de Empresas de Transporte Interprovincial, Martín Ojeda, declaró a Gestión que la paralización de la compañía española tendrá impacto directo en el mercado del combustible y, por ende, en el alza del precio del transporte. 

Sin embargo, dijo que por el momento aplazarán esa decisión, hasta que Petroperú dé a conocer de cuánto tiempo son las reservas de combustibles que se tiene.

Ojeda señaló: “Nosotros, como gremio, no vamos a aprovechar una crisis en base a la especulación, pero queremos respuesta del Estado. Debe evitar que se den estas especulaciones con respuestas claras. Queremos saber si podemos sopesar en el tiempo, ya que, cualquier subida de combustible lógicamente y lamentablemente, repercutirá directamente en los bolsillos del usuario”. 

 

Comparte en: