Close

Brasil busca abordar déficit con ambicioso programa económico

Una serie de medidas, que incluyen aumentos de impuestos y recortes del gasto, buscan convertir el déficit proyectado de Brasil este año de más de 231 mil millones de reales (US$ 45 mil millones) en un superávit superior a 11 mil millones de reales.
Financial Times / Foto: Reuters I Publicado: Viernes 13 de enero de 2023 I 10:50
Comparte en:

Bryan Harris en Sao Paulo

El gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva anunció este jueves sus primeras medidas económicas, describiendo una serie de aumentos de impuestos propuestos y recortes de gastos destinados a convertir el déficit proyectado de Brasil este año de más de 231 mil millones de reales (US$ 45 mil millones) en un superávit de más de 11 mil millones de reales.

Sin embargo, el ministro de Finanzas, Fernando Haddad, advirtió que este objetivo resultaría difícil y dijo que el gobierno se contentaría con terminar este año con un déficit de menos de 1% del Producto Interno Bruto, mejor que las previsiones de 2,1%.

Tras los violentos disturbios en Brasilia del domingo, muchos esperaban que se pospusiera el anuncio, pero el Ministerio de Economía decidió demostrar que su trabajo no había sido interrumpido.

Medidas impopulares

Haddad estuvo acompañado por otros dos ministros y altos secretarios en un gesto destinado a transmitir el amplio respaldo de la administración a las medidas, que probablemente resulten impopulares entre los votantes.

Sin embargo, pueden mitigar las preocupaciones del mercado sobre las cuentas públicas de la nación y el compromiso del gobierno con la rectitud fiscal.

“Este programa de reestructuración fiscal se basa en el supuesto de que no hay un crecimiento sostenible duradero con un déficit de 230 mil millones de reales”, dijo Simone Tebet, ministra de Planificación, quien anunció el paquete junto con Haddad.

Este déficit "significa que no podemos crear espacio para el empleo y la generación de ingresos con el 2% del PIB ya comprometido”, agregó Tebet. “Esto afecta las tasas de interés y, en consecuencia, la viabilidad de que Brasil vuelva a crecer”.

Haddad calificó el déficit primario de “absurdo” cuando asumió formalmente el cargo el 2 de enero.

El paquete prevé aumentar los ingresos en más de 190 mil millones de reales y reducir los gastos en 50 mil millones.

Esto se hará a través de una serie de cambios en la tributación, incluida la revocación de una exención para las grandes empresas no financieras adoptada en los últimos días de la administración anterior de Jair Bolsonaro. Las medidas también cambiarán la forma en que las empresas pueden generar créditos fiscales con el impuesto ICMS, un impuesto a nivel estatal sobre el movimiento de mercancías.

Voto de calidad

Además, buscan restaurar el llamado voto de calidad del gobierno en el Consejo Administrativo de Apelaciones Tributarias, un tribunal que juzga las disputas tributarias. Restaurar este voto prácticamente garantiza que el gobierno federal ganará las disputas cuando haya un empate en la sentencia de la corte, lo que sucede con frecuencia. Esto a su vez conducirá a mayores ingresos.

El Congreso votó para quitar el voto de calidad del gobierno en 2020 durante la administración de Bolsonaro.

El paquete económico está compuesto por una serie de ordenanzas ministeriales y varios decretos presidenciales y órdenes ejecutivas que deben ser votadas en el Congreso, lo que podría presentar algunos obstáculos.

Mariam Dayoub, economista jefe de Grimper Capital, dijo que el paquete era una “buena estrategia hasta que se elaboren más medidas estructurales. El mercado ya reaccionó bien a la noticia cuando se filtró la semana pasada y creo que seguirá reaccionando bien”.

Sergio Vale, economista jefe de MB Associados, dijo que el mercado estaba esperando que Haddad anunciara un nuevo marco fiscal y la propuesta de reforma tributaria del gobierno.

“El objetivo anunciado es ciertamente ambicioso. Probablemente no suceda todo lo que el gobierno pronostica. Haddad ya lo señaló”, dijo Vale.

Comparte en: