Close

Martin Wolf desde Davos: “Aún hay vida en el capitalismo global”

La globalización no está muriendo, solo está cambiando. No existe evidencia de diversificación sistemática por parte de las economías más grandes en los últimos cinco años y las multinacionales siguen representando cerca de dos tercios de las exportaciones mundiales.
Por Martin Wolf, Financial Times / Foto: Reuters I Publicado: Jueves 19 de enero de 2023 I 10:43
Comparte en:

El Foro Económico Mundial de Davos ha sido el lugar de encuentro e impulso para el capitalismo global. Pero, algunos dirían, esta causa está muerta. Los oligarcas rusos están ausentes. Aunque algunos líderes empresariales chinos están allí, sus alas están cortadas en casa y en el extranjero. La crisis financiera mundial, el Covid, el resurgimiento del nacionalismo, el deterioro de las relaciones entre EEUU y China y la guerra en Ucrania han empeorado el entorno empresarial mundial.

Pero en última instancia, el capitalismo es global, porque las oportunidades son globales. Más allá de las fronteras nacionales se encuentran mercados que atender y recursos que explotar. Las empresas multinacionales de hoy y los flujos transfronterizos de bienes, servicios, conocimientos, finanzas, personas, datos e ideas son productos de estas oportunidades. Sin embargo, si son explotados y por quién, también está determinado por los riesgos y las limitaciones.

Lo que ha cambiado son las percepciones de riesgo. No hace mucho tiempo, tanto las empresas como los políticos solo veían el lado positivo. Ahora también ven el lado negativo. Las empresas ven riesgos en las cadenas de suministro extendidas y su vulnerabilidad a las interrupciones. Los políticos también ven los riesgos de las cadenas de suministro extendidas. Sin embargo, también ven amenazas de potencias hostiles, la pérdida de la superioridad tecnológica de sus países y amenazas a los medios de subsistencia de importantes electorados nacionales.

Las percepciones han cambiado. ¿Pero hasta dónde ha llegado este cambio en la práctica? “No tan lejos” es la respuesta.

Un informe sobre flujos globales publicado en noviembre por el McKinsey Global Institute brinda la luz necesaria. Una conclusión importante es que los flujos globales ahora están siendo liderados por intangibles, servicios y habilidades humanas.

Por lo tanto, el comercio de bienes se ha estabilizado en relación con la producción mundial desde la crisis financiera mundial, después de un enorme aumento durante las décadas anteriores. Los flujos de servicios, estudiantes internacionales y propiedad intelectual crecieron aproximadamente el doble de rápido que el comercio de bienes en 2010-19. Los flujos de datos crecieron casi 50%. De manera crucial, la mayoría de los flujos han demostrado ser sólidos durante las recientes interrupciones: los flujos de bienes se recuperaron con bastante fuerza después de la pandemia.

La dependencia de productos elaborados en unos pocos lugares está muy extendida. Tal concentración es, señala McKinsey, una moneda de "dos caras". Permite ganancias sustanciales de eficiencia, pero crea dependencia y riesgos de interrupción significativa.

Una nueva globalización

La dependencia de Europa del gas ruso ha demostrado ser un caso paradigmático de una relación peligrosa. El litio, las tierras raras y el grafito se extraen de tres países o menos y se refinan principalmente en China. Los chips de computadora más sofisticados provienen de Taiwán.

En general, argumenta un informe más reciente de McKinsey, cada región depende del comercio con otras para más de 25% de al menos un tipo importante de bien. Para el 40% del comercio mundial, la economía importadora depende de solo tres, o menos, naciones para el suministro de un determinado recurso o producto manufacturado.

Además, no existe evidencia de diversificación sistemática por parte de las economías más grandes en los últimos cinco años. Finalmente, las multinacionales siguen representando cerca de dos tercios de las exportaciones mundiales.

Entonces, la globalización está cambiando, en lugar de morir, y los rumores sobre la desaparición del capitalismo global son exagerados. Rusia está parcialmente fuera de escena, pero sigue siendo un gran exportador de energía. EEUU ha mantenido los aranceles de Trump e impuesto un embargo a las exportaciones de ciertos chips a China; está empeñado en hacer ineficaces las normas de la Organización Mundial del Comercio. China insiste en ser tratada como un “país en desarrollo”. Las actitudes y prácticas están cambiando en contra de algunos aspectos de la apertura. ¿Cambiará esto?

La experiencia pasada demuestra la destrucción que pueden causar las guerras y los desastres económicos. El capitalismo globalizado casi desapareció entre 1914 y 1945. Si se descartan locuras similares, la oportunidad económica seguramente seguirá guiando lo que suceda.

Sí, habrá cierto grado de desvinculación del comercio y la inversión entre China y Occidente, especialmente en tecnologías estratégicamente sensibles. Sin embargo, el desacoplamiento parece improbable y estúpido, no solo económicamente, sino políticamente.

Capitalismo reformado

Una vez más, cierta diversificación de la oferta es sensata para los países y las empresas. Pero, más allá de cierto punto, se vuelve extremadamente costoso. Depender de unos pocos proveedores en el país o en países vecinos podría resultar arriesgado. También es imposible almacenar lo suficiente para hacer frente a todas las emergencias imaginables. En la mayoría de las circunstancias, una economía global flexible será una protección mucho mejor.

El comercio no puede limitarse sensatamente a la propia región o a los "amigos". Para EEUU y Europa, lo primero significaría no solo renunciar a las oportunidades comerciales con la región asiática estratégica y económicamente crucial, sino también abandonarla en manos de China. Obligar a los países asiáticos a elegir entre China y Occidente sería igualmente contraproducente. Nuevamente, ¿quiénes son nuestros “amigos”? Las amistades cambian. No hace mucho tiempo, Vietnam era un enemigo.

Las preguntas más importantes son si se puede alcanzar un modus vivendi mutuamente satisfactorio con China y hasta qué punto se puede contener el impulso proteccionista de la política en EEUU.

Sin duda, se necesita una reforma sustancial de cómo funciona el capitalismo global. Entre los mayores problemas está abordar los defectos de las finanzas globales. También es necesario reconocer la agitación que provocarán las nuevas formas dinámicas de globalización virtual, en particular nuestra Internet salvaje.

El capitalismo puede estar volviéndose algo menos global. Pero un capitalismo internacionalmente abierto sigue siendo la base de la prosperidad futura. Necesita ser reformado. No debe ser abandonado, como lo fue a principios del siglo XX.

Comparte en: