Close

Bupa mantiene en rojo la operación en América Latina y Chile podría ser su talón de Aquiles

Desde 2021 la compañía admitió problemas “regulatorios y judiciales” en el sector de las isapres en Chile, lo que finalmente provocó la desvinculación del 50% de sus trabajadores en casi dos años.
Por Déborah Donoso Moya / Foto: DF I Publicado: Martes 27 de diciembre de 2022 I 15:39
Comparte en:

En medio de un entorno impactado por “mayores niveles de siniestros”, British United Provident Association, más conocida como Bupa, una compañía global que se dedica a la prestación de servicios de salud -como seguros, isapres y centros médicos- y que está presente en diversos países de América Latina -Brasil, Bolivia, Chile, México, Colombia y Ecuador, entre otros- está advirtiendo pérdidas sostenidas en la región.

En su informe anual de 2021, la firma explica que su operación en América Latina, en conjunto con la europea, ha mostrado “un fuerte crecimiento de los ingresos en la mayoría de las unidades de negocio”. Sin embargo, advierte que la utilidad fue impactada “por mayores niveles de siniestros en nuestros negocios de seguros”. 

De acuerdo con un informe de los resultados del primer semestre del año en curso, específicamente en Chile “seguimos viendo los impactos de las intervenciones regulatorias y las decisiones judiciales en el sector de seguros de isapre que han provocado que las pérdidas subyacentes continúen creciendo en nuestro negocio de seguros en Chile”.

El negocio de Bupa está divido en tres regiones, siendo la principal Asia Pacífico que aporta el 43% de los ingresos totales a la compañía, los cuales casi alcanzan los EUR 5.500 millones. Le sigue el conjunto Europa-América Latina, que aportan el 31% de las ventas las cuales superan levemente los EUR 4 mil millones.

En esta división, a diciembre de 2021, Sanitas Seguros aporta el 31% de los ingresos al negocio, seguido de cerca (27%) por el negocio de Bupa en Chile (unos EUR 1.000 millones). El negocio en Brasil aporta el 5% de los ingresos (unos EUR 200 millones), mientras que el de México supera levemente el 1% (unos EUR 40 millones). 

Durante la primera mitad de 2022, la división Europa-América Latina obtuvo más de 2 mil millones de euros, cifra más de 20% inferior a la de la división de Asia Pacífico.

Principales mercados de América Latina

Estas cifras dejan ver que el mercado más relevante para la compañía es Chile, donde se concentran en el negocio de seguros de salud (isapre Cruz Blanca) y como proveedora de servicios de salud por medio de sus clínicas y centros médicos.

En el primer semestre en Chile los ingresos mejoraron, pero continúan afectados por los mayores siniestros, sin embargo “esperamos desafíos continuos y nos comprometemos directamente con el regulador local y otras partes interesadas para intentar estabilizar la posición”.

Sumado a esto, destaca el negocio en Brasil con Care Plus, negocio que se dirige a un segmento del mundo corporativo que valora específicamente los seguros de salud de alta gama y premium como un instrumento de diferenciación en el mercado. En 2021, “Brasil generó un sólido crecimiento de los ingresos y de los clientes, mientras que las ganancias subyacentes se redujeron debido a la reducción de la interrupción de los siniestros”, comenta la compañía en su informe anual.

En tanto, el negocio en el país azteca se enfoca en seguros domésticos. Este mercado estuvo marcado por un buen desempeño en 2021, con crecimiento en los ingresos animados por el portafolio de productos y su alianza con BBVA.

“Los ingresos y la utilidad subyacente de Bupa México aumentaron, impulsados por el lanzamiento de nuestro primer producto para pacientes ambulatorios distribuido a través de BBVA, así como un acuerdo de distribución con HDI, mayores volúmenes de Vitamedica, un administrador externo que adquirimos en enero de 2021, y la reapertura de prestación de servicios”, explica la compañía.

En los otros países de la región Bupa registró una pérdida subyacente en 2021 ya que “la interrupción de siniestros observada en 2020 no se repitió”.

