Close

Mayor productor mundial de litio apuesta por que los precios se mantengan altos

Albemarle afirma que las ventas de vehículos eléctricos han transformado el mercado del metal clave de las baterías.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Viernes 30 de diciembre de 2022 I 08:24
Comparte en:

Albemarle, el mayor productor mundial de litio, prevé que los elevados precios de este metal clave para las baterías persistirán durante años, a pesar del aumento de la oferta que han provocado.

El mercado del litio se desplomó entre 2018 y 2020 al verse desbordado por el exceso de oferta y verse afectada la demanda tras los recortes en las subvenciones a los vehículos eléctricos. Durante ese tiempo, los precios cayeron de US$ 25.000 por tonelada a menos de US$ 6.000, según datos de Benchmark Mineral Intelligence.

Pero Eric Norris, responsable de litio del grupo químico estadounidense, dijo que el mercado del metal se había transformado fundamentalmente tras el vertiginoso crecimiento de las ventas de vehículos eléctricos.

Los precios se han aumentado más de 10 veces desde 2020 hasta alcanzar máximos históricos de casi US$ 80.000 por tonelada, un nivel al que se han mantenido cercanos a lo largo de 2022, lo que hace temer que los fabricantes de automóviles podrían tener dificultades para garantizar el suministro de litio durante el resto de la década.

"Una de las razones por las que vemos las cosas tan ajustadas es que el mercado es fundamentalmente diferente", dijo Norris en una entrevista. "En 2019, el mercado no creció mucho y fue de 300.000 toneladas. Las tasas de crecimiento anteriores podían haber sido de 30.000 a 50.000 toneladas al año.

"Hoy, el mercado está creciendo 200.000 toneladas al año, casi el tamaño completo de lo que era el mercado entonces", añadió Norris, que dijo que el tamaño medio de un nuevo proyecto de suministro era de 5.000 toneladas.

Albemarle es el mayor productor mundial de litio por capitalización bursátil y se espera que extraiga entre 130.000 y 140.000 toneladas equivalentes de carbonato de litio este año de sus activos en Chile, EEUU y Australia, y la producción se procesará en los países productores y en China.

Se espera que sus beneficios ajustados antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones se multipliquen por cuatro este año, hasta alcanzar entre US$ 3.300 millones y US$3.500 millones, gracias a la subida de los precios.

Cuestionamiento del mercado

Los comentarios de la compañía se producen en un momento en que los analistas del mercado del litio debaten si este metal es un producto básico como las demás, con ciclos de auge y caída, o si enfrenta una escasez estructural indefinida mientras una industria naciente lucha por seguir el ritmo del auge de los vehículos eléctricos. Los bajos precios del metal de las baterías son vitales para que los vehículos eléctricos sean asequibles para los consumidores.

Goldman Sachs prevé una marcada corrección de los precios hasta los US$ 11.000 por tonelada equivalente de carbonato de litio en 2024, a medida en que el sector chino de los vehículos eléctricos enfrente un exceso de oferta de automóviles y los elevados precios del litio impulsen el desarrollo de nuevas fuentes de suministro en Chile, Australia y China.

Alrededor de 40 proyectos de litio en desarrollo a nivel mundial están realizando o han completado estudios de viabilidad definitivos, un aumento del 166% con respecto a 2019, según el análisis de Fastmarkets NewGen.

Los analistas del litio afirman que el costo de la nueva oferta es elevado debido a las menores calidades que se están desarrollando en los nuevos proyectos, lo que impedirá que los precios caigan por debajo de los US$ 20.000 por tonelada.

El gobierno australiano declaró este mes que sólo esperaba que los precios bajaran a un promedio de unos US$ 48.000 por tonelada de hidróxido de litio, otro producto químico de litio apto para baterías, en 2024.

Canberra también se hizo eco de la preocupación de la industria por el hecho de que los nuevos proyectos en desarrollo de las pequeñas compañías mineras fueran propensos a sufrir retrasos, lo que provocaría "una persistente escasez de suministro en los próximos años".

Pero añadió que la acumulación de existencias por parte de las refinerías de litio y los fabricantes de baterías era un factor desconocido que podría hacer bajar los precios más rápidamente de lo previsto.

Comparte en: