Close

“¡Esto puede reventar!”: Las claves de la investigación en Perú que llevó a multar a supermercados por coordinar precios de pavos

Hasta el 26 de abril tienen las empresas sancionadas para acudir a una segunda instancia e intentar revertir las multas, las que suman unos US$ 4,6 millones. Una serie de correos electrónicos fueron la base para que la autoridad respaldara su tesis de coordinación de precios.
Por Andrés Pozo B. / Foto: Indecopi I Publicado: Miercoles 20 de abril de 2022 I 18:34
Comparte en:

Aunque queda camino para que la multa que en primera instancia administrativa se cursó en Perú a una serie de cadenas de supermercados y a un proveedor de pavos por coordinar precios quede a firme, hay una serie de pruebas incluidas en la resolución que respaldan la conducta investigada.

Las empresas multadas -Cencosud Retail Perú, Hipermercados Tottus, Supermercados Peruanos (de InRetail), Makro Supermayorista y la productora San Fernando- tienen 15 días hábiles, es decir hasta el 26 de abril, para acudir a la segunda instancia, la Sala Especializada en Defensa de la Competencia. Ahí el proceso toma 120 días hábiles para resolver. Lo que ella decida, sólo podría reclamarse ante la Justicia de ese país.

Así, en las próximas semanas se analizará si las pruebas que se logró reunir en la secretaría técnica que investigó el caso son suficientes para acreditar que hubo un esquema llamado hub and spoke, su duración y continuidad, y si los beneficios obtenidos por la práctica son los correctos para justificar multas, que en el caso de Cencosud, Tottus y Supermercados Peruanos caen dentro de la categoría de graves.

Al menos las dos firmas de origen chileno señalaron que no han participado de este tipo de conductas y que concurrirán a las instancias siguientes para demostrarlo.

Según fuentes conocedoras de estos procesos en Perú, la sala especializada que revisará el tema está compuesta por cuatro miembros y solo puede ratificar o corregir a la baja la sanción impuesta en primera instancia, cuando este alegato es impulsado por uno de los involucrados.

 

Los correos que sustentan la tesis del Indecopi

Aunque ya hay un caso sancionado en 2016 bajo el formato hub and spoke en Perú relacionado a las cadenas de farmacias, este tipo de conducta supone desafíos probatorios importantes para la autoridad de libre competencia, donde –reconoce en su escrito la Comisión de Libre Competencia del Indecopi- es frecuente un acceso limitado a la evidencia de comunicación cruzada entre actores, por eso destaca que las pruebas deben ser analizadas de manera conjunta u holística.

A raíz de eso, la entidad dejó establecido que la revisión de los medios probatorios en todas las campañas navideñas analizadas entre 2009 y 2016, no permiten dejar documentando de forma completa la práctica investigada. Sin embargo, en algunos períodos hay mayor abundancia, como ocurrió en la de 2010, que “permiten verificar la participación en la práctica de cada uno de los autoservicios involucrados”.

“Para esta Comisión, dicha circunstancia –el hecho de tener períodos de tiempo con menos evidencia- resulta normal en un caso como el presente y no implica necesariamente que se deba de plano descartar la existencia de la práctica colusoria”, dijo en el punto 308 del documento.

Así, a su juicio, las cadenas aludidas observaron, por acuerdo, una regla común bajo la supervisión de San Fernando (el proveedor de pavos), consistente en el respeto de un precio de venta a público mínimo durante las campañas navideñas de cada año. Acatar esto, agrega, tendría por objeto restringir la competencia y “evitar la guerra de precios” entre las cadenas.

El esquema habría funcionado con un proveedor que comunicaba –en correos electrónicos o reuniones- los precios.

Así se vería en un correo enviado por una persona de San Fernando a alguien de Makro, donde se señala que “el precio de venta al público sugerido de pavo San Fernando ha sido modificado de 9,10 soles a 9,50 soles”.

Pero además habría entendimiento conjunto entre las cadenas. “El precio del Pavo SF es de 12,50 soles en todo el canal moderno, por favor publicarlo a este precio”, dijeron de San Fernando a Makro. Otro decía: “Te comento que las otras cadenas están alineadas con este precio a público”.

Un escrito entre Supermercados Peruanos y San Fernando, decía que “esperamos que el resto de las cadenas respeten el precio indicado, de lo contrario manejaremos el precio según creamos conveniente”.

 

La campaña de 2010

Según el documento del Indecopi, la campaña de 2010 es una de las que más pruebas aportó. Ahí se detectó que en un correo interno de San Fernando, del 31 de agosto de ese año, se aluden reuniones con Supermercados Peruanos donde “se abrían aceptado las condiciones de negociación”, mientras “Tottus había requerido en reunión del 27 de agosto (…) la garantía de mantener el precio público de 9,10 soles para pavo San Fernando en todas las categorías”.

En otro correo interno de ese productor, se da cuenta de una reunión del 1 de septiembre de 2010, donde –se informa- “Cencosud había requerido sanciones concretas en caso de que alguna cadena no respete el precio mínimo establecido”. Ante esto, San Fernando detalló que la sanción sería no abastecer a la cadena que incumpla.

Según se da cuenta, Tottus y Cencosud alegaron en la investigación que al no haber hecho ellos estas comunicaciones, no evidencian su participación en un acuerdo de esta naturaleza, por lo que no tendrían valor probatorio, algo que no fue tomado en consideración.

En el documento se relata una situación de noviembre de ese año, donde el productor de pavos informó un precio a la cadena Makro, pero esta le explicó que ya había programado una campaña con un valor menor, por lo que después de eso lo subiría.

Al explicar este compromiso internamente en San Fernando, una ejecutiva consulta a su contraparte: “Y cómo lo manejarás con las otras cadenas cuando vean esto?”. Ahí se le detalló que había que señalar que Makro ya tenía en imprenta esos carteles y que terminaría el 22 de noviembre. La ejecutiva respondió: “Hasta el 22/11 me parece que los (SIC) otras cadenas, la van a tomar como campaña. Esto puede reventar! (SIC)”.

Un gráfico preparado por la Comisión de Libre Competencia, con precios de pavo entero entre el 1 de noviembre y el 27 de diciembre de ese año, da cuenta de cómo los precios se establecieron en el valor fijado a partir del 22 de noviembre, aunque con algunas interrupciones a la baja de Tottus.

Comparte en: