Close

Chilena SimpliRoute se expande en México y apuesta a la ciencia en la logística

La startup chilena llegó a México en 2019 y ya cuenta con más de 150 clientes, entre ellos Avon, Liverpool, Cemex, Natura o Arca Continental. Durante el primer semestre realizó más de 11 millones de entregas.
Por El Economista, México / Foto: El Economista I Publicado: Viernes 19 de agosto de 2022 I 10:16
Comparte en:

Álvaro Echeverría, ingeniero civil industrial de la Universidad de Chile, considera que no hay problema logístico de entrega de última milla que no pueda resolver. En 2014, junto con Eyal Shats, fundó en Chile SimpliRoute, una plataforma que optimiza rutas y hace eficiente la operación de las empresas.

A la fecha, la firma que fue apoyada por Start-Up Chile (aceleradora de startups creada por el gobierno local) tiene presencia en 26 países y 1.100 clientes. En su proceso de expansión, llegó a México en 2019 y ya cuenta con más de 150 clientes (entre ellos Avon, Liverpool, Cemex, Natura o Arca Continental).

Durante el primer semestre del presente año SimpliRoute ha realizado en ese país más de 11 millones de entregas, por lo que se convirtió en su principal mercado. Los clientes finales son informados en tiempo real (correos electrónicos, SMS o WhatsApp) sobre el avance de su pedido.

“Cuando tenía 25 años, era investigador y académico en la Universidad de Chile y el cuerpo de bomberos acudió a nuestras instalaciones para resolver un problema: reducir los tiempos de llegada a un siniestro. Estaban en proceso de modernización”, recuerda el empresario que vivió un par de años en Silicon Valley, donde logró levantar una inversión de US$ 500.000.

Con su visión de universitario, sistematizó la información de los GPS del sistema de transporte de público y ofreció a los bomberos un sistema que les permite conocer las rutas más rápidas para llegar y atender la población. En sus conclusiones, asegura que logró reducir el 40% los tiempos de travesía por las saturadas calles de su ciudad.

Para mayor información, visita El Economista.

Comparte en: