Close

Jair Bolsonaro despliega a su esposa evangélica en la polarizada carrera presidencial de Brasil

La cónyuge del mandatario entra en el centro de atención para aumentar el atractivo del presidente para las mujeres y consolidar su base religiosa.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Martes 6 de septiembre de 2022 I 08:50
Comparte en:

Por Bryan Harris y Michael Pooler
São Paulo

En los mítines de campaña de su esposo presidente, Michelle Bolsonaro se pasea por el escenario, invoca el poder de Dios y se acerca a la multitud con abrazos y apretones de manos.

La tercera esposa de Jair Bolsonaro, de 40 años, se ha convertido en un activo en su campaña de reelección mientras intenta galvanizar a los evangélicos y atraer a las mujeres. El presidente, que va rezagado en las encuestas antes de la primera ronda de votación del 2 de octubre, fue “el elegido por Dios”, dijo Michelle a una multitud que vitoreaba en el lanzamiento de su campaña en Río de Janeiro. “Este hombre tiene un corazón puro, un corazón limpio, además de ser hermoso”.

Ella no es la única esposa que asume un papel activo antes de lo que se espera sea una elección altamente polarizada. Rosângela da Silva, la esposa del líder de la carrera, el exjefe de Estado Luiz Inácio Lula da Silva, también es cada vez más prominente.

“Las campañas no siempre fueron así”, dijo Vera Chaia, profesora de política en la Pontificia Universidad Católica de São Paulo. “Hoy en día, el papel de las esposas se está volviendo más prominente”. Michelle Bolsonaro “usa el estilo de un pastor”, dijo.

El rol de Michelle

Michelle, nacida en Brasilia, conoció a su esposo, entonces legislador, mientras trabajaba como secretaria en el Congreso y luego se incorporó a su oficina. Aunque Michelle apenas apareció en su campaña presidencial de 2018, Bolsonaro invocaba regularmente al padre de su esposa, un conductor de autobús del noreste de Brasil, para pulir sus credenciales con los votantes de la populosa y pobre región.

Este año la ha puesto en primer plano. “La persona más importante en este momento no es el presidente de la república. No es el candidato a la presidencia. Es la señora Michelle Bolsonaro”, dijo a sus seguidores el mes pasado, con la primera dama a su lado.

Los analistas políticos dicen que su objetivo en la campaña es ayudar a reducir su tasa de rechazo entre las mujeres, a quienes no les gusta su machismo manifiesto y su historial de lenguaje misógino.

Entre las votantes femeninas, Bolsonaro está a la zaga de Lula hasta en 18 puntos porcentuales, en comparación con un déficit de 15 puntos porcentuales entre todas las categorías de votantes, según una encuesta de Datafolha.

Bolsonaro hizo poco para disipar la percepción de sexismo cuando reprendió a una periodista que hizo una pregunta en un debate presidencial reciente. También insultó a otra candidata, Simone Tebet, quien preguntó: “¿Por qué tanta ira hacia las mujeres?”.

Bolsonaro confía en los cristianos evangélicos de Brasil para revivir su candidatura por la reelección

Otro objetivo es consolidar el apoyo de Bolsonaro entre los votantes evangélicos , que representan alrededor del 30% del electorado. Aunque estos votantes tienden a simpatizar con la retórica del presidente sobre los valores familiares tradicionales, Lula compite cada vez más por su apoyo.

Malu Gatto, profesora de política latinoamericana en el University College London, dijo: “Como evangélica, Michelle habla el lenguaje de los evangélicos. Sabe transmitir lo que está en juego de una manera más genuina que Bolsonaro, que no sabe emplear con naturalidad el lenguaje que se usa en los círculos evangélicos”.

“(Con las mujeres) Michelle lo que hace es suavizar la imagen de Bolsonaro con quienes pueden dudar en apoyarlo dada su trayectoria y la forma en que habla de las mujeres”, dijo refiriéndose a su historial de declaraciones misóginas.

Sóstenes Cavalcante, líder de la bancada evangélica en la cámara baja del Congreso, dijo que la participación de Michelle en la campaña también fue importante para atraer a aquellos en el noreste del país debido a sus antecedentes familiares.

“Le destacamos al presidente la importancia de la primera dama en estas áreas. Y ya estamos empezando a ver buenos resultados”, dijo.


La esposa de Lula

Rosângela da Silva, mientras tanto, ha tomado un rumbo diferente. Conocida ampliamente como Janja, la socióloga de 56 años ha sido activista del Partido de los Trabajadores de Lula durante décadas. Comenzaron a salir después de que el expresidente enviudó en 2017 y se casaron poco después de que Lula lanzara su campaña electoral en mayo.

Lula enmarcó el matrimonio como un símbolo de su compromiso con el "amor", que quiere devolver a Brasil después de los años de lo que llama el "odio" de Bolsonaro. Pero los analistas políticos vieron la medida como una forma de rechazar los crecientes ataques conservadores de que el expresidente, que apoya los derechos LGBT+, no cree en las familias tradicionales.

Gatto de UCL dijo: “(La boda muestra) que Lula también es parte de una familia; tiene un matrimonio tradicional. Es para reforzar esta idea de Lula como una persona que valora la familia”.

Janja es una presencia visible en la campaña electoral, a menudo cantando en eventos y cuidando a Lula, quien es propenso a perder la voz después de sufrir cáncer de garganta hace una década. También se le considera una influencia en el pensamiento de Lula sobre el medio ambiente y las causas sociales, como los derechos de la mujer.

“Para mí, Janja es lo opuesto a Michelle. Ella tiene otra forma de ver el mundo, en temas como el machismo y el patriarcado, que Michelle no tiene”, dijo Fernanda Barcelos, una artista paulista de 29 años y simpatizante del Partido de los Trabajadores. “Veo a Michelle como una peona y a Janja como una activista. Para mí, son completamente opuestos”.

Comparte en: