Close

FT: Por falta de ambición, EEUU corre el riesgo de perder América Latina

China está ganando terreno a medida que la influencia de Washington disminuye cerca de casa.
Por Financial Times / Foto: Twitter Joe Biden I Publicado: Jueves 9 de junio de 2022 I 10:25
Comparte en:

Esta semana EEUU es la sede de una cumbre de líderes de todas las Américas por primera vez en 28 años. Lo que debería ser una oportunidad de oro para que Washington muestre su liderazgo, en lugar corre el riesgo de resaltar la disminución de la influencia de EEUU en esa región.

El presidente de México, el aliado más importante de EEUU y su mayor socio comercial regional, no asistió a la cumbre. Andrés Manuel López Obrador descartó ir después de que Washington se negó a invitar a los altos mandatarios de Cuba, Nicaragua y Venezuela porque sus países no son democracias.

Honduras y Bolivia también rechazaron la cumbre por la lista selectiva de invitados. Los presidentes de El Salvador y Guatemala, ambos dolidos por las críticas estadounidenses, parecían improbables de ir. Jair Bolsonaro de Brasil sólo accedió a presentarse después de extraerle la promesa de una primera reunión bilateral con Joe Biden, el presidente estadounidense. Las naciones del Caribe presionaron con éxito para evitar que EEUU invitara al jefe de la oposición de Venezuela, Juan Guaidó.

Las disputas son desafortunadas porque América Latina importa. Como importante productor de combustibles y alimentos, la región podría ayudar a llenar el vacío en el suministro global dejado por la guerra en Ucrania y el boicot a Rusia. América Latina tiene las mayores reservas de litio del mundo y es rica en otros metales. Tiene excelentes ubicaciones para la generación de energía eólica y solar. Menos felizmente, también es la fuente de la mayor parte de la cocaína del mundo.

Cuando Bill Clinton convocó la inaugural Cumbre de las Américas en 1994, no necesitó engatusar a los presidentes para que vinieran. Se ofreció una iniciativa audaz: la promesa de un área de libre comercio que se extendería desde Alaska hasta Tierra del Fuego. Esas negociaciones terminaron en un fracaso, pero la idea sigue siendo un hito para la ambición de EEUU en la región.

A juzgar por ese criterio, las ofertas prometidas para esta semana parecen escasas. Washington está promocionando una “asociación para la prosperidad económica”, una declaración de migración y la promesa de US$300 millones en asistencia. Éstos son malos sustitutos de acuerdos comerciales ambiciosos y grandes inversiones en infraestructura, que podrían transformar las perspectivas de crecimiento de América Latina y estimular a las empresas estadounidenses a trasladar la fabricación más cerca de casa.

Las ausencias de México y Centroamérica y la falta de invitaciones a Cuba, Nicaragua y Venezuela son particularmente incómodas para la declaración migratoria. No llevará las firmas de los presidentes de los países detrás del mayor aumento de cruces fronterizos ilegales de EEUU en dos décadas.

La aversión de la administración Biden a los nuevos tratados comerciales le ha robado lo que debería ser una victoria para el país. Los gobiernos proestadounidenses de Ecuador y Uruguay se encuentran entre los frustrados por la dificultad de involucrar a Washington para negociar sobre comercio e inversión. Ha habido otras decepciones. Poco se ha hecho para cambiar las políticas de castigo de la era Trump que no lograron llevar la democracia a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

China, por el contrario, ha estado activamente involucrada. Durante los 15 años hasta 2020, sus bancos estatales han prestado US$137 mil millones a América Latina y sus empresas han realizado adquisiciones por US$83 mil millones. China se ha convertido en el mayor socio comercial de América del Sur y más de 20 países de la región se han suscrito a la iniciativa de infraestructura de la Franja y la Ruta de Beijing.

China ha puesto los negocios en primer lugar, haciendo la vista gorda ante la corrupción y las preocupaciones de gobernanza. Eso no puede ser bueno para América Latina. Washington tiene razón al insistir en la democracia y la transparencia, pero necesita ofrecer recompensas además de castigos. A menos que pueda comprometerse con una agenda mucho más audaz sobre comercio e inversión, y un replanteamiento de la política sobre Cuba y Venezuela, EEUU se verá cada vez más superado en su propio vecindario por Beijing.

Comparte en: