Close

Metros de Medellín y Sao Paulo aseguran “real interés” en competencia por operar tren urbano de Quito

La compañía estatal está evaluando además una ampliación de su primera línea y la construcción de una segunda en los próximos años.
Por Deborah Donoso M. / Foto: Metro de Quito I Publicado: Martes 5 de abril de 2022 I 08:39
Comparte en:

Una de las obras más grandes y representativas de Ecuador es el Metro de Quito. Desde 2021 la compañía estatal ha sostenido diversos diálogos con sus pares del exterior, tanto de Europa como de Latinoamérica, para encontrar aquel competidor idóneo para operar la primera línea de la capital.

De acuerdo con Roberto Custode, gerente de operaciones de Metro de Quito, el plano avanza según lo previsto y ya concluyeron “un periodo extenso de diálogo inicial con diversos operadores de bastante prestigio a nivel mundial, incluyendo los de Latinoamérica”. 

“Entre ellos estaban Metro de Santiago, Sao Paulo y Medellín”, detalló, sin embargo, solo los dos últimos “han mostrado real interés e incluso han venido a ver las obras”, las cuales alcanzan un 99,3% de avance, restando labores cosméticas y las pruebas de integración.

De acuerdo con Custode, la propuesta de Metro de Quito ha tenido “buena recepción” y aspiran a desarrollarla durante los meses que restan del inicio de la operación de la primera línea de metro de la ciudad, ya que “tenemos la seria convicción de que iniciaremos la fase comercial y pondremos en servicio un sistema de calidad y alta eficiencia”.

De acuerdo con el protocolo definido por la legislación ecuatoriana, la etapa inicial de conversaciones ya acabó, tras esta socialización de la obra, “recibimos expresiones de interés de seis operadores internacionales, entre ellos probablemente los más importantes Deutsche Bahn de alemania, Transdev de Francia, Renfe junto con Metro de Barcelona, Metro de Sao Paulo y Metro de Medellín”.

Esta línea contempla tener 15 estaciones en un trayecto de 22,6 kilómetros.

Cronograma

Si bien Metro de Quito ha visto varios cambios en su hoja de ruta, parece que ya no los habrá más, dado que la primera etapa de presentación acabó y la semana pasada inició el lanzamiento del proceso de estudio de mercados. “En esta etapa, nuestro objetivo es que en un período de 75 días vamos a estar en continúa interacción oficial con potenciales postulantes que cerca del 12 de junio presentarán formalmente las propuestas no vinculantes”, explicó el ejecutivo. 

En ese sentido, añadió que “al primer lugar se le invitará para formalizar la relación contractual con la empresa pública Metro de Quito -esto sería en noviembre- y de esta manera convertirse en el operador por los próximos seis años”.

Una vez revelado el ganador, entre octubre y noviembre, el nuevo operador tiene poco más de un mes para realizar la marcha blanca y arreglar algún desperfecto que pueda surgir antes de empezar el 100% de la operación a fines de diciembre.

Impacto de Metro de Quito

Dentro de las bases, Metro de Quito busca un operador con más de 20 años de experiencia, lo que no es muy difícil ya que casi todos los metros de la región están sobre esa antigüedad y los metros europeos superan los 100 años.

“Para Ecuador esta es una de las principales obras en cuanto a envergadura e importancia. En cuanto a dinero invertido es la obra más costosa, pero lo que puede generar como impacto positivo en la economía supera con creces los costos que hemos tenido en el proyecto”, detalló.

Por lo general, los metros suelen ser costosos, por eso el Estado es quien se hace cargo de tal inversión, sin embargo, el impacto social suele ser de la misma magnitud, agrega. En el caso de la operación de Metro de Quito, el beneficio es el tiempo de desplazamiento, ya que se pasará de un viaje de 2 horas a 25 minutos, “esto implica mayor productividad y mayor tiempo libre”.

Económicamente, Metro de Quito estimó que estos impactos positivos se cuantifican en US$ 400-450 millones en beneficio social directo. “Es una obra que constituye un hecho histórico a nivel país, pero es un hito regional porque ha generado estos indicadores positivos que han motivado a otros países, como Colombia a concretar la construcción del Metro de Bogotá”.

Nuevas líneas en el horizonte

El gerente de operaciones de Metro de Quito reveló además que si bien no está en estado de prefactibilidad o de diseño, lo que buscarán en los próximos años es extender la Línea 1 y construir una segunda línea paralela a la actual. “Hay algunas iniciativas que empiezan a escucharse y a generarse en torno a una posibilidad de una mayor ampliación”.

De esta manera, “la primera es la extensión de la primera línea de Quito en 8 kilómetros  hacia el norte de la ciudad, desde Estación Labrador hasta la interconexión Ofelia, específicamente hasta el Estadio de Liga Deportiva Universitaria”, aunque claramente esto está supeditado al inicio de operación del metro, porque será el precursor de otras obras.

“También está previsto gestar una segunda línea completa y como nuestra ciudad es alargada, pero sí es posible pensar en líneas paralelas que cubran flancos laterales que tiene la primera línea y que se crucen como tiene que tener toda línea de metro y todo esto ocurrirá en los próximos años”, ahondó el ejecutivo, añadiendo que “no se descarta la posibilidad de que después de seis años venga, cuando concluya el primer contrato, venga un nuevo acuerdo que incluya material rodante (vagones) y construcción incluida. Todo esto está en carpeta”.

Comparte en: