ES NOTICIA:

Close

Victoria legislativa para Lula: Congreso de Brasil aprueba reglas de fiscales menos estrictas para impulsar su gestión

El nuevo marco bajo la administración es la piedra angular de las promesas del presidente quien aboga dinero extra para el bienestar social y la infraestructura en la economía más grande de América Latina.
Por Financial Times, editado por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Martes 22 de agosto de 2023 I 22:17
Comparte en:

Por Bryan Harris y Michael Pooler 
São Paulo / Brasilia 


El congreso de Brasil le dio al presidente Luiz Inácio Lula da Silva la primera victoria legislativa significativa de su administración, al votar por reglas para flexibilizar los límites del gasto público.

El llamado nuevo marco fiscal reemplaza un tope más estricto al gasto y obliga a que los presupuestos aumenten por encima de la tasa de inflación. Es la piedra angular de las promesas del presidente izquierdista quien aboga dinero extra para el bienestar social y la infraestructura en la economía más grande de América Latina.

Los representantes de la Cámara Baja de Brasilia dieron su aprobación final este martes a pesar de las crecientes preocupaciones de los inversionistas sobre el despilfarro del gobierno y el impacto potencial en el endeudamiento público.

La aprobación del proyecto de ley es un hito para Lula, quien anteriormente gobernó entre 2003 y 2010 y regresó al poder en enero después de su victoria electoral sobre Jair Bolsonaro. Allana el camino para un importante programa de obras públicas respaldado por 370 mil millones de reales (US$ 74 mil millones) de fondos federales durante cuatro años.

“El nuevo marco amplía los márgenes del gobierno para inversiones y gastos. En este sentido, es una victoria para Lula”, dijo al Financial Times Angelo Coronel, senador del centrista partido socialdemócrata, antes de la votación.

El techo de gasto anterior, vigente desde 2017, significaba que los presupuestos no podían aumentar más que la tasa de inflación. Los inversores lo vieron como una herramienta para estabilizar las deudas de Brasil .

Sin embargo, para Lula y su Partido de los Trabajadores de izquierda, fue un obstáculo para mejorar los medios de vida en una nación donde alrededor de 60 millones de personas viven en la pobreza.

Chile y Brasil se posicionan como referentes en Inteligencia Artificial para la región latinoamericana

El nuevo régimen fiscal surge en un momento en que mejoran las perspectivas de la economía. Los pronósticos para el crecimiento del producto interno bruto para 2023 se han revisado al alza a un promedio de 2,3%, desde el 0,8% a principios de año, según una encuesta de economistas del banco central, impulsada en parte por el auge de la agroindustria.

Al mismo tiempo, el banco central de Brasil ha iniciado una flexibilización monetaria, recortando la tasa de interés de referencia en medio punto porcentual a 13,25% este mes.

Según el nuevo marco fiscal, se permitirá que el gasto aumente anualmente hasta un 70% del aumento de los ingresos del gobierno del año anterior. Dentro de este, el gasto debe crecer anualmente en un mínimo de 0,6 % por encima de la inflación, hasta un máximo de 2,5%.

El ministro de Finanzas, Fernando Haddad, se comprometió a lograr un presupuesto equilibrado antes de los pagos de intereses de la deuda para el próximo año, con la intención de aumentar los ingresos con medidas como aranceles sobre los juegos de azar en línea y medidas drásticas contra la evasión fiscal.

Sin embargo, existe escepticismo en el sector financiero de que la administración pueda eliminar el déficit presupuestario sin aumentar los impuestos. Muchos economistas creen que los objetivos de recaudación de ingresos son demasiado optimistas y critican la ausencia de una reducción significativa del gasto.

“El nuevo marco es más débil que el límite de gasto en lo que respecta a su capacidad para frenar el aumento de la deuda pública”, dijo Marcos Casarin, economista jefe para América Latina de Oxford Economics.

“Al desviar el foco del gasto hacia un objetivo de equilibrio primario, la nueva regla otorga al gobierno más margen de maniobra para aumentar el gasto al permitir a las autoridades aumentar artificialmente el objetivo de ingresos del año siguiente. Este incentivo perverso es lo que debilita la regla”.

Comparte en: