Close

Grupo Empresarial Antioqueño, el conglomerado colombiano por el que va Gilinski

Con OPAs por Nutresa y Sura, el multimillonario presiona al Grupo regionalista para que ceda el patrimonio que ha mantenido por más de 40 años.
Por Deborah Donoso I Publicado: Lunes 10 de enero de 2022 I 15:22
Comparte en:

Más del 50% del indicador que mide el valor bursátil de las principales empresas que cotizan en Colombia, representan las firmas que componen el denominado Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), el cual agrupa a más de un centenar de compañías de la región, donde destacan Grupo Argos, Bancolombia, Celsia, Sura y Nutresa.

Detrás de estas gigantes paisas se encuentran nombres claves que en los últimos días han sido relevantes para hacer frente a las OPAs que lanzó el Grupo Gilinski, específicamente por Sura y Nutresa.

Jorge Mario Velásquez es presidente de Grupo Argos, además forma parte de la junta directiva de Nutresa y Sura.

A su vez, Gonzalo Pérez Rojas es presidente de Grupo Sura, pero también es parte de la junta directiva de Nutresa y Bancolombia.

Alejandro Piedrahita es vicepresidente de estrategia de Grupo Argos y parte de la Junta directiva de Sura.

Carlos Ignacio Gallego es presidente de Nutresa y forma parte de la Junta directiva de Grupo Argos y de Sura.

Finalmente, Juan David Escobar, presidente de Seguros de Sura, es miembro patrimonial y presidente de Bancolombia.

Los inicios

El hito que marcó el inicio de este conglomerado es la compra de la participación que el empresario Jaime Michelsen hizo en Grupo Nutresa. Corrían las décadas de 1970 y 1980, y los empresarios del GEA se unieron para evitar una mayor adquisición y así que actores de otras regiones o países tomaran el control de varias empresas antioqueñas. La operación se llamó coloquialmente como “enroque paisa”.

Así, GEA año tras año fue protegiendo las empresas locales y generando este entramado de participaciones cruzadas que le permite tener diversas operaciones que van desde los seguros de vida hasta el comercio de alimentos. Cada empresa tiene un grado minoritario o mayoritario de participación en otras empresas que no son parte de su core business.

Esto ha derivado en que hoy Grupo Argos lidera los enlaces entre empresas, ya que ostenta más del 50% en Celsia y un porcentaje menor en Epsa, que a su vez es parte de Celsia. Además, es accionista mayoritario, con más del 25%, en Sura y esta última, de igual manera, es accionista mayoritaria en Grupo Argos con más del 30%. 

Ambas compañías son accionistas mayoritarias en Nutresa y esta última tiene un porcentaje cercano al 20% en cada una de ellas.

Si bien este tipo de enroque es permitido por la Superintendencia Financiera de Colombia, es un método de protección que estas semanas le está jugando en contra al conglomerado antioqueño, ya que no ha encontrado un socio estratégico para enfrentar el avance de Jaime Gilinski, en las OPAs cuyo resultado se conocerá esta semana.

El resultados de las OPAs

De acuerdo con el analista financiero, Andrés Moreno Jaramillo, las OPAs de Grupo Gilinski por Nutresa y Sura son el inicio del fin del GEA. Para hacer frente a esto, “las compañías tienen que hacer un intercambio de acciones y aislarse”, en especial porque de ratificarse los procesos en curso, Gilinski estaría logrando entrar en las mesas donde se toman las decisiones. De lo contrario, el empresario podría seguir escalando, especialmente Bancolombia.

“La estrategia tiene que ser aislar estas compañías del GEA, alejarlas de ese enroque para que las OPAs hostiles no sigan tomando una posición preponderante”, recalca.

Contar con ejecutivos patrimoniales en ambas compañías en pugna, generó una dificultad para Grupo Argos a la hora de discutir la venta de acciones a Gilinski. En todas las compañías, cuatro de los ocho directores debieron abstenerse de opinar y participar en la decisión, lo que incluso los llevó a que tuvieran que modificar sus quórum.

Bancolombia es relevante para Gilinski. Fue en la década de 1990 cuando el empresario vendió su participación mayoritaria en esa organización al Banco Industrial Colombiano, parte del  Sindicato Antioqueño, actual GEA.

Luego, el multimillonario descubrió que parte de los US$ 418 millones se habían pagado, eran con cargo a los nuevos accionistas de Bancolombia. Tras ir a la justicia, en 2010 tanto Gilinski como el nuevo Bancolombia llegaron a un acuerdo en 2010, poniendo fin a la disputa.

Comparte en: