Close

Mercado se toma bien la llegada del nuevo jefe de la billetera fiscal colombiana, pero está atento a cuáles serán sus prioridades

“Solo estábamos a la espera de la confirmación”, reconocen en el país cafetero respecto de la designación de José Antonio Ocampo en Hacienda. Reforma tributaria y cómo congujar mayor gasto público sin generar más inflación es uno de los temas centrales que se miran.
Por Andrés Pozo B. / Foto: Twitter Gustavo Petro I Publicado: Jueves 30 de junio de 2022 I 18:29
Comparte en:

Aunque fue un Twitter del presidente electo colombiano, Gustavo Petro, el que anunció la llegada del economista José Antonio Ocampo al ministerio de Hacienda de ese país, el mercado lo daba por sentado hace varios días. Tanto así, que analistas coinciden que no tuvo efecto en las cifras que mostró el tipo de cambio o la bolsa local. En realidad, se ve como una señal positiva.

Ocampo, que tiene 69 años, estaba desempeñándose como profesor de la Universidad de Columbia y ahora pasará a ocupar el cargo más relevante en las finanzas públicas colombianas. No es algo precisamente nuevo para el: ya fue ministro de Agricultura y también de Hacienda, aunque en una época distinta. También fue director ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) entre 1998 y 2003.

“La noticia del ministro no tomó por sorpresa al mercado, solo estábamos a la espera de la confirmación”, resume Arnoldo Casas, director de Credicorp Capital en Colombia, reconociendo que es muy positiva su designación, aunque se desdibuja con –por ejemplo- la depreciación de la moneda local, empujada por factores externos y alza de tasas.

Omar Suárez, head of Equity Strategy de Casa de Bolsa, concuerda que no hay sorpresa en el nombramiento y explica que la pérdida de valor de la moneda local y otros indicadores que se vieron en los mercados están motivados por temas como el alza de tasas.

El principal respaldo de Ocampo es su trayectoria. “Es uno de los economistas más importantes del país, y es un privilegio poder tenerlo de ministro”, dice Diego Márquez, abogado especialista en economía y experto en asuntos empresariales.

Destaca que ya conoce la cartera que asumirá a inicios de agosto, así como la dinámica económica. “Es altamente técnico y ojalá esté en capacidad de proponer una reforma tributaria estructural, que ha sido esquiva en Colombia”, dice.

“Su nombramiento de alguna manera genera cierta tranquilidad en el mercado, aunque se va a estar mirando la interacción entre el Presidente y el ministro, así como si se van a moderar ciertas propuesta”, dice Suárez.

Casas agrega que su trayectoria es reconocida no solo a nivel nacional, sino que internacional, muy apegado a la escuela de la CEPAL, obviamente afín al futuro Presidente Petro. Esto –agrega- se traduciría en que se espera que continúe los intentos por diversificar las fuentes de ingresos de Colombia, con mayores niveles de producción local.

 

Los retos económicos que ve Ocampo, el ahora de Hacienda de Colombia

 

Primera prioridad

No hay duda que presentar una reforma tributaria pronto será la prioridad para Ocampo. El Presidente Petro lo reconoció hace unos días cuando señaló que “las reformas se hacen el primer año o no se hacen”.

Este será claramente uno de sus desafíos: primero, por el tamaño de la reforma, pero segundo porque aún resta ver en qué se traducirá la propuesta en su detalle más fino. “Podría ser su obsesión desde que ingrese al ministerio, el 7 de agosto”, dice Márquez, dado que ésta es clave para siquiera empezar a pensar en muchos de los planes de gobierno.

Sin embargo, un informe de la clasificadora internacional Fitch de este jueves mostró que es un tema que se seguirá al detalle, dado que podría tener algunos impactos negativos, como presionar la caja de las empresas. 

De todos modos, Márquez recalca: “El mercado debe estar tranquilo con la designación de un ministro de este nivel. Es técnico, experto, pro mercado”.

A juicio de Casas, es probable que –dada la escuela de Ocampo- se busquen mecanismos tributarios que busquen incentivar la producción interna.

En todo caso, la serie de señales que ha recibido Petro desde que asumió –incluso tras reunirse con el expresidente Álvaro Uribe- podrían facilitar el camino para avanzar en la dirección de un acuerdo para esta reforma en el Congreso.

Regístrate en nuestros Newsletter, con los que podrás estar informado durante toda la semana.

 

Gasto fiscal e inflación

Aunque la reforma tributaria es lo más vistoso, habrá otros componentes que estar atentos. Primero, por ejemplo, cualquier señal en torno al respeto a la regla fiscal será relevante, en momomentos donde es complejo cumplirla.

Una encrucijada de la próxima administración es que su programa implica un crecimiento del tamaño del Estado, por lo que la apuesta es a que se prioricen algunos temas.

“Las medidas del gobierno van a ser promotoras de inflación en el país, porque es una administración proclive al gasto”, explica Casas, señalando que desafío es cómo envian su mensaje y cómo articulan esto dado que las presiones serán grandes.

Por ejemplo, dice que pronto deberían eliminarse algunos subsidios que estaban vigentes para combustibles y también debería ir al alza el salario mínimo, que estima –en base a señales que ha enviado Petro- debería considerar un alza de 20% aproximado. “Esto es parte de lo que hay que ver cómo se transmite, para que la inflación no sea tan grande”, dice.

Como punto a favor, Ocampo tiene que una economía que está creciendo a buenos niveles, con señales de confianza en el consumidor y el inversionista.

Comparte en:

Lina Contreras, Gerenta de Restaurantes de Uber Eats Cono Sur, Región Andina y el Caribe.

Personaje

AEROCARDAL / STUDIO DF