Close

Mónica de Greiff, la ficha femenina de Gustavo Petro para integrar el directorio de Ecopetrol

La abogada colombiana tiene una amplia trayectoria en el sector público y privado de su país, con el paso por las juntas directivas de varias empresas de la industria energética, el Ministerio de Justicia y la Cámara de Comercio de Bogotá.
Por María Gabriela Arteaga / Foto: La República I Publicado: Lunes 17 de octubre de 2022 I 08:10
Comparte en:

Tras dos años como Embajadora de Colombia en Kenia, y de haber liderado el Ministerio de Justicia de su país y presidido la Cámara de Comercio de Bogotá, la abogada colombiana Mónica de Greiff podría estarse preparando para una nueva y desafiante labor.

Es la única mujer propuesta por el Presidente Gustavo Petro para integrar el directorio de la estatal petrolera neogranadina, Ecopetrol, en el segundo renglón como no independiente.

De confirmarse su elección, el próximo 24 de octubre en Bogotá, De Greiff será la primera representante femenina de la mesa en la historia de la compañía, luego de que se produjera un cambio de estatutos interno a propósito de la llegada del nuevo gobierno, que determinó que desde 2023 la junta debe cumplir con una cuota mínima de una mujer en su nómina.

A ella podría sumarse en el octavo renglón Sandra Ospina Arango, una ingeniera electricista de la Universidad del Valle que viene de Celsia, pero que fue propuesta por el grupo de departamentos productores de hidrocarburos, representado por sus correspondientes gobernadores.

Bonos de Ecopetrol han caído 8% desde que asumió Petro en Colombia

Mundo legal

De Greiff (66 años), hija del exfiscal Gustavo de Greiff, es abogada con especialización en derecho administrativo, tiene un doctorado de la Universidad del Rosario, y es considerada, según medios colombianos, cercana a Petro y a su administración. De ahí su consideración para el cargo.

Pero además de eso, en su trayectoria pesan altos cargos tanto en el sector público como en el privado. Fue titular de la cartera de Justicia durante el gobierno de Virgilio Barco (1986 –1990), lo que la llevó a ser la primera mujer en ser designada para esa posición en tiempos álgidos, en que grupos de narcotraficantes atentaban constantemente a quien ejerciera esas funciones.

Reportes de medios indican que la encargada de firmar el tratado de extradición hacia Estados Unidos de narcotraficantes, tras la muerte del candidato a la presidencia, Luis Carlos Galán. A principios de 1990 renunció y salió del país, precisamente por amenazas, pero después afirmó a que fue "obligada a dimitir por el presidente Barco".

Colombiana Ecopetrol levanta alertas sobre puntos de la reforma tributaria

Larga trayectoria

A finales de la década de los '80 también se desempeñó como viceministra de Minas y Energía; fue comisionada de Televisión y secretaria de Desarrollo de Bogotá.

Entre 1991 y 1993, ocupó la vicepresidencia de Shell en Colombia y la presidencia de la Corporación Banco del Pueblo, una institución de fomento para personas con bajos recursos, con lo cual adquiriría la experiencia para su siguiente misión.

Desde 2009 y hasta comienzos de febrero de 2013 ocupó el cargo como presidenta de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), la casa matriz de un grupo empresarial importante del sector energético latinoamericano, proveedor de gas y energía eléctrica. Su gestión cerró con resultados positivos y entrega de dividendos que alcanzaron la suma de 1.700 millones de pesos colombianos para la época, de los cuales la capital colombiana recibió 1.350 millones de pesos.

Durante su gestión, según reseña el diario El Colombiano, “se avanzó en la consolidación del crecimiento de la compañía tanto nacional como internacionalmente, con nuevas inversiones en Colombia, Perú y Guatemala, las cuales sumaron US$ 2.100 millones en distribución de gas natural y, en generación, transmisión y distribución de electricidad”.

A su salida, con la amplia experiencia en temas empresariales que le antecedía, incluyendo su paso por las juntas directivas de Promigás y Gas Natural, pasó a dirigir la Cámara de Comercio de Bogotá, el gremio empresarial más poderoso de Colombia.

De ahí salió en octubre de 2019, cuando presentó su renuncia al cargo. Fue sucedida el 17 de ese mes por el doctor Nicolás Uribe Rueda.

La compleja trama que deberá desmarañar Petro para hacer cambios en Ecopetrol

Desafío en Ecopetrol

Su eventual arribo a Ecopetrol llega en momentos complejos considerando la apuesta del gobierno de Gustavo Petro de incorporar a Colombia en el cambio de la matriz energética a partir de un cambio sustancial en el modelo económico, que plantea luchar contra la dependencia de los hidrocarburos.
En esos planes, el jefe de Estado ha planteado que “no se otorgarán nuevas licencias para la exploración de hidrocarburos, ni se permitirá la gran minería a cielo abierto”, al tiempo en que se “prohibirá la explotación de yacimientos no convencionales -conocida como fracking-, en el propósito de lograr un desescalamiento gradual del modelo extractivista”.
En medio de esa política en búsqueda de soluciones más verdes, con tintes de gobierno ambiental, social y corporativo (mejor conocido como ESG) queda Ecopetrol, en la que el Estado tiene una participación de 88,49%, mientras poco menos del 12% está en manos de minoritarios.
La llamada “joya de la corona”, con ventas anuales del orden de US$ 20.500 millones (en base a datos de 2021), es crucial para las arcas del país.

La mano de De Greiff, junto a los otros miembros, y lo que eventualmente ocurra con el presidente del directorio Felipe Bayón -de quien aún no se sabe si continuará o no en la posición- serán clave para el futuro de la empresa y la apuesta del Ejecutivo en cuanto a los pasos a seguir.

Comparte en: