Close

Estancamiento de América Latina es aún peor que la década de 1980, dice funcionario de la ONU

Los nuevos líderes de izquierda deben centrarse tanto en el crecimiento como en la distribución de la riqueza, argumenta José Manuel Salazar-Xirinachs.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Lunes 28 de noviembre de 2022 I 08:10
Comparte en:

Por Michael Stott

La débil inversión, la baja productividad y la educación inadecuada han condenado a América Latina a un período de fracaso económico aún peor que la “década perdida” de 1980, según el principal funcionario económico de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la región.

José Manuel Salazar-Xirinachs, nuevo titular de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de la ONU, dijo que el estancamiento de la última década contrasta no sólo con el crecimiento anual de 5,9% de la década de 1970 sino también con el 2% alcanzado en la década de 1980, una década turbulenta para América Latina caracterizada por una ola de crisis de deuda.

“Esto es terrible y debería ser una advertencia”, dijo sobre el descenso al estancamiento, con un crecimiento económico anual promedio en la década hasta 2023 de solo 0,8%. “El reto es cómo volver al 5,9% anual”.

Salazar-Xirinachs, en declaraciones al Financial Times (FT) desde la base de la Cepal en Chile, también instó a los tres nuevos líderes de izquierda de la región a priorizar el crecimiento sobre el deseo de compartir el botín de la riqueza. Brasil, Colombia y Chile han elegido presidentes de izquierda en el último año.

“En general los progresistas en América Latina se han preocupado por la distribución pero no por la creación de riqueza”, dijo el economista costarricense. “Necesitamos ambas cosas y van de la mano”.

América Latina ha crecido más lentamente que casi cualquier otra parte del mundo durante la última década. La región fue duramente golpeada por la pandemia, sufriendo más de una cuarta parte de todas las muertes por coronavirus registradas, a pesar de tener sólo el 8,4% de la población mundial.

Salazar-Xirinachs dijo que el mal desempeño se debió a la falta de inversión y la educación deficiente, que afectaron la productividad. Sin embargo, también enfatizó que gastar más dinero en educación no era necesariamente la respuesta, y señaló cómo su Costa Rica natal había aumentado sustancialmente el gasto en educación, pero no había visto los resultados esperados.

Líderes democráticamente elegidos en América Latina enfrentan desafío abrumador

La Cepal ha estado ligada durante mucho tiempo a la “teoría de la dependencia”, la idea de que los productores de materias primas están atrapados en un sistema económico mundial injusto que les impide ascender en la cadena de valor, y en el pasado ha abogado por la industrialización dirigida por el Estado como respuesta.

Pero Salazar-Xirinachs, quien anteriormente trabajó en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización de los Estados Americanos (OEA), dijo que esperaba que la región pudiera escapar del estancamiento económico mediante la adopción de lo que llamó “desarrollo productivo”.

Esto significa aprovechar el dinero público y privado para desarrollar bienes de alto valor agregado y servicios tecnológicos en sectores como dispositivos médicos, vehículos eléctricos, energía verde y productos farmacéuticos. Esto se ha logrado mejor mediante la creación de "agrupaciones" cerca de universidades e institutos de investigación.

Salazar-Xirinachs dijo que la región vasca de España había utilizado con éxito el modelo, pero que sólo se había utilizado esporádicamente en América Latina, por ejemplo, en la región de Bogotá de Colombia o en el sector automotriz en México.

William Maloney, economista jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, estuvo de acuerdo en que la baja inversión y la baja productividad estaban en el centro de los problemas económicos. Otras prioridades incluyeron mejorar la eficiencia del gasto gubernamental, hacer que los sistemas tributarios sean más progresivos y el número de técnicos, ingenieros y gerentes de nivel medio capacitados, agregó Maloney.

Los países latinoamericanos comercian menos entre sí que con cualquier otra región, con sus economías orientadas a exportar materias primas a EEUU, Europa y China.

Salazar-Xirinachs quiere ver un mayor enfoque en medidas prácticas para facilitar el comercio entre regiones, incluyendo el comercio de servicios, en lugar de las grandes declaraciones políticas que han caracterizado los esfuerzos pasados de integración latinoamericana.

Las negociaciones comerciales han producido acuerdos sofisticados con EEUU o Europa, pero no buenos acuerdos regionales.

Lula expone visión expansiva de la política exterior brasileña con miras a recuperar terreno internacional

Comparte en: