Close

Argentinos recurren al mercado negro de dólares a medida que la crisis empeora

La brecha entre el dólar del mercado negro y la tasa oficial controlada artificialmente se ha ampliado a más del 150%, un nivel visto por última vez durante la hiperinflación de Argentina en 1989-1990, según el corredor Portfolio Personal Inversiones.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Lunes 25 de julio de 2022 I 08:38
Comparte en:
Por Lucinda Elliott y Michael Stott
Buenos Aires / Londres


La confianza en la economía argentina se está evaporando a medida que el gobierno enfrenta las luchas políticas internas, una pila cada vez mayor de deuda interna y una inflación que se acerca al 90%.

El dólar estadounidense se ha disparado a nuevos máximos en el mercado negro, ya que los argentinos, limitados a comprar US$ 200 dólares, se apresuran a acudir a los cambistas para deshacerse de sus pesos que se devalúan rápidamente. El viernes, los dólares se vendían en las calles de Buenos Aires a 337 pesos, un 15% más en solo una semana.

El rápido deterioro de la confianza y la creciente dificultad del gobierno para financiarse a sí mismo están generando temores de una crisis económica, similar a las que han sacudido periódicamente al exportador de granos sudamericano durante el último medio siglo.

“El riesgo de una aceleración en el ritmo al que empeora la economía argentina es significativo”, advirtió Citi este mes.

La brecha entre el dólar del mercado negro y la tasa oficial controlada artificialmente se ha ampliado a más del 150%, un nivel visto por última vez durante la hiperinflación de Argentina en 1989-1990, según el corredor Portfolio Personal Inversiones.

Argentina ha estado en gran medida aislada de los mercados de deuda internacionales desde su incumplimiento en 2020. En cambio, el gobierno se está financiando a sí mismo mediante la impresión de dinero y la deuda interna, la mayoría de la cual está vinculada a la inflación y tiene tasas de interés cada vez más altas.

El presidente Alberto Fernández ha descartado la perspectiva de una devaluación puntual. Sin embargo, muchos argentinos y economistas bancarios temen que la economía empeore mucho antes de mejorar.

“Las ventas de dólares están más locas que nunca”, dijo al Financial Times Adán, de 28 años, que cambia dinero ilegalmente en el centro de Buenos Aires y prefirió no dar su nombre completo. “Lo único que los clientes no quieren retener son pesos... muchos hacen preguntas sobre lo que sucederá después”.

Efecto FMI

La abrupta renuncia del ministro de Economía, Martín Guzmán, el 2 de julio, siguió a meses de disputas dentro de la coalición peronista gobernante. Aumentó la preocupación sobre la capacidad del gobierno débil e impopular de Fernández para lidiar con la situación que se deteriora rápidamente.

“Decidí hacer una gran compra que había estado posponiendo porque sabía que los mercados se volverían locos cuando el ministro renunciara”, dijo Paige Nichols, una consultora de marketing de 35 años, mientras compraba en Buenos Aires.

Guzmán se fue solo tres meses después de negociar un acuerdo de reestructuración de deuda de US$ 44 mil millones con el FMI. Pero sus promesas de controlar el déficit presupuestario fueron fuertemente rechazadas por la poderosa vicepresidenta Cristina Fernández y sus aliados radicales. Ella cree que los peronistas deberían gastar más para proteger a los votantes de la creciente inflación antes de la carrera presidencial de 2023.

A pesar de la prematura salida de Guzmán, los funcionarios del FMI creen que los objetivos económicos que el fondo acordó con Argentina aún pueden ser cumplidos por su sucesora, Silvina Batakis, si se mueve rápidamente.

Editorial FT: Es hora de que el FMI le muestre a Argentina un poco de amor duro

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI, dijo que Batakis entendió "el propósito de la disciplina fiscal" y describió una primera llamada "muy buena" con el ministro.

Pero los acontecimientos corren el riesgo de superar a Batakis, una figura poco conocida que pocos creen que tiene la influencia política para lograr los recortes en los subsidios a la energía y las reducciones en la impresión de dinero que eludieron a su predecesor. “Ninguna medida será efectiva hasta que quede claro que la vicepresidenta Cristina y su grupo no sabotearán a Batakis”, dijo el grupo de riesgo político Eurasia en una nota.

Mientras tanto, la inflación alcanzó el 64% anual en junio y se pronostica que se acelerará más allá del 90% para fines de año, según Morgan Stanley.

A pesar de los altos precios mundiales de las materias primas, las reservas netas de divisas extranjeras de Argentina rondan los US$ 2.400 millones. Las costosas importaciones de energía tienen parte de culpa, pero los exportadores de granos del país también están acaparando su cosecha por temor a una devaluación inminente, en lugar de enviar y recibir el pago en pesos al tipo de cambio oficial desfavorable.

La deuda soberana de Argentina con los acreedores privados, que solo se reestructuró en 2020, se está negociando nuevamente en territorio en dificultades. Y se espera que el país entre en una breve recesión este año, con contracciones en el segundo y tercer trimestre, según una encuesta del banco central.

Ignacio Labaqui, analista senior de Medley Global Advisors en Buenos Aires, dijo que los factores económicos son solo una parte del problema. “Incluso si el gobierno anunció un plan económico coherente, Fernández carece de credibilidad”, dijo. La coalición gobernante no ha logrado tranquilizar al público, “es una cuestión de cuándo devalúan, no de si”.

Dos pilares del acuerdo del FMI son reducir el déficit fiscal durante tres años y frenar la impresión de dinero del banco central para financiarlo. Buenos Aires aceptó estas condiciones de ajuste de cinturón a cambio de un período de gracia de cuatro años y medio en los pagos del FMI, con reembolso total para 2034.

Medidas locales

Argentina se limita a imprimir 765.000 millones de pesos (US$ 5.800 millones) durante todo el año para financiar su déficit. Pero el Banco Central ya imprimió 630.000 millones de pesos este año, más de la mitad del último mes y medio.

En un intento de alentar a los inversionistas a comprar notas del Tesoro, la semana pasada el banco central de Argentina les prometió que si los precios caían, el banco protegería la inversión. Los analistas dijeron que esto podría llevar al banco a imprimir aún más pesos para respaldar la nueva garantía.

Se estima que 900.000 millones de pesos (US$ 6.800 millones) de deuda en moneda local vencen solo en septiembre. La confianza en la capacidad del gobierno para renovar este préstamo está disminuyendo en medio de preocupaciones sobre su capacidad de pago y una posible devaluación inminente, a pesar de las negativas oficiales.

Reducir el déficit fiscal antes del pago de intereses del 3% del PIB el año pasado al 2,5% en 2022, como se describe en el acuerdo del FMI, también parece difícil de cumplir. Los subsidios a la energía, una de las principales razones de la tinta roja, casi se duplicaron durante los 12 meses hasta junio, según Julián Rojo, analista de General Mosconi, un grupo de expertos local.

Además del deterioro de la economía, está la política conflictiva de Argentina antes de las elecciones del próximo año, que es probable que pierdan los peronistas. “El riesgo de un colapso del gobierno no es despreciable en Argentina, dada la crisis económica en curso. La capacidad del gobierno para completar el mandato presidencial actual es motivo de preocupación”, dijo Labaqui.

Comparte en:

Lina Contreras, Gerenta de Restaurantes de Uber Eats Cono Sur, Región Andina y el Caribe.

Personaje

AEROCARDAL / STUDIO DF