Close

Impulso de Rodolfo Hernández a la presidencia de Colombia respaldado por el ferviente apoyo local

Populista franco puede contar con votantes en la ciudad de Bucaramanga en la segunda vuelta del domingo.
Por Gideon Long, Financial Times / Foto: Reuters I Publicado: Viernes 17 de junio de 2022 I 11:03
Comparte en:

Si Rodolfo Hernández tiene éxito en su improbable intento de ganar las elecciones presidenciales de Colombia el domingo, puede acreditar el uso inteligente de las redes sociales por parte de su equipo de campaña y el ferviente apoyo en su ciudad natal de Bucaramanga.

Un populista franco que a veces se compara con Donald Trump, el empresario de 77 años se desempeñó como alcalde de Bucaramanga durante cuatro años hasta 2019 y ha utilizado ese puesto como trampolín para su candidatura presidencial.

Evitando los mítines tradicionales, ha concedido pocas entrevistas durante la campaña y se negó a participar en los recientes debates presidenciales, prefiriendo comunicarse a través de TikTok, Facebook y Twitter.

“Rodolfo Hernández no es un candidato típico”, dijo Danny Miranda, director creativo de la campaña de Hernández, al Financial Times desde el interior de la elegante casa de dos pisos en Bucaramanga, que sirve como sede de la campaña.

“Si publicas un video de siete, ocho o nueve minutos en las redes sociales, nadie lo ve. Eso es lo que la gente que trabaja en campañas políticas tradicionales parece no darse cuenta”, explicó.

“La forma de hablar de Rodolfo se presta a las redes sociales. Sus frases son cortas, impactantes y claras. Hemos estado publicando de 10 a 13 comunicaciones breves al día, mientras que en una campaña normal serían solo tres o cuatro”.

La estrategia ha dado sus frutos.

En la primera ronda de votación del mes pasado, Hernández sorprendió al terminar segundo, ganando un lugar en la segunda vuelta de este fin de semana contra Gustavo Petro, un exguerrillero de izquierda y alcalde de Bogotá.

Ambos hombres, en formas marcadamente diferentes, son candidatos antisistema. Pero quienquiera que gane el domingo probablemente llevará a Colombia, el tercer país más poblado de América Latina, por un camino radicalmente diferente al que ha seguido en las últimas décadas, cuando ha sido gobernado en gran medida por líderes de la clase dominante tradicional del país.

Colombia entra en recta final de elecciones con alertas de hechos de violencia y candidatos sin grandes cambios en sus programas

 

El apoyo local

A nivel nacional, Hernández obtuvo solo el 28 por ciento de los votos en la primera vuelta. Pero en Bucaramanga, una ciudad de 500.000 habitantes enclavada en las estribaciones de los Andes orientales, obtuvo el 64 por ciento. En el vecino departamento de Santander, tomó el 67 por ciento. Casi una de cada ocho personas que votaron por él a nivel nacional vive en Santander.

“Todos somos rodolfistas aquí”, dijo Damaris Súarez sentada en un banco en el parque García Rovira de Bucaramanga, una hermosa plaza sombreada por palmeras frente a la alcaldía.

“En Santander nos caracterizamos por ser francos, por decir las cosas como son, por ser honestos, y Rodolfo también lo es. A algunas personas no les gusta, pero a muchas sí”.

Súarez agregó: “La mayoría de la gente tiene buenos recuerdos de su etapa como alcalde. Se enfrentó a los políticos corruptos que habían estado en el poder aquí durante años y se deshizo de ellos. Ahora esperamos que pueda hacer lo mismo por el resto de Colombia”.

En todo Bucaramanga hay señales de la popularidad de Hernández. Su rostro se asoma desde pegatinas en las ventanillas de los autos, mientras que los visitantes de su cuartel general son recibidos en la entrada por un recorte de cartón de tamaño natural de él.

A veces abrasivo o incluso ofensivo, Hernández es propenso a cometer errores. En una entrevista en 2016 se describió a sí mismo como “un seguidor de un gran pensador alemán, Adolf Hitler”, solo para corregirse más tarde y decir que confundió a Hitler con Albert Einstein.

Como alcalde, enfureció a los bomberos de Bucaramanga llamándolos “gordos y vagos”.

Apenas la semana pasada dijo que habló por teléfono con “el director de las Naciones Unidas” Luis Almagro, quien de hecho es el jefe de la Organización de Estados Americanos. También se disculpó con los cristianos por algunos comentarios coloridos y políticamente incorrectos sobre la Virgen María.

Como alcalde, fue suspendido dos veces de su cargo: la primera vez por abofetear a un concejal en una discusión sobre corrupción y la segunda por violar las reglas de Colombia sobre la campaña electoral. Ninguno de los incidentes pareció mellar su popularidad en Bucaramanga e incluso puede haberla aumentado.

Su edad, riqueza y diatribas contra el establecimiento político han alimentado las comparaciones con Trump. Otros lo comparan con el italiano Silvio Berlusconi, tal vez en referencia a su permanente bronceado y peinado cuidadosamente peinado. Aún así, otros dicen que su populismo autoritario y el uso de las redes sociales les recuerdan a Nayib Bukele de El Salvador.

“Rodolfo es muy astuto y muy movido por el dinero”, dijo un residente de Bucaramanga que conoce a Hernández de su época como alcalde. “Personalmente, no diría que su tiempo como alcalde fue un gran éxito, fue 50-50. Pero ciertamente es un gran comunicador con la gente común”.

Hernández hizo su fortuna en la industria de la construcción y ha usado ese dinero para financiar su campaña. No tiene partido político y lidera un movimiento improvisado llamado Liga de Gobernadores Anticorrupción. Si se convierte en presidente, es posible que tenga dificultades para formar una coalición de trabajo en el Congreso, ya que ha reprendido a la mayoría de los principales partidos en él.

Su compañera de fórmula para la vicepresidencia es Marelen Castillo, una educadora que asumió el cargo recién en marzo. Castillo no tiene experiencia política, pero se convertiría en presidente de Colombia si Hernández muriera en el cargo.

Hernández, a pesar de postularse con una fuerte candidatura anticorrupción, también enfrenta sus propias acusaciones de corrupción. Está acusado de intentar adjudicar un contrato como alcalde que habría beneficiado económicamente a su hijo. El caso debe ir a juicio el 21 de julio, después de las elecciones pero antes de que asuma el nuevo presidente.

La votación del domingo promete ser reñida. Las últimas encuestas sugerían que Hernández lideraba a Petro, pero la brecha entre los dos candidatos se había reducido y técnicamente estaban empatados.

Petro ha cuestionado repetidamente la neutralidad de las autoridades electorales de Colombia, generando temores de que pueda cuestionar los resultados si pierde, mientras que Hernández ha dicho que confía en el sistema electoral. “Gane o pierda, aceptaré los resultados sin dudarlo”, dijo.

Comparte en: