Close

Los colombianos miran a Miami en medio de temores de fuga de capitales por llegada de Petro

Las consultas para comprar propiedades estadounidenses aumentan a medida que el presidente de izquierda apunta a las industrias ricas y extractivas.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Pexels I Publicado: Lunes 18 de julio de 2022 I 09:20
Comparte en:
Por Gideon Long
Bogotá

Las compañías de bienes raíces en Miami informaron un aumento en las consultas de colombianos que desean sacar dinero de su país y comprar propiedades en Estados Unidos, luego de la victoria de Gustavo Petro, el primer presidente verdaderamente de izquierda del país, el mes pasado.

Los colombianos están preguntando sobre viviendas existentes, lo que sugiere que podrían estar pensando en mudarse a EEUU.en lugar de simplemente invertir dinero allí, dijeron las empresas. El año pasado, la mayoría de las consultas se referían a inversiones en proyectos que aún no se habían construido.

La tendencia es parte de la fuga de capital regional de América Latina a raíz de los recientes resultados electorales. Los agentes inmobiliarios también notaron un aumento en el interés de los chilenos y peruanos durante el año pasado luego de la elección de presidentes de izquierda en sus países.

“Después de que Petro fuera anunciado como el ganador, inmediatamente comenzamos a recibir llamadas”, dijo Daiana Quiceno, vicepresidenta de ventas de PMG Residential en Miami. “Mi teléfono fue bombardeado”.

“Incluso antes de la primera vuelta de las elecciones vimos un gran aumento”, dijo. “Entre la primera y la segunda vuelta se calmó un poco, la gente decía 'vamos a esperar a ver qué pasa el día de las elecciones', pero a las 24 horas de la elección nos bombardearon con consultas de Colombia”.

Petro ganó las elecciones de Colombia el 19 de junio y asumirá el cargo el 7 de agosto.

Sus propuestas políticas han desconcertado a los colombianos ricos. Quiere imponer un impuesto sobre el patrimonio a las 4.000 fortunas personales más grandes del país, aumentar el impuesto sobre la renta personal para los más ricos y hacer que las empresas paguen alrededor del 70% de sus ganancias en dividendos.

Detroit: el nuevo polo de inversión de los chilenos

Sus planes también han inquietado a los inversionistas extranjeros, particularmente en el sector de hidrocarburos. Petro promete prohibir nuevas exploraciones de petróleo y carbón, cancelar proyectos piloto de fracking y prohibir la minería a cielo abierto en un intento por alejar a Colombia de los combustibles fósiles.

El peso colombiano ha perdido un 12% de su valor frente al dólar desde la victoria de Petro, aunque los economistas dicen que se debe principalmente a un reciente aumento del dólar que ha afectado a todas las monedas de los mercados emergentes. El peso ha tenido una trayectoria en gran medida a la baja durante la última década y perdió un tercio de su valor frente al dólar durante los cuatro años del gobierno derechista saliente de Iván Duque.

Actualmente cotiza a un mínimo histórico de 4.390 por dólar. Un banco local predijo que si Petro promulga su plan para frenar la exploración de petróleo y carbón, podría bajar a 7.000 por dólar al final de su mandato en 2026.

Craig Studnicky, presidente de RelatedISG International Realty, una empresa de bienes raíces de EEUU, dijo que muchos colombianos que se comunican con su oficina en Miami “quieren un inventario existente ahora mismo”.

“Eso me dice que no solo planean mover su dinero, sino que planean pasar algún tiempo aquí en Miami”, dijo. “Antes, la gente buscaba condominios en preconstrucción, pero ahora preguntan qué hay disponible en el mercado de reventa. Estos no son inversionistas per se, son familias”.

Tony Rodríguez-Tellaheche, de Prestige Realty Group, dijo que algunos colombianos parecían estar esperando ver cómo era realmente el gobierno de Petro, "pero otros dicen 'tenemos mucho miedo por nuestro dinero y creemos que si esperamos, va a ser demasiado tarde'."

Miami ha sido durante mucho tiempo un refugio para los latinoamericanos que huyen de los disturbios, la persecución o la volatilidad económica de su región. Alrededor del 70% de la población del condado de Miami Dade es hispana y la mitad de los 2,7 millones de residentes del condado nacieron fuera de Estados Unidos.

Paula Sánchez, la anfitriona de los chilenos que llegan a Miami

En Colombia, un abogado fiscal, que habló bajo condición de anonimato, le dijo al Financial Times que su firma recibió una serie de consultas de ciudadanos ansiosos en los últimos meses.

“Se dividen en tres categorías”, dijo. “El primer grupo simplemente quiere reducir su exposición a Colombia depositando efectivo en una cuenta bancaria extranjera o tal vez invirtiendo en propiedades. El segundo grupo quiere ir más allá y cambiar su domicilio fuera de Colombia para reducir su exposición a eventuales aumentos de impuestos. El tercer grupo, el más pequeño, tiene doble nacionalidad y quiere renunciar por completo a su ciudadanía colombiana y salir del país”.

Si bien algunos colombianos adinerados parecen estar transfiriendo dinero a EEUU, la mayoría de las empresas estadounidenses en Colombia parecen decididas a mantener el rumbo, citando las instituciones relativamente sólidas del país como razón para permanecer.

“Estas empresas tienen una visión a largo plazo, a 50 años más o menos, a 12 gobiernos de distancia”, dijo Ricardo Triana, director ejecutivo del Council of American Companies (CEA), organismo que representa a más de 110 grupos estadounidenses con operaciones en Colombia. “Están invirtiendo en el país, no en un gobierno en particular”.

Señaló los compromisos recientes de la empresa de energía AES Corporation, la empresa de alimentos y bebidas PepsiCo y el productor de café Green Coffee como evidencia de que las empresas estadounidenses aún tienen fe en Colombia.

Sin embargo, Triana reconoció que el panorama era menos halagüeño para empresas extractivas como Drummond, propietaria de minas de carbón en el norte de Colombia, y ExxonMobil, que trabaja en un proyecto piloto de fracking.

Muchos economistas dicen que la política de combustibles fósiles de Petro afectará duramente a la economía de Colombia. El petróleo y el carbón representan más del 70% de todos los pagos de regalías en el país, el 8% de los ingresos fiscales y el 30% de la inversión extranjera directa.

A pesar de las preocupaciones sobre las políticas de Petro, sus acciones desde que ganó las elecciones han ayudado a aliviar los temores de los inversionistas.

A inicios de julio, nombró a José Antonio Ocampo, un respetado economista, como su ministro de Hacienda. Ocampo ha ocupado el cargo anteriormente y tuvo una carrera distinguida en el banco central y la ONU. “Su larga carrera en la academia y la formulación de políticas debería ser bien recibida por los participantes del mercado”, señaló Citibank.

William Jackson, economista jefe de mercados emergentes de Capital Economics, dijo que si bien el crecimiento y la inversión privada podrían desacelerarse con el nuevo gobierno y las preocupaciones sobre la deuda pública podrían aumentar, "sospechamos que una presidencia de Petro podría no ser tan radical como algunos temen".

Comparte en:

Lina Contreras, Gerenta de Restaurantes de Uber Eats Cono Sur, Región Andina y el Caribe.

Personaje

AEROCARDAL / STUDIO DF