Close

Lula expone visión expansiva de la política exterior brasileña con miras a recuperar terreno internacional

El Presidente electo ha tomado distancia de la estrategia de Jair Bolsonaro y ha optado por enfatizar multilateralismo, medio ambiente y mayor integración regional.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Viernes 25 de noviembre de 2022 I 08:10
Comparte en:

Por Bryan Harris
Sao Paulo

En la cumbre climática COP27 en Egipto la semana pasada, el presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, fue elogiado por sus promesas de poner fin a la deforestación ilegal y combatir el calentamiento global.

Pero en su discurso a los delegados, Lula, quien asume el cargo el 1 de enero, también expuso una visión expansiva de la política exterior brasileña en los próximos cuatro años. Hizo hincapié en el multilateralismo, los esfuerzos renovados hacia la integración regional latinoamericana, la profundización de los lazos con las naciones en desarrollo y su deseo de reformar la ONU.

“Quiero decir que Brasil está de regreso. Regresamos para reconectarnos con el mundo”, dijo el hombre de 77 años, quien se quejó de que la nación más grande de América Latina había estado aislada en gran medida por Occidente durante el mandato del actual líder Jair Bolsonaro.

Para Celso Amorim, el principal asesor de política exterior de Lula, el discurso en Sharm el-Sheik fue una señal clara de que Brasil estaba listo para ser más ambicioso en su agenda de política exterior.

“Ya ha comenzado. Habrá un gran énfasis en combatir el cambio climático, una integración más profunda con América Latina, específicamente la integración sudamericana, y relaciones renovadas con África”, dijo Amorim, quien se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores durante el primer mandato de Lula entre 2003 y 2010.

“La reforma de la gobernanza global será parte de ello, al igual que las buenas relaciones con EEUU y China”, dijo, y agregó que Brasil agradeció los recientes comentarios del presidente de EEUU, Joe Biden, de que no había necesidad de una “nueva Guerra Fría” entre las superpotencias.

Amorim dijo que se enfocaría en revivir Unasur, la Unión de Naciones Suramericanas, un bloque formado originalmente por el difunto líder socialista venezolano Hugo Chávez para contrarrestar la influencia de Estados Unidos, y reforzar el bloque comercial sudamericano, Mercosur, pero "manteniendo su esencia, que es una unión aduanera”.

Dijo que la administración de Lula trabajaría para finalizar el acuerdo comercial UE-Mercosur estancado durante mucho tiempo, pero que ambas partes querían ajustes, potencialmente "en forma de una carta complementaria".

“Tenemos que tener cierta flexibilidad en términos de estar abiertos a desarrollar nuevas industrias, industrias verdes y tener más libertad para producir medicamentos y vacunas. Queremos ver muy claramente la letra pequeña en estos temas”.

Brasil ha abogado durante mucho tiempo por un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y en su discurso en Egipto, Lula pidió una revisión del organismo, diciendo que el mundo no era el mismo que en 1945, una demanda de la que se hizo eco Amorim, quien dijo que el mayor El grupo G20 de economías líderes estaba “más cerca de lo que el mundo necesita”.

Líderes democráticamente elegidos en América Latina enfrentan desafío abrumador

Lula diplomático

Los diplomáticos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, conocido como Itamaraty, han acogido ampliamente la retórica de Lula, que señala un regreso al multilateralismo. Bajo Bolsonaro, Brasil se centró en las relaciones bilaterales con EEUU bajo el expresidente Donald Trump y otras naciones dirigidas por líderes populistas, como Hungría e Israel.

El líder ultraderechista demoró en reconocer la victoria electoral de Biden en 2020 y enardeció a la opinión internacional con su actitud laxa en la protección del medio ambiente y el desdén por las vacunas contra el Covid-19.

“Lula y Amorim son ciertamente más activos. Lula entiende la importancia de la diplomacia más que la mayoría de los presidentes. Esas son buenas noticias para nosotros”, dijo un diplomático en Brasilia.

“También tienden a decir las cosas correctas a nivel internacional, comenzando con las posiciones sobre el medio ambiente, por lo que no nos avergonzaremos con tanta frecuencia”.

Rubens Ricupero, exalto diplomático y ministro de gobierno, dijo que Lula había encontrado un “tema de ensueño” con el medio ambiente. “Le puede dar muchos dividendos en términos de prestigio y reconocimiento sin ningún costo inmediato”.

Sin embargo, Lula enfrentará desafíos dependiendo de cómo elija relacionarse con Rusia y con los regímenes autoritarios en América Latina, dijo Ricupero.

El presidente electo sorprendió a los observadores occidentales a principios de este año cuando sugirió que Kiev era tan responsable de la guerra en Ucrania como Moscú. También enfrenta críticas regulares y fulminantes en casa por los lazos amistosos entre su Partido de los Trabajadores y los gobiernos autocráticos en Nicaragua, Venezuela y Cuba. El año pasado dijo que Cuba “podría ser como Holanda si no tuviera el bloqueo (estadounidense)”.

“Lula se queda estancado en el pasado cuando trata estos temas, especialmente cuando lo comparas con la nueva ola de presidentes de izquierda en Latam, como Gabriel Boric en Chile, que claramente condenó a los rusos”, dijo Ricupero. “Lula y su partido aún tienen un legado de antiamericanismo y tienden a ver los conflictos, como la guerra de Ucrania, a través de los ojos del movimiento tradicional de países no alineados”.

Amorim, quien es un candidato potencial para retomar su papel como ministro de Relaciones Exteriores, restó importancia a los comentarios de Lula sobre Ucrania, pero dijo que el mundo necesitaba "ser urgente en cuanto a la paz".

“Sí, Rusia se equivocó y debería ser condenada. Pero las sanciones no resuelven el problema y proceder indefinidamente no resolverá el problema”, dijo.

“Tenemos que negociar a través de un pequeño grupo de países, incluidos EEUU, Turquía y China, alguien que sea capaz de persuadir a (el presidente ruso Vladimir) Putin”, dijo, y agregó que la historia mayoritariamente pacífica de Brasil lo convertiría en un buen intermediario.

En los dos mandatos anteriores de Lula, Brasil vio su pertenencia al bloque Brics con Rusia, India y China como una herramienta importante para la cooperación mundial.

Para Sergio Amaral, exembajador en Washington y asesor del Consejo Brasileño de Relaciones Internacionales, el gran desafío de Lula será equilibrar la relación entre China, el mayor socio comercial de Brasil, y EEUU.

“Mi principal preocupación es que no debemos tomar partido. Deberíamos tener buenas relaciones con China, pero no en detrimento de Estados Unidos”.

El presidente estadounidense llamó a Lula para felicitarlo poco después de su victoria electoral el mes pasado y el presidente electo se ha manifestado sobre su deseo de un encuentro bilateral lo antes posible.

“Las buenas relaciones no significan luz verde para todo”, dijo Amaral. “Pero ahora compartimos valores comunes y esto allana el camino para una agenda más positiva”. 

Comparte en: