Close

Soraya Thronicke: la candidata que se abre camino en Brasil al oponerse a Lula y Bolsonaro

La abogada y empresaria fue elegida senadora en 2018, por el partido de Bolsonaro. Hoy representa Unión Brasil, una coalición producto de la fusión entre Demócratas y el Partido Social Liberal. Su principal propuesta es la implementación del Impuesto Único Federal.
Por María Gabriela Arteaga / Foto: Campaña de Soraya Thronicke I Publicado: Viernes 23 de septiembre de 2022 I 14:30
Comparte en:

Hace unas tres semanas, la senadora brasileña Soraya Thronicke irrumpió de lleno en el mundo político de su país en el que se ha movido por unos cuatro años aunque, en gran parte, bajo perfil.

Con su candidatura independiente al Palacio de Planalto y su propuesta de un Impuesto Único Federal, la abogada de 49 años, oriunda del estado de Mato Grosso del Sur, logró notoriedad en el primer debate presidencial frente a figuras veteranas como el actual presidente Jair Bolsonaro y el exmandatario –líder de los sondeos actuales-, Luiz Inácio Lula da Silva.

“Expuse los grandes problemas que tienen los candidatos que encabezan las encuestas y que son sumamente dañinos para el país, como involucramiento en casos de corrupción, desvíos de carácter (decir una cosa y hacer otra, romper promesas, abandonar ideas de interés colectivo por interés personal) y falta de propuestas concretas”, contó a DFSUD.com en una entrevista por escrito.

“Me quedan dos debates más y en ambas ocasiones haré lo propio”, aseguró.

Thronicke iba a ser la compañera de fórmula de Luciano Bivar, presidente del partido Unión Brasil, pero prácticamente a última hora pasó a ser la primera carta de la agrupación, luego de que el dirigente renunciara a su intención para pasar apoyar a Lula en su carrera y así poder postularse a la presidencia de la Cámara el próximo año, con el aval del Partido de los Trabajadores (PT).  

“Que me nombraran candidata es un gran desafío, pero también un gran honor, porque conté con la aprobación de toda la dirección de mi partido en el país”, indicó.

Ahora, en base a los valores familiares que dice que la definen, “como la honestidad, la equidad y la seriedad”, busca convencer a 156,4 millones de votantes (el padrón electoral más grande de la historia de la nación amazónica) de que ella, junto al economista Marcos Cintra, son la mejor dupla para atender los problemas nacionales.

“Brasil tiene muchos problemas, pero creo que el principal, que afecta a todas las demás áreas, es la economía. Hoy, Brasil enfrenta grandes desafíos para su desarrollo, ya que nuestra economía es frágil, con alta inflación y tasas de interés, desempleo y la falta de una fuente de ingresos para gran parte de la población. Necesitamos fortalecer nuestra economía, porque cuando va bien, todo lo demás mejora”, señaló.

Jair Bolsonaro despliega a su esposa evangélica en la polarizada carrera presidencial de Brasil

Las propuestas

Siendo abogada especialista en temas tributarios (aunque también en Derecho de Familia y Sucesiones), cree fielmente en apalancar su programa de gobierno en la implementación del Impuesto Único Federal, que sustituirá a 11 impuestos federales con un solo pago.

“Esta propuesta ha sido madurada en los últimos años por varios economistas, entre ellos Cintra. Con esto, mantendremos la recaudación, distribuyendo mejor la carga entre todos los brasileños, de forma proporcional. Hoy, sólo el 70% de la población corre con los gastos del país. El resto se pierde en evasión o informalidad. Con todos contribuyendo de manera justa, podremos equilibrar las cuentas de Brasil”, explicó.

A ello suma la idea de “garantizar una fuente de ingresos para todos los que se encuentran en situación de vulnerabilidad” a través de planes de corto, mediano y largo plazo.

Con ello, dijo, se planifica la salida de ese porcentaje de la población de la pobreza extrema, garantizando “la generación de empleo y renta para todos, sin necesidad de ampliar las ayudas de emergencia en el futuro”.

El Brasil que deja Bolsonaro si pierde las elecciones de octubre

Su relación con Bolsonaro

La carrera política de Thronicke –también empresaria, dueña de una cadena de hoteles en su estado- es corta. Sin embargo, por años ha formado parte de movimientos democráticos de calle, liderando protestas contra la corrupción y patrocinando acciones contra abusos de poder e ilegalidades.

“Nunca he estado en la arena política, pero decidí participar más activamente porque entendí que los buenos ciudadanos deben ser parte de la solución”, dijo.

En 2018 fue elegida senadora –cargo que empezó a ejercer en 2019- con el apoyo de Bolsonaro. Ha defendido agendas conservadoras como el porte de armas y la penalización del aborto, además de la lucha contra la corrupción. Sin embargo, hoy hay puntos que la distancian del actual jefe de Estado.

Consultada por las razones que la convierten hoy en su adversaria, Soraya respondió: “No me distancié. Hasta hace unos meses ocupaba la vicedirección de Gobierno en el Congreso Nacional. Además, voté y apoyé casi el 100% de las agendas de este Gobierno. Sin embargo, el propio Jair (Bolsonaro) se desmarcó de las banderas que nos eligieron en 2018, en especial la lucha contra la corrupción y la economía liberal. Soy fiel a las banderas que defiendo y no al pueblo, que es susceptible de errar y corromper. Por lo tanto, sigo siendo la misma y defendiendo las mismas pautas”.

A ello suma el rechazo a los ataques que el líder de Planalto ha hecho contra las mujeres y por ello, ha asumido como propia la frase de que en ella “hay una mujer que se convierte en jaguar”.

“El juego de palabras significa que en mi tierra tenemos mujeres fuertes, que no aceptan ser maltratadas y no se llevan los insultos a casa; es una referencia al remake de la telenovela Pantanal", en el que Juma Marruá se convierte en jaguar.

“Lo que me convierte en un jaguar es el incumplimiento de promesas, la falta de carácter y respeto, la corrupción, la mentira y las personas que juegan con la bondad y la fe de los demás. Estas cosas para mí son imperdonables, sobre todo cuando vienen de los líderes políticos, ya que estas actitudes afectan la vida de toda la población”, aseveró.

El paso por el Senado

De no ganar en esta ocasión las elecciones, la abogada aseguró que queda mucho más por hacer. “La elección llega a su fin el 2 de octubre (día de la primera vuelta). Pero mi historia y lucha por un Brasil mejor apenas comienza”.

Lleva consigo su experiencia en la Cámara Alta, que destacó como “un período de gran aprendizaje”. Va por la mitad de su mandato y aún le quedan cuatro años más en el hemiciclo.

“He entendido que no basta con quejarse de los problemas, es necesario ser parte de la solución. Y con pluma en mano, puedo contribuir más a mi país, a través de acciones y propuestas que beneficien a la población brasileña. Mi papel en el Senado Federal es extenso, pero creo que el mayor legado son las banderas que defiendo, como la economía liberal y la lucha contra la corrupción”, señaló.

Así, aseguró que seguirá abriéndose camino en la política, un espacio que las mujeres han ido conquistando de a poco en la búsqueda por equilibrar la cancha. Como ella, lo han hecho la expresidenta Dilma Rousseff y Marina Silva, exministra de Medio Ambiente y quien ha corrido por la primera magistratura en dos oportunidades.

Siemens: “La sostenibilidad se ha vuelto más importante para el sector privado, pero también para los inversionistas"

Comparte en: