Close

Partidarios de Bolsonaro rechazan las malas noticias de las encuestas electorales de Brasil

Los sondeos muestran consistentemente una ventaja del expresidente izquierdista Lula en las elecciones del 2 de octubre.
Por Financial Times, editado por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Lunes 26 de septiembre de 2022 I 10:36
Comparte en:

Por Bryan Harris, Michael Pooler y Carolina Ingizza
São Paulo

Fábio Faria, el ministro de Comunicaciones de Brasil, no pudo contener su irritación cuando las nuevas encuestas para las elecciones presidenciales del país la semana pasada mostraron que el titular Jair Bolsonaro todavía estaba más de 10 puntos porcentuales por detrás.

“Basta de estas encuestas absurdas. Se acerca el momento de la verdad”, dijo Faria, quien, como muchos partidarios del presidente derechista, cree que el puñado de encuestadores principales del país está sesgado a favor del líder de la carrera, el exlíder de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva.

Durante meses, una serie de encuestas han mostrado que Lula está a la cabeza con un 45% de apoyo del electorado frente a un 35% de Bolsonaro. En los últimos días, esa brecha se ha ampliado aún más, y algunas encuestas sitúan ahora al exlíder sindical en un 47%, dentro del margen de error para una victoria en la primera ronda.

Si ningún candidato gana más del 50% en la primera ronda el 2 de octubre, la carrera pasará a una segunda a fin de mes.

Sin embargo, para los partidarios de Bolsonaro, estas encuestas no reflejan los verdaderos deseos de la democracia más grande de América Latina. Para ellos, la capacidad del presidente para organizar grandes eventos de campaña, como un mitin este mes en la playa de Copacabana en Río de Janeiro que atrajo a decenas de miles, es una clara señal de su primacía.

El mismo Bolsonaro dijo la semana pasada que esperaba ganar en la primera vuelta. Si no, “algo anormal habrá pasado”, dijo. Los comentarios han vuelto a generar temores de que, si pierde, el excapitán del ejército podría denunciar fraude e impugnar los resultados como lo hizo el expresidente estadounidense Donald Trump después de las elecciones estadounidenses de 2020.

Soraya Thronicke: la candidata que se abre camino en Brasil al oponerse a Lula y Bolsonaro

El rol de las encuestas

“La población quiere que nuestro gobierno continúe. Estas encuestas no sirven para nada”, dijo.

El puñado de encuestadoras principales de Brasil, incluidas Datafolha, Ipec y Quaest, defienden con vehemencia sus metodologías y precisión. Los partidarios de Bolsonaro los acusan regularmente de no haber pronosticado su éxito en 2018, a pesar de que los resultados de esa carrera coincidieron en general con sus modelos.

“Los partidarios de la política son como los aficionados al fútbol. Tienen un papel fundamental durante los 90 minutos de partido: apoyar, creer y animar. Las encuestas, así como el puntaje final, actúan como un balde de agua fría sobre este comportamiento”, dijo Felipe Nunes, fundador de Quaest.

“Los hinchas tanto de Lula como de Bolsonaro aplauden y se quejan de los resultados de las encuestas, como hacen los hinchas de fútbol con los árbitros cuando se sanciona una falta. Pero no hay ninguna base para creer que las encuestas han sido inexactas. Al contrario, los institutos serios han descrito bien los cambios de humor de la opinión pública”.

Sin embargo, algunos analistas han señalado que los retrasos en el censo relacionados con la pandemia significan que los encuestadores no tienen una visión completa de la población, particularmente en lo que respecta a la ponderación que se debe dar a los diferentes grupos de ingresos. Esto podría afectar los resultados.

“La postergación del censo de 2020 compromete la precisión de las encuestas de hogares y electorales, ya que ni (la agencia oficial de estadísticas) ni nadie en Brasil conoce la realidad, con precisión, del perfil de la población brasileña”, dijo José Eustáquio Diniz Alves, investigador de demografía que trabajaba para el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística.

“Por ejemplo, Lula tiene una mayor proporción de intenciones de voto entre la población de bajos ingresos y Bolsonaro tiene una mayor proporción de intenciones de voto entre los estratos de mayores ingresos. Pero, ¿cuál es el peso estadístico de los diferentes estratos de ingresos? Nadie lo sabe con precisión", dijo.

Los allegados a Bolsonaro también creen que sufre en las encuestas porque los encuestados son reacios a admitir abiertamente que votarán por él. El fenómeno se conoce como el voto envergonhado, el voto avergonzado.

Minas Gerais: el estado clave que enfrenta a Bolsonaro y Lula en las elecciones

Nunes de Quaest, sin embargo, negó que esto jugara un papel. Dijo que la empresa había realizado tres estudios separados utilizando diferentes metodologías para tratar de dar cuenta de este fenómeno. En los tres, encontraron que los votantes no se avergonzaban de apoyar a Bolsonaro sino a Lula, dada la asociación del expresidente con un gran escándalo de corrupción que sacudió a Brasil entre 2014 y 2017.

Neale El-Dash, un estadístico que dirige un sitio web agregador de encuestas, dijo que históricamente las encuestas en Brasil eran "bastante precisas" y que la campaña de Bolsonaro contra los encuestadores era "más una estrategia para tratar de motivar a los votantes". No se basa en la realidad”.

La investigación de la intención de voto no estuvo exenta de desafíos, agregó. Las entrevistas telefónicas no pueden llegar al 10% de los brasileños que no tienen acceso a un teléfono móvil o fijo. Mientras tanto, las entrevistas cara a cara pueden ser difíciles en bloques de apartamentos cerrados o peligrosas, particularmente en las densas favelas del país, donde el crimen organizado suele estar presente.

Los partidarios de Bolsonaro citan regularmente a Paraná Pesquisas, un pequeño organismo, como la encuestadora más confiable. La investigación del grupo ha puesto a Lula y Bolsonaro en un empate técnico.

Esta semana, el periódico local Folha de São Paulo reveló que Paraná Pesquisas había recibido 2,7 millones de reales brasileños (US$ 500.000) del partido Liberal de Bolsonaro antes de la campaña electoral. La encuestadora dijo que funcionó para muchos partidos políticos y que otras empresas habían recibido fondos similares.

Nara Pavão, profesora de ciencias políticas en la Universidad Federal de Pernambuco, dijo que el deseo de estar del lado ganador a menudo significa que los votantes tienden a alinearse naturalmente con los candidatos que lideran las encuestas.

“La consolidación de Lula como candidato viable no hará que un bolsonarista cambie de opinión y vote por Lula. Pero afecta mucho a los indecisos y a las personas que votarían por candidatos menos conocidos”, dijo.

“Hay un estudio que se refiere a las encuestas de opinión como profecías autocumplidas, porque, al fin y al cabo, influyen en la intención de voto y acaban confirmando la ventaja del candidato de cabeza”.

Comparte en: