Close

La caída libre de Petroperú: las claves para entender la crisis que azota a la estatal peruana

Este lunes se nombró nuevo gerente general, tras la salida del anterior, quien se vio envuelto en cuestionamientos por una licitación y la fuerte baja en la clasificación de la empresa.
Por Déborah Donoso Moya I Publicado: Martes 22 de marzo de 2022 I 09:22
Comparte en:

Aunque no hay una fecha clara para marca el inicio de la crisis de Petroperú, una firma estatal peruana que vende del orden de US$ 4.000 millones anuales, el día 2 de marzo aparece como día clave: a través de un comunicado, la compañía informó que la auditora internacional PWC no firmaría los estados financieros del año 2021, después que adujeron una serie de problemas para realizar su labor, entre otros, cambios en los equipos de finanzas de la empresa que retrasó todo el proceso.

Luego vino el tiro de gracia: el 8 de marzo, la clasificadora de riesgo Fitch rebajó la nota de la empresa a BBB-, uno de los niveles más bajos en su escala. ¿La causa? “Falta de transparencia”.

Luego vino S&P, otra clasificadora, que puso sus bonos en categoría de basura, esto en respuesta a que la estatal peruana revelara que PWC no firmaba el contrato de auditoría para 2021. Según notas de prensa, Chavez había pedido confidencialidad sin un periodo de caducidad definido.

Esta clasificadora argumentó que “en medio de condiciones políticas inciertas en Perú, consideramos este evento como una clara señal del debilitamiento de la gobernanza de Petroperú, lo que expone a la empresa a un posible incumplimiento de los convenios y potencialmente a un deterioro significativo de su liquidez y flexibilidad financiera”.

La crisis se ha desatado en varios frentes, pero una de las más relevantes es que con estas decisiones se podría gatillar el cobro de US$ 4.300 millones en bonos que tiene colocados en el mercado la empresa, lo que -se estima- debería ser asumido por el gobierno, dado que la petrolera no tiene la capacidad para hacerlo.

El recambio en la administración

En paralelo, hay un huracán pasando por la empresa. El domingo 20 de marzo se conoció que el gerente general, Hugo Chávez, renunció a su cargo, después de haber asumido el 8 de octubre de 2021.

Además de los problemas de la transparencia de los estados de resultados de la empresa, en Perú se conoció un audio que aparentemente lo involucraba en el redireccionamiento de dineros de la compañía. Según notas de prensa, Chávez había llegado a la administración, aun por encima de otros ejecutivos con mayores capacidades.

Además, el exejecutivo está siendo investigado por posibles irregularidades en una licitación por más de US$ 70 millones, que en principio había sido adjudicada a Heaven Petroleum, pero que terminó siendo declarada desierta. La Contraloría de ese país incluso denunció que Chávez entorpecía sus investigaciones y la Procuraduría Anticorrupción pidió que se le suspendieran sus funciones durante los primeros días de marzo.

Este lunes, además, se designó como subrogante en la gerencia general, a Fernando de la Torre, quien estaba en la gerencia corporativa de Finanzas de la firma.

Idas y vueltas

El huracán en Petroperú no paró ahí. Luego de que se conocieran estas decisiones de las clasificadoras, la petrolera emitió un comunicado donde decía que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el Ministerio de Energía y Minas (Minem) de Perú respaldaban las decisiones tomadas por el directorio y el gerente general de manifestar su preocupación por la situación financiera de la empresa y solicitar al mismo presentar a la Junta General de Accionistas (JGA) los informes técnicos, económicos y jurídicos respecto de la auditoría de los estados financieros de la empresa.

Sin embargo, solo una hora después la empresa eliminó el comunicado, y luego el MEF indicó que no se había expresado respaldo al directorio o la administración de Petroperú.

Este fue otro golpe para la compañía y desestabilizó las relaciones entre el MEF y Minem, ya que este último buscó el respaldo de dicho ministerio.

Además, la situación ha escalado a tal nivel que el contralor de ese país, Nelson Shack, se reunió el sábado 19 con el Presidente Pedro Castillo, para dialogar respecto de la situación de la compañía y la desconfianza en el gobierno corporativo.

"Le expresamos la gran preocupación que tenemos con Petroperú, la principal empresa del país. La Contraloría ha tenido oportunidad de expresar los hechos, tal como han acontecido, y ha quedado absolutamente claro que no se puede continuar en esta situación de debilidad del gobierno corporativo de Petroperú. Se necesita que se recupere la confianza", subrayó, destacaron agencias.

Los cuestionamientos

Como si fuera poco, el domingo se conoció un informe de Contraloría donde señalaba que la gigante Petroperú habría contratado a una empresa sin experiencia (Consorcio Hermes) para limpiar el derrame de petróleo en el Oleoducto Norperuano, hecho que ocurrió el 31 de diciembre pasado.

De acuerdo con el documento, esto genera “riesgo que la ejecución contractual no se realice con idoneidad técnica y nivel de especialización que este servicio requiere considerando su relevancia ambiental, lo que podría incidir en la generación de deficiencias que perjudiquen la finalidad y objetivos de la contratación”.

Esto daría cuenta del tipo de redireccionamiento de recursos que se habría hecho en la empresa. En la prensa local se ha difundido un audio de cercanos a Chávez que mostrarían aquello, algo que todavía tiene que ser aclarado por la justicia local.

Comparte en: