Close

Futuro ministro de Hacienda de Colombia busca calmar preocupaciones de las empresas

En entrevista con el FT, José Antonio Ocampo dice que el gobierno de izquierda impondrá la carga de la reforma fiscal a las personas ricas y no a las compañías.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Archivo I Publicado: Viernes 15 de julio de 2022 I 09:39
Comparte en:
Por Gideon Long
Bogotá

El nuevo gobierno de izquierda de Colombia no aumentará los impuestos a las empresas, pero podría reducir la tasa del impuesto corporativo hasta en 5 puntos porcentuales si las condiciones lo permiten, dijo el próximo ministro de Hacienda del país mientras buscaba calmar los nervios de los líderes empresariales.

En declaraciones al Financial Times, José Antonio Ocampo dijo que las empresas estaban soportando una pesada carga fiscal y que su plan de reforma fiscal, que espera impulsar antes de fin de año, se centrará en extraer más impuestos de las personas adineradas que de las empresas.

“Hay demasiados impuestos sobre las empresas y no sobre las personas físicas, y abordar el tema del impuesto sobre los ingresos personales es fundamental si queremos que el sistema sea más progresivo”, dijo.

Cuando se le preguntó qué haría con la tasa del impuesto corporativo, que se encuentra en 35%, Ocampo dijo: “Si tenemos espacio, nos gustaría reducirlo, pero gradualmente. Si me preguntan, creo que deberíamos volver gradualmente al nivel que teníamos antes; es decir, un 30%”.

Colombia ha promulgado docenas de planes de reforma tributaria en las últimas décadas, pero pocos han tenido un impacto real. Según la OCDE , solo el 5% de los colombianos paga impuesto sobre la renta. Los ingresos del impuesto sobre la renta personal representan solo el 1,2% del Producto Interno Bruto en comparación con un promedio de la OCDE del 8,1%.

Los impuestos sobre las empresas, por otro lado, son relativamente altos. El gobierno saliente de derecha de Iván Duque inicialmente recortó la tasa del impuesto corporativo del 33% al 31%. Pero cuando llegó la pandemia de coronavirus, seguida de prolongadas protestas callejeras contra su gobierno, se vio obligado a elevarlo al 35%, su nivel más alto en 15 años y por encima del promedio latinoamericano.

Impuestos a los ricos

Ocampo asumirá el cargo de ministro de Hacienda el 7 de agosto como parte de lo que promete ser el gobierno más izquierdista en la historia de Colombia. Gustavo Petro, el próximo presidente, es un exguerrillero urbano que dice que el país necesita nada menos que una revolución social y económica para abordar la profunda desigualdad, la pobreza generalizada y la dependencia excesiva de los combustibles fósiles.

Sus políticas han desconcertado a algunos colombianos adinerados, lo que provocó la fuga de capitales. Petro quiere imponer un impuesto sobre el patrimonio a las 4.000 fortunas personales más grandes y extraer más de otras personas con altos ingresos. Sus propuestas también han asustado a algunos inversionistas extranjeros, particularmente en el sector de hidrocarburos, donde promete prohibir nuevas exploraciones de petróleo y carbón, cancelar proyectos piloto de fracking y prohibir la minería a cielo abierto.

Ocampo, un experimentado economista de 69 años que se desempeñó como ministro de Hacienda y de Agricultura en la década de 1990 y trabajó en el banco central y la ONU, así como en la academia, dijo que los inversionistas extranjeros no tenían nada que temer de un gobierno de Petro.

“Modestia aparte, creo que mi nombramiento sirvió para calmar mucho a los mercados. Al menos ese es el mensaje que estoy recibiendo”, dijo. “Este gobierno va a ser responsable en materia fiscal y monetaria”.

Dijo que el gobierno entrante respetaría la regla fiscal de Colombia y apuntaba a reducir el déficit en 3 puntos porcentuales durante cuatro años desde su actual 7%. El objetivo para la deuda del gobierno es reducirla al 55% desde alrededor del 64%.

Gustavo Petro a El País de España: “Las reformas se hacen el primer año o no se hacen”

Otras preocupaciones

Ocampo también trató de calmar los temores sobre la reforma de pensiones planificada por Petro, diciendo que no era una prioridad inmediata. Agregó que el presidente electo estaba proponiendo un sistema que no era muy diferente al de EEUU.

Ocampo dijo que si bien el gobierno cumpliría su promesa de detener la exploración de petróleo, adoptaría un enfoque más indulgente con el gas, que podría servir como fuente de energía de transición a medida que el país avanza hacia las energías renovables.

“Le pregunté (a Petro) específicamente si habría más exploración de gas y dijo que sí”, dijo Ocampo.

Cuando se le preguntó sobre otra de las propuestas más controvertidas de Petro, que el Estado actuaría como empleador de último recurso, ofreciendo trabajo a cualquiera que no pudiera encontrarlo en el sector privado, Ocampo dijo: “Eso no va a suceder”.

“Obviamente, tengo que ver cómo podemos cumplir con lo que él (Petro) prometió en la campaña electoral, pero al mismo tiempo tiene que entender que obviamente tengo mi punto de vista sobre la economía, que espero que él comparta”.

Consultado sobre su relación, Ocampo dijo que conoce a Petro desde hace años y aunque no eran del mismo partido político ni necesariamente compartían la misma ideología “hasta ahora ha sido muy cortés conmigo y no hemos tenido diferencia de opinión”. 

“He trabajado antes con dos presidentes y a veces no estaban de acuerdo conmigo”, dijo. “Pero eso es lo mismo en todos los gobiernos”.

Comparte en:

Lina Contreras, Gerenta de Restaurantes de Uber Eats Cono Sur, Región Andina y el Caribe.

Personaje

AEROCARDAL / STUDIO DF