Close

Después de los venture capital: las IPO de startups se avecinan en Latinoamérica

Las empresas latinoamericanas lograron recaudar US$ 14.800 millones durante 2021 en respaldos a través de inversiones en venture capital (VC), siendo las series A y B en las que más se invierte.
Por Déborah Donoso Moya I Publicado: Miercoles 2 de febrero de 2022 I 08:05
Comparte en:

De un total de 18 unicornios con origen en América Latina, nueve fueron logrados en 2021. Estas empresas incluyen a la empresa de pagos Clip (de México); el productor de proteínas vegetales NotCo (de Chile); y CargoX (de Brasil), que conecta a camioneros con corporaciones.

Según señaló Juan Pablo Sánchez, CEO y cofundador de Bluebox -la compañía mexicana que asesora a grandes empresas en Corporate Venture Capital (CVC)-, el año 2021 fue récord para Latinoamérica en inversión de fondos corporativos directamente en startups externas, debido al esfuerzo de varios países de la región en generar políticas públicas para desarrollar un ecosistema en este sector.

“Lo que esas políticas públicas detonaron fue la construcción de muchos fondos de inversión privados y también públicos”, recordó Sánchez, quien añadió que con la pandemia se aceleró la absorción tecnológica llevando a las startups a empezar a competir y a crecer exponencialmente.

Un ejemplo de esto, según el ejecutivo, fueron las PropTech y las FinTech, "que empezaron a tener una expansión que a todos los venture capital, no sólo de Latinoamérica, llamó la atención”.

Con este avance, las firmas de capital de riesgo a nivel global empezaron a ver a la región como “un mercado potencial, teniendo en cuenta los 650 millones de habitantes yque tiene mucho que dar en relación a construcción del PIB, porque sólo aporta el 8% del PIB global”, detalló.

En 2021 se empezó a consolidar este interés y los grandes fondos de inversión vieron una oportunidad de crecimiento en la región. Ello llevó a que las firmas respaldadas por los venture capital recaudaran US$ 14.800 millones en unos 722 acuerdos. “Eso es más que el capital total invertido en la región en los seis años anteriores combinados”, apuntó Sánchez.

Desafíos para las partes

Pero no todo es tan simple en este proceso de crecimiento de inversiones. 

Según comentó el cofundador de Bluebox, los levantamientos de capital suelen ser “tortuosos” y algunas veces las startups terminando por desenfocarse de su operación diaria durante el período.

A su juicio, entonces, uno de los mayores desafíos es que estos procesos sean ágiles para que no se desvíen de su principal objetivo que es crecer. 

Desde la vereda de los venture capital, el reto está en “identificar las valuaciones adecuadas, ya que este crecimiento exponencial permite que lleguen oportunidades de inversión, fuera de contexto a sus realidades. Por lo tanto, deben identificar qué startups vale lo que dice valer”.

Tecnología financiera e inmobiliaria

En el análisis de las operaciones del año pasado, destaca que los venture capital estuvieron más enfocados en las FinTech y en nuevas oportunidades, como las que surgieron con las PropTech (desarrollos para el sector inmobiliario).

Para 2022, todo apunta a que la tendencia se mantendrá. “Algunas de las industrias que demuestran crecimiento latente, como las FinTech, continuarán siendo el foco", dijo el ejecutivo.

Sin embargo, desde las perspectivas de acceso al financiamiento de esta industria, “Latinoamérica está a años luz de otros países, incluso de los africanos como Nigeria, que cuando llegas visualizas el impacto que tiene el acceso al capital”, comentó.

En el caso de las PropTech, Sánchez identificó también grandes oportunidades. Y es que, dijo, "es una industria creciente, considerando que en nuestros países todavía no existe, por ejemplo, los casos de éxito de EEUU, donde la mayoría de las transacciones inmobiliarias se hacen en línea".

"Estamos en camino a eso, para lo cual surgen algunas startups brasileñas con valuaciones de unicornios; otras colombianas como House o mexicanas, como Homie, que empiezan a tener valuaciones importantes”, explicó.

Ahora bien, no descartó otras industrias como la HealthTech. Tal es el caso del "concepto de la telemedicina por necesidad (a raíz de la pandemia), pero esa forma de consumo va a empezar a tomar relevancia con el pasar de los años”, detalló Sánchez.

El futuro de las inversiones en la región

El ejecutivo consideró que, si bien el año 2021 fue el año de los venture capital, “el próximo paso en Latinoamérica es empezar a escuchar de IPOs de startups tecnológicas; es decir cuando empiezan a cotizar en bolsas locales o inclusive en Wall Street, en su índice Nasdaq". "Creo que ese es el próximo paso del ecosistema”, agregó.

Ello vendría explicado por el hecho de que casi el 50% de los unicornios latinoamericanos surgieron en 2021. Por lo tanto, “si les damos tres años más, vamos a empezar a ver estos casos de éxito que van a incentivar aún más el desarrollo de los venture capital y las startups. El año 2021 es sólo una base de lo que veremos” en adelante, dijo.

El CEO de Bluebox tiene sus expectativas puestas en las startups latinoamericanas y su eventual cotización en bolsa. “Creemos que los emprendedores van a cambiar el mundo, las startups son la solución para los retos y Nasdaq será el lugar donde cotizarán”, apuntó.

Sánchez proyecta que en 2022 habrá un unicornio por país.En Colombia tengo identificada una compañía de herramientas, que el 10 de enero alcanzó una valoración de US$ 800 millones; está a US$ 200 millones de ser unicornio y eso es simplemente un paso más. En México visualizo algunas startups enfocadas en FinTech y algunas en Proptech. En Chile también tendremos al menos un unicornio y en Brasil veremos un par de oportunidades”, concluyó.

Precisamente, este martes, la chilena Betterfly alcanzó ese status, al dar por terminada una nueva ronda de financiamiento. Con ello, se sumó a sus connacionales NotCo y Cornershop. 

Comparte en: