Close

Opinión FT: Brasil permite anarquía en la selva amazónica

Los asesinatos del periodista británico y del investigador brasileño muestran que el creciente crimen está obstaculizando la lucha contra la deforestación. Ello podría impactar la percepción de los inversionistas extranjeros sobre el país.
Publicado: Martes 28 de junio de 2022 I 11:07
Comparte en:
Por Bryan Harris

Los funcionarios brasileños han combatido durante mucho tiempo las afirmaciones de que no están haciendo lo suficiente para combatir la deforestación de la Amazonía. La realidad es que han dejado que el crimen se atrinchere en la preciosa selva tropical, haciendo que cualquier esfuerzo por preservarla sea aún más difícil, dicen analistas y ambientalistas.

Los asesinatos este mes de Dom Phillips, periodista británico y colaborador del Financial Times, y de Bruno Pereira, experto en pueblos indígenas de Brasil, en el remoto valle de Javari, cerca de la frontera con Perú, han arrojado luz sobre este creciente problema. La policía arrestó a cuatro hombres, presuntos pescadores ilegales, y está investigando si un sindicato criminal más grande está detrás de los asesinatos.

Brasil lidera el mundo en el número de asesinatos relacionados con los derechos de tierras y cuestiones ambientales, y la mayoría de ellos ocurren en la Amazonía, un área casi del tamaño de EEUU continental. Entre 2012 y 2020, se reportaron 317 asesinatos de este tipo en Brasil, según Global Witness.

En el estado de Amazonas, donde fueron asesinados Phillips y Pereira, la cantidad de asesinatos aumentó más del 50% el año pasado en comparación con el año anterior. Esto contrasta con una caída del 7% en los homicidios a nivel nacional. Los sindicatos del crimen, que utilizan las vías fluviales de la región para transportar narcóticos, están cada vez más involucrados en la extracción ilegal de oro, dicen los investigadores.

Simultáneamente, la deforestación en el Amazonas se ha disparado a un máximo de 15 años. Todos los días se arrasa una selva tropical equivalente en tamaño a 2.000 campos de fútbol, según Imazon, un grupo de vigilancia del gobierno sin fines de lucro. Esto a pesar de las promesas del gobierno el año pasado de poner fin a la deforestación ilegal para 2028.

Para muchos en la comunidad internacional, esta creciente combinación de violencia y delitos contra el medio ambiente es una combinación tóxica. La Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ha dicho que la adhesión de Brasil al grupo, un objetivo central de la administración de Bolsonaro, dependía de que se redujera la deforestación. Los recientes asesinatos harán que este objetivo sea más difícil de lograr.

“Los impactantes asesinatos de Pereira y Phillips son sólo el último ejemplo de una tragedia en curso”, dijo Åsa Wallenberg, directora ejecutiva de Storebrand Fonder, un administrador de activos sueco. “Las redes criminales violentas se han envalentonado en sus ataques contra los defensores de los bosques y esto socava radicalmente la confianza en el gobierno actual que continúa promoviendo una legislación antiambiental".

Bruno Carazza, profesor de la Fundación Dom Cabral, ve una conexión directa entre los recortes en las agencias ambientales de Brasil, como IBAMA, y la creciente deforestación y violencia. “Hay un problema crónico de seguridad y justicia en la región amazónica”, dijo. “Necesitamos organismos estatales que impongan multas a actividades ilegales en áreas protegidas. Pero esas instituciones se están debilitando con presupuestos más pequeños, menos personal y el nombramiento de altos funcionarios que no se preocupan por el medio ambiente".

Además, el presidente Jair Bolsonaro, elegido en 2018, ha señalado que tolera a los mineros de oro, los madereros y los acaparadores de tierras ilegales que, según los ambientalistas, están detrás de la destrucción del bosque.

Ventaja comercial

Para Bolsonaro, la selva tropical debería usarse para obtener ganancias comerciales, y señaló que la región es una de las más pobres de Brasil. Pero el resultado de su retórica es una creciente sensación de impunidad entre los actores ilegales, tasas vertiginosas de deforestación y creciente violencia contra las comunidades indígenas y las organizaciones no gubernamentales.

"El apoyo de Bolsonaro a las actividades depredadoras sirvió como estímulo, una 'licencia no oficial', para el acaparamiento de tierras, la minería ilegal de oro, la deforestación y la violencia", dijo Natalie Unterstell, presidenta de Talanoa, un grupo de expertos sobre el medio ambiente.

Los funcionarios brasileños argumentan que todavía se esfuerzan por proteger el medio ambiente. Señalan que casi el 80% de la matriz eléctrica es renovable y el país conserva más del 65% de su vegetación nativa.

Pero Larissa Rodrigues, gerente de cartera del Instituto Escolhas que investiga la minería ilegal de oro en la Amazonía, dice que esos argumentos tienen poca validez cuando frente a los violentos delitos ambientales.

“Los inversionistas ahora verán que si un periodista británico de renombre no está seguro aquí, entonces nadie lo está, porque el Amazonas está controlado por el crimen”.

Comparte en:

Lina Contreras, Gerenta de Restaurantes de Uber Eats Cono Sur, Región Andina y el Caribe.

Personaje

AEROCARDAL / STUDIO DF