Close

La primera semana de Batakis: mensajes y compromisos con el FMI que no terminan de convencer a inversionistas

La nueva ministra de Hacienda de Argentina se ha comprometido a llevar "orden y equilibrio" al país, en medio de fuertes divisiones políticas.  
Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Miércoles 13 de julio de 2022 I 08:51
Comparte en:
Por Lucinda Elliott
Buenos Aires 


Silvina Batakis ha pasado su primera semana como ministra de Hacienda de Argentina comprometiéndose a cumplir los compromisos del FMI y restablecer el "orden y el equilibrio", pero esas garantías no han logrado calmar a los inversionistas que temen otro incumplimiento de la deuda soberana en medio de una inflación galopante y malas finanzas públicas.

Batakis fue seleccionada el 4 de julio para reemplazar a Martín Guzmán, el ministro más pragmático del país que renunció en medio de una división en el gobierno de coalición gobernante sobre qué dirección debería tomar la economía.

El nombramiento de Batakis, de 53 años, una funcionaria de carrera relativamente desconocida, desencadenó una semana de turbulencias en los mercados mientras los inversionistas se preparaban para posibles cambios de política que socavarían los esfuerzos por estabilizar la economía argentina y mantener encaminado el ya frágil acuerdo del FMI por US$ 44.000 millones. .

Batakis aprovechó su primera conferencia de prensa oficial en Buenos Aires este lunes para brindar un mensaje tranquilizador, diciendo que Argentina “no iba a gastar más de lo que tenemos”, y que como ministra estaba comprometida con el programa del FMI acordado a principios de este año.

“Es un acuerdo que firmamos como estado y debemos cumplir”, dijo Batakis a los periodistas. Agregó que continuaría con los planes de su predecesor de reducir los subsidios a las facturas de energía y avanzar hacia tasas de interés que sean positivas cuando se ajusten a la inflación altísima.

Hasta ahora, los funcionarios en Washington han dado la bienvenida públicamente al nuevo nombramiento. Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI , dijo que Batakis entendió “el propósito de la disciplina fiscal” y describió haber tenido una primera llamada “muy buena” con la ministra la semana pasada. Georgieva también destacó el panorama económico “muy complejo” que enfrenta el país.

Grandes desafíos

Pero con la economía argentina en apuros, la tarea será formidable. Se prevé que la inflación supere el 75% este año, según una encuesta del banco central. La pobreza es alta y sigue subiendo cada vez más. Los ahorradores se han apresurado a convertir sus tenencias en monedas más estables por temor a que la economía empeore mucho antes de mejorar.

Las compras de criptomonedas también se han disparado en señal de que estos activos digitales se ven cada vez más como una reserva de valor en medio de la turbulencia económica.

Diana Mondino, economista y profesora de la Universidad de CEMA en Buenos Aires, dijo que la crisis económica de Argentina se había vuelto “increíblemente difícil” de manejar.

“El gobierno se ha metido en un estrecho rincón financiero. . . todo lo que hacen es aumentar la cantidad de deuda que tiene el país”, dijo.

Los bonos soberanos del país, que ya se encuentran en dificultades, han caído a mínimos históricos. Dos de los seis bonos en dólares que se reestructuraron en 2020 cayeron por debajo de los 20 centavos por dólar la semana pasada, niveles que indicaban una alta probabilidad de incumplimiento.

Los encargados de formular políticas del banco central han estado emitiendo bonos del Tesoro vinculados a la inflación o al dólar, creando lo que podría ser un problema grave en la segunda mitad del año, dijo Mondino.

Batakis no solo debe lidiar con la economía sino también con la política tensa del país. Una división abierta entre el presidente Alberto Fernández y el bloque más radical de la coalición peronista de izquierda encabezada por Cristina Fernández de Kirchner, la poderosa vicepresidenta de Argentina, es un obstáculo adicional.

Kirchner ha sido muy crítica con la presión del FMI para recortar el gasto público y reducir el déficit presupuestario, al que culpa de las pérdidas peronistas en las elecciones intermedias del año pasado. En repetidas ocasiones ha pedido una postura fiscal más relajada y una posición más dura en las negociaciones con el prestamista internacional, a lo que Guzmán y su equipo se habían resistido.

Todavía no está claro qué papel jugará Batakis para abordar las tensiones sobre cómo reconciliar la economía. El economista argentino Eduardo Levy Yeyati dijo que ella probablemente era una ministra "de reserva", alguien que ocuparía el puesto por el momento y que ambas facciones políticas podrían llamar propia. A diferencia de Guzmán, “el gobierno no tiene margen para la improvisación”, dados los niveles de angustia en la economía, dijo.

Los inversionistas se muestran escépticos de que un gobierno dividido e impopular que se enfrenta a elecciones en 2023 pueda mantener el acuerdo del FMI en marcha e implementar los cambios radicales necesarios para reducir la inflación mientras intenta apuntalar el apoyo de los votantes.

Manifestantes antigubernamentales se movilizaron en la plaza principal de la capital durante el fin de semana cuando se desvaneció la confianza en un gobierno dividido. “Esta nueva ministra es solo un cambio de figura, pero no cambia el rumbo de nuestra economía”, dijo la activista Celeste Fierro. “Nosotros, los trabajadores, somos los que vamos a seguir pagando (la deuda)”.

Comparte en:

Lina Contreras, Gerenta de Restaurantes de Uber Eats Cono Sur, Región Andina y el Caribe.

Personaje

AEROCARDAL / STUDIO DF