Chile, ¿el talón de Aquiles?

El negocio de Bupa en Chile consta de la Isapre Cruz Blanca y los centros médicos y clínicas que operan en el país, además de la división de seguros. Este mercado registró un buen crecimiento de ingresos en 2021 y durante el primer semestre, por mayores volúmenes de negocios. Aunque, mostró pérdidas subyacentes “impulsadas por intervenciones regulatorias y judiciales del sector isapre”.

De acuerdo con su informe anual, en Chile, durante aquel periodo “hubo un buen crecimiento de los ingresos debido a mayores volúmenes y actividad ambulatoria en nuestro negocio de provisión de salud. El desempeño del negocio de seguros de Isapre se vio afectado por intervenciones regulatorias que impactaron a todo el sector, que incluyeron la prevención de ajustes de primas y el mandato de importantes extensiones de cobertura. Para mitigar el impacto de estos cambios regulatorios, reestructuramos nuestro negocio y redujimos nuestros costos operativos”, explicó la compañía.

En tanto, en el primer semestre del año que ya termina, Bupa explicó que “todo el sector se enfrenta a graves desafíos financieros marcados por pérdidas continuas. Esto es el resultado de una serie de intervenciones regulatorias y decisiones judiciales que significan que las acciones de fijación de precios están siendo impugnadas y retrasadas”

La compañía se refiere “al bloqueo de los sucesivos ajustes programados de precios sectoriales; financiación obligatoria de la licencia médica parental; y continuos desafíos judiciales hacia la base de precios premium. Si estos riesgos para el negocio de isapre se deterioran materialmente, existe un riesgo futuro de deterioro para Bupa Chile”, advierte.

Asimismo, añadió que “esperamos que el panorama regulatorio y político continúe impactando negativamente el negocio de Isapre en 2022 y continuaremos monitoreando esto de cerca e interactuando con las partes interesadas relevantes”.

De acuerdo con el último estado de resultados enviado por la filial chilena a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) los ingresos crecieron levemente (6,85%) en el primer trimestre a 291.285 millones de pesos (unos US$ 330 millones). De igual manera, aunque del lado negativo, las pérdidas se incrementaron con fuerza a más de 27 mil millones de pesos (unos US$ 31 millones), desde los 2.200 millones de igual periodo de 2021 (US$ 2,51 millones).

Esto, según reveló la compañía, es una consecuencia de “la crisis financiera sin precedentes” que estaría comprometiendo el sistema de isapres, lo cual llevó a la compañía a decidir “prescindir del rol de Fuerza de Ventas, lo que implicó la desvinculación de la mitad de su planta, es decir, unos 150 trabajadores.

Así, mientras en abril del año pasado trabajaban 1.946 personas en la compañía, “actualmente deben quedar del orden de 900 trabajadores”, señaló a Diario Financiero el presidente del único sindicato de Cruz Blanca, Marco Torres.

 “Cruz Blanca -así como el sector en su conjunto-, está viviendo una crisis financiera sin precedentes y que compromete su sostenibilidad, producto de diversos factores regulatorios y jurídicos externos a la responsabilidad de la compañía”, detalló la compañía, añadiendo que al profundizarse el complejo escenario que vive el sector asegurador privado de salud, Cruz Blanca sostuvo que esta crisis “se ha visto agravada luego de las últimas regulaciones adoptadas para el sector, por lo que nuestra operación es deficitaria, lo que nos obliga a tomar decisiones dolorosas y que impactan a nuestros colaboradores con el único objetivo de seguir resguardando el servicio que hemos comprometido con nuestros afiliados y el país”.

Bajo este contexto y con la operación en Chile que está aportando más de US$ 1.000 millones a las ventas de la firma internacional, Carolina Triat, senior director Insurance de Fitch Ratings en Chile, señaló que se esperaba un rebote en la industria, pero este llegó con una alta inflación, dejando a este mercado como uno de los más afectados “porque en el fondo no han podido ajustar sus tarifas en la medida que la siniestralidad también ha ido creciendo”.

Comparte en